“El problema de los teclados”
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 21 de Marzo de 2022 00:00

altEl enfrentamiento entre Rusia y Ucrania está demostrando —con mucha claridad—  el peso y la  importancia

que tienen los medios de comunicación digitales en el mundo entero. Múltiples opiniones, innumerables twitters, la difusión inmisericorde de infinidades  puntos  de vista,  las medias verdades y mentiras lanzadas sin recato, proliferan en este conflicto que tiene al mundo entero pendiente de su desarrollo y obviamente de su desenlace. El “Homo Twitteris”, como lo ha denominado Asdrúbal Aguiar, resulta un producto contemporáneo de esta versátil manera de divulgar  toda clase de asuntos y hechos, sean sustanciales o no.

Venezuela no está ausente de este fenómeno. El gobierno, sin que medie  rubor alguno y  sin un mínimo de respeto por la colectividad, lanza cualquier decisión, noticia o declaración sin consideración alguna sobre las consecuencias y sus posibles efectos nocivos, incluso a nivel internacional.

Al fin y al cabo, nadie le da relevancia a la verdad. Toda  una suerte de confusos y contradictorios mensajes, que no buscan otra cosa que eludir realidades, problemas y complejas situaciones. De la visita de una delegación de funcionarios norteamericanos – por ejemplo -  tanto el régimen como representantes de la oposición han hecho de las suyas. El levantamiento de las sanciones, la inversión foránea en PDVSA, la apertura de sedes diplomáticas y hasta la regularización en la expedición de visas americanas, han sido alegremente deslizadas y sugeridas por un lado, y por el otro, que vinieron en son de amenazas, advertencias y a poner en su sitio a Nicolás Maduro, dada su estrecha relación con Putin y la “nomenclatura” rusa.

El poder de las plataformas y medios digitales se ha ido consolidando  en un modo veloz y peligroso. La carencia de ciudadanía, de ejercicio democrático y más que todo de educación, ha hecho más vulnerable a la población frente a lo que llaman la posverdad y los fakes news.

¿Y quiénes pueden ayudar a canalizar y esclarecer estas falsedades o medias verdades, más allá de algunos medios de comunicación ponderados y responsables ante la comunidad? Fuertes organizaciones políticas comprometidas con la democracia y los ciudadanos. A pesar que en “occidente” y sobre todo en América Latina no están en su mejor momento, y aparte que los Estados lamentablemente siguen anclados en el siglo XX, siempre serán imprescindibles para la viabilidad democrática.

En consecuencia, no es descabellado ir pensando en esa insólita, maltrecha y raquítica herencia que vamos a recibir de estos autodenominados bolivarianos. Pero también es conveniente que vayamos considerando el necesario fortalecimiento de los grandes partidos políticos nacionales. Jugar a su descrédito es apostar al aniquilamiento o a la defunción de lo queda de democracia.

Los partidos políticos, más allá  de buscar el poder mediante una sana competencia electoral, desempeñan un rol estelar  no solo en el conocimiento exacto de las dificultades que atraviesa  la población y de sus factibles soluciones, sino también en  proporcionar las correctas y verídicas informaciones, noticias y mensajes que todos – sin excepción alguna - nos merecemos.

Por supuesto que no hablamos de sociedades perfectas, o como dirían algunos de “Alicia en el país de las maravillas”. No. Tan solo nos referimos a la necesidad de poner  coto a la  manipulada y aviesa  comunicación gubernamental, a las que realizan en los mismos términos otras corporaciones e individualidades, apelando a la verdad, a la sensatez y  echando mano  a una herramienta insustituible de la democracia como son – en este caso -  las organizaciones políticas. Ya lo han dicho destacados y meritorios estudiosos de lo público: “El hombre-twitter  hace perder la representación democrática y la ciudadanía”. El Estado y los partidos políticos son las víctimas del mundo digital. Mucho cuidado con los anarquistas del teclado, como acertadamente lo ha apuntado el Dr. Asdrúbal Aguiar. Así de simple. Ya es hora de tomar conciencia y de asumir las medidas pertinentes para ponerle un “parao”  a este preocupante uso y despropósito. 

|*|: Especial para opinionynoticias.com

 

 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com