De los virus y vacunas de la democracia
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 10 de Enero de 2022 00:00

altSe ha dicho hasta el cansancio que la democracia es un sistema político y de valores sujeto a excesivas presiones,  demandas y exigencias.

De allí  su mediana fortaleza. Igual que un cuerpo humano, no está exenta de ataques de virus y, por supuesto, de las necesarias vacunas y remedios.

Las democracias en nuestros países son débiles, poco arraigadas en los genes políticos de los ciudadanos,  por lo que sus anticuerpos y mecanismos de defensa a veces resultan pocos eficientes, cuando no inexistentes.

Durante nuestro largo período colonial, sobre todo en el siglo XVIII, nadie  hablaba de libertad, igualdad, división de poderes, monarquías pactadas, parlamentos soberanos y menos del derecho a rebelarnos frente al avasallante absolutismo de los Borbones que  -según algunos- fue menos conservador que  los  Austria o Habsburgos. Por aquí, con la salvedad de unos cuantos pensadores y en algunas patricias bibliotecas, no se conocían, por señalar algunas, las tesis de Hobbes, Locke, Montesquieu, Rousseau, la Enciclopedia y mucho menos la Carta Magna ni la Petición de Derechos ingleses, ya de larga data. Las nuevas y revolucionarias ideas prendieron en estos lares con  cierta  fuerza luego de 1776 con la  independencia de Norteamérica y en 1789 con la Revolución Francesa.

Los países latinoamericanos se asomaron un poco tarde a esta nueva filosofía política y a los planteamientos de sus principales autores. Salvo algunas excepciones,  acá  se difundieron – una vez efectuados  los juramentos constitucionales de rigor-  en plena  confrontación con España  y  desde luego, una vez lograda la independencia.  

Sucedió –entonces- que concluida la guerra y con exclusión de unos cuantos connotados repúblicos, fuimos presa de caudillos, jefes militares, dictadores, gobiernos autoritarios y demás especies personalistas.  Solo a mediados del siglo XX, pudimos zafarnos de estos perniciosos mandamases.

Con la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, reiniciamos el arduo tránsito hacia la democracia  y  la soberanía popular. Difícil, complejo, lleno de virus militaristas, acompañado --para colmo- de unas fraudulentas propuestas  “liberadoras”, de una épica montañosa y urbana totalmente irracional y de otras “lindezas” fuera de todo contexto democrático.

Avanzamos y mucho,  pero los virus continuaron sus implacables agresiones. Y aunque se defendió como animal acorralado durante un largo tiempo, al final el agotamiento hizo mella y las vacunas comenzaron a escasear. Muchos, y hasta sus mismos oficiantes, se aprovecharon de sus debilidades, cansancio o achaques para volver a sus anteriores andanzas o para satisfacer su pertinaz personalismo. El comportamiento de algunas élites e importantes dirigentes no fue de compromiso con el sistema, como alguien acertadamente aseveró. Los remedios y antídotos llegaron retrasados y algunos hasta “vencidos”. El virus fue ganando espacios hasta contaminarlo todo. A pesar de los improvisados esfuerzos,  la democracia  entró en terapia intensiva y de allí no ha salido. Es cierto que ha habido días de notoria mejoría, pero quienes la observan y  medican tienen generalmente opiniones y tratamientos diferentes y hasta contrapuestos.

¿Qué hacer? por Venezuela, por las futuras generaciones, la democracia tiene que superar esta situación letal, peligrosa y viral. La ciudadanía está infectada de parálisis, de poco entusiasmo, de escasa credibilidad en  los liderazgos y partidos. En consecuencia, hace falta una altísima dosis de esperanza y unidad; de renovación de propuestas, reforzamiento de las organizaciones políticas y tener otra visión de país. Hay que sacar a flote  nuestra “cultura democrática”, a pesar de su flaqueza, ausencia diaria y las manipulaciones del régimen. Hay que plantear algunos temas novedosos, atractivos, desafiantes y convocar a la ciudadanía a creativas jornadas de participación. En consecuencia, hay que desterrar el secretismo y la permanente oscuridad en la toma de decisiones.

En fin, hay que  llamar a todos – sin exclusión alguna- a la planificación y  realización de impresionantes y multitudinarias jornadas de solidaridad y de calle. Solo abriéndole  troneras al  gobierno se verá obligado a una apertura y diálogo que nos llevará- a fin de cuentas- a la tan ansiada transición y la posterior  reinstauración democrática. Frente al virus de la incredulidad, la desconfianza y  rendición, no hay mejor vacuna y antídoto que la  esperanza, una sólida unidad y una mayor participación. Feliz año para todos.

NOTA: Al momento de escribir estas líneas, no se han realizado las elecciones en Barinas. Sean cuales fueren los resultados, lo importante es continuar procurando abrirle enormes huecos a la ya endeble pared que nos separara de la democracia.

|*|: Especial para www.opiniónynoticias.com


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com