El recuerdo de lo que fuimos
Escrito por Karl Krispin   
Viernes, 31 de Julio de 2009 08:24

altLeo la última noticia que la AN descarta regular la TV por cable. Espero que mi diputada favorita Iroshima Bravo haya tenido que ver con ese sensato desistimiento que en realidad no es otra cosa sino haber enfrentado la realidad.  El ogro filantrópico, entiéndase Estado, sencillamente hasta allá no llega. ¿O es que acaso, a la BBC, Antena 3 o a Fox se les puede hacer llegar algún memo de CONATEL

para supervisarles la programación y zamparles la cuña de la Nutrichicha? Cualquier altanera imposición de estos, tendría como consecuencia la suspensión de emisiones para nuestro país. Como a Globovisión lo cerrarán de un momento a otro, la oferta de una hipotética Venezuela sin cable, es a todas luces impensable. ¿Qué restaría? ¿Vive? ¿El canal del tigrito bolivariano? ¿Nos vamos a quedar con Dando y Dando? No, no, susto: existen límites.

Alentados por la voz de su híperlíder, término acuñado por los intelectuales del PSUV, Monedero y Acosta, los afónicos del partido de gobierno pretenden imponerse donde puedan, decirnos cómo vivir y de qué forma. Son como los coleados de una fiesta que en lugar de disfrutarla, se empeñan en aguarla. Así están acabando sistemáticamente con toda Venezuela.

Me he estado preguntando de qué sirve tener una constitución. No en balde, Plinio Apuleyo Mendoza ha dicho alguna vez que las constituciones no pasan de ser “líricos catálogos de felicidad colectiva”. Uno de los símiles republicanos de mayor efectividad y raigambre en el colectivo es el llamado hilo constitucional, que nadie ha querido nunca tropezar ni estropear. Lo primero que se cuida con celo es el fulano hilo porque en él se juega la estabilidad nacional. A mí me gusta creer en mi constitución. Cuando se le increpa a la oposición por su proyecto de país, la respuesta debería ser: hacer realidad la constitución. Pero a la constitución del 99 se la patea a diario. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar la basura del socialismo? ¿Qué artículo de nuestra actual Carta Magna señala que Venezuela es una república comunal? Pueden los consejeros jurídicos rojo rojitos aclararnos qué norma consagra la inexistencia del derecho de propiedad, o que la tierra, agraria o urbana no pertenece a sus legítimos propietarios. Una de las condiciones previas para la existencia de la libertad es la propiedad porque sin la capacidad de disposición sobre las cosas es imposible ser libres.

Uno de los acontecimientos más extraordinarios de la humanidad fue sin duda el Renacimiento. Un momento estelar, de reivindicación antropocéntrica donde afloró buena parte de una pléyade de creadores: Leonardo, Buonarotti, Bruneleschi, Maquiavelo. Esa epifanía cultural jamás habría sido una realidad sino no la hubiese antecedido el milagro comercial de las repúblicas italianas de los siglos XV y XVI, como ha apuntado el profesor von Hayek. Las virtudes civilizatorias se expresan en el hecho mismo del comercio, un intercambio de bienes que satisface necesidades y genera riqueza. Pero no. Aquí la estupidez nos promete que la libertad de comercio no puede ser tal y hasta se cierra el Sambil de la Candelaria, del que deberíamos enorgullecernos por la cantidad de puestos de trabajo y los beneficios que traerá.

Estatización, conculcación de los derechos económicos, expropiación sin pago, endeudamiento, descenso del PIB, desconocimiento del voto, cercenamiento a la propiedad, limitación de la libertad de expresión, inflación, estancamiento, corrupción, inseguridad. Estos son los verdaderos alcances de nuestro desgobierno. Con el ascenso de los precios del petróleo en esta última década, hubiésemos podido transformar el país. Pero se dilapidó, se botó. CAP I hipotecó a Venezuela pero al menos legó obras. Dejó Guayana,  PDVSA, el sistema de orquestas, Fundayacucho,  infraestructura. Aquí lo que nos quedará será el recuerdo de lo que fuimos.



blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com