Lo podrido se cae solo
Escrito por Paciano Padrón | @padronpaciano   
Jueves, 16 de Julio de 2009 07:36

altLo putrefacto no se sostiene, su propio peso muerto lo lleva al suelo. Es una constante histórica. El Imperio Romano parecía inacabable. La gangrena purulenta de la corrupción socavó las bases de esa sociedad. Se cayó el imperio. Se cayó, no lo tumbaron. La corrupción no lo perdonó. No perdona. No perdonará. Lo podrido se cae solo.
La corrupción es contagiosa como la lepra, sólo la detienen los principios sólidos y la reciedumbre. Si por algo tendrán que pagar los del cogollo de este régimen, es por haber trastocado los valores venezolanos, por haberle abierto sin límites las puertas al facilismo, al arribismo, al neorriquismo. Si el jefe no va a trabajar, ¿cómo exige al subordinado puntualidad y disciplina?; si el supervisor aprovecha sus actividades públicas en su beneficio y lucro propio, ¿cómo impide que los supervisados no hagan lo mismo? La corrupción se ha generalizado, lo de arriba está podrido, lo de abajo está contaminado.

La corrupción, como todo delito, crece exponencialmente con la tolerancia y la permisión. La lenidad es puerta abierta al crimen. Hoy los órganos de control y justicia no sirven para nada bueno, sólo atienden las peticiones de retaliación y venganza del jefe supremo. Quien denuncia es un desestabilizador; el medio que publica la denuncia es imperialista, y el juez que sentencia en contra… no existe, y si se sospecha de su existencia, ya no es juez.

La Sala Situacional de Miraflores ha informado al Presidente de la indignación creciente en los venezolanos por el enriquecimiento de la cúpula, por el surgimiento de la boliburguesía, pero en lugar de mandar a enjuiciar, entre otros, a Diosdado y a Papi Papi, levanta cortina de humo, y en su último Aló Presidente alerta contra la corrupción: “hay que cuidar el patrimonio de todos y sancionar a los corruptos”. Los corifeos repiten la voz del amo. La Defensora del Pueblo, de quien no se conoce haya movido un dedo en defensa del dinero público, levantó la voz: “Habrá que pedirles a la Fiscalía y a la Contraloría que actúen”, “es muy probable que trabajemos en equipo para darle seguimiento al destino de los dineros del pueblo”. ¿Cómo es que anuncia como muy probable que hagan lo que están obligados a hacer, y no han hecho? Por su lado el PSUV afirma “seguiremos en la lucha”; el PCV confiesa “denunciamos y nada sucede, no se investiga”, y el PPT -el otro aliado oficial- admite que “la administración pública no es transparente”.

Según las cifras oficiales, en 2008 sólo “hubo cinco condenas a funcionarios corruptos”, cinco roba-gallinas, cinco chinitos de Recadi en medio de una ola de podredumbre, mientras el lamentable Russián confiesa “que un gobierno como el nuestro, en el que enfrentamos la corrupción, se encuentra con sectores que pretenden descalificar a nuestro país”. El pobrecito de Russián no sabe distinguir entre Gobierno y Contraloría, además que no ve corrupción, sólo sabe que hay descalificadores del régimen, digamos imperialistas echando vaina.

La corrupción campea, y junto a ella reina la ineficiencia y la abulia e indiferencia oficial. “En el país hay menos de mil camas aptas para hospitalización infantil”. Cuando un niño tiene la suerte de encontrar una cama, la mamá duerme en el suelo. Esto es corrupción. El dinero público, el que no se roban o malgastan, lo regala el Presidente para sembrar el Socialismo del Siglo XXI en el mundo, y para darse bomba. Esto es corrupción.

Lo podrido se cae solo, no obstante, el pueblo debe estar de pie, enfrentando, exigiendo y luchando en la calle. No nos enchinchorramos, a pesar de saber que “lo podrido se cae solo”.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com