Más sobre la neo-dictadura
Escrito por Fernando Luis Egaña   
Jueves, 16 de Julio de 2009 07:22

altLa neo-dictadura es una adaptación viral de la dictadura tradicional para burlar el sistema inmunológico democrático. Y es lo que impera en Venezuela. La diferencia capital entre una dictadura convencional y la neo-dictadura, es que la primera no disimula su aborrecimiento de la democracia

mientras que la segunda aprovecha y manipula los recursos propios de la gobernabilidad democrática para erigir un proyecto de dominación del Estado y la sociedad.

El castrismo-comunismo o el trujillismo-militarismo son ejemplos notorios de olímpica anti-democracia, pero en cambio el chavismo-bolivarismo ha sabido exprimir las reservas democráticas en provecho propio.

La neo-dictadura no es una dictablanda y acaso es más perversa en buena parte de su proceder. Se asimila plenamente a la dictadura convencional en su afán de control hegemónico y continuista del poder, pero es habilidosa en el cuidado de ciertas apariencias, y al respecto concentra sus esfuerzos para mantener y exhibir la llamada legitimidad de origen o de carácter electoral: la patente indispensable del esquema neo-dictatorial.

Y ello porque la cultura democrática ha generado anticuerpos o mecanismos de defensa que tienen peso en el concierto internacional y en la opinión pública nacional. El principal es que los gobernantes sean elegidos y no impuestos, y alrededor de dicha coordenada es que se organiza la neo-dictadura. Otros aspectos como el imperio de la ley, la existencia de un régimen de libertades y el respeto de los derechos humanos, son tergiversados de manera grotesca en el intento de forzar una silueta diferente a la de la dictadura crasa.

De allí el concepto de "zonas de tolerancia" o espacios de relativa autonomía o libertad dentro de la jaula institucional de la neo-dictadura, en variados ámbitos de la vida política, económica y social, que serían inconcebibles en una dictadura clásica pero que son esenciales para su mutante y contemporánea adaptación. El límite de la zona de la tolerancia depende de que ésta represente o no una amenaza a la neo-dictadura en su propósito básico o el dominio hegemónico del poder.

Así por ejemplo, en las dictaduras típicas se proscribe la actividad política de oposición, pero en la neo-dictadura no se ilegalizan los partidos opositores y se permite el despliegue de sus labores, siempre y cuando se encuadren dentro de una zona de tolerancia. Por esa razón, si un dirigente opositor se destaca lo suficiente como para significar un riesgo inmediato o eventual, entonces se le acosa, denuncia, enjuicia, inhabilita, encarcela o exilia.

Y la configuración de zonas de tolerancia se aplica para el sector privado de la economía, para los medios de comunicación independientes, para la educación no-estatal y, en fin, para cualquier área principal del quehacer nacional. Y desde luego que la neo-dictadura se empeñará en estrecharlas en la medida que se sienta a la defensiva, incluso por obra de sus innumerables desmanes.

La neo-dictadura tiene que ser identificada y explicada para que se entienda bien cómo funciona una dictadura disfrazada de ropajes democráticos.

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com