La ola que se lleva al régimen y a sus G-aliados
Escrito por Iván R. Méndez | @ivanxcaracas   
Sábado, 21 de Enero de 2023 00:00

altQué el país está despierto, que hay miles de venezolanos aún no sometidos y arrodillados ante el régimen,

lo atestiguan, entre otros, maestros y profesores universitarios, trabajadores del sector salud y transportistas. Para la gente , le comentaba al profesor Pino Iturrieta en un tweet, no es un asunto "político" sino de sobrevivencia y, por eso mismo, es absolutamente político. Vendrán nuevos liderazgos como lo indica el politólogo Leandro Rodríguez en un reciente artículo

El despertar de los sindicatos, el hastío de la gente ante las limosnas (bonos) con los cuales el Poder Ejecutivo intenta calmarlos y el no retroceso de quienes protestan (maestros, personal jubilado, enfermeras, profesores universitarios, sindicalistas, ¡mujeres, muchas mujeres!) ante las amenazas de los grupos de ataque del régimen madurista, devenidos en distribuidores de cajas CLAP y buscadores de renta vías actividades ilegales, plantean un escenario diferente en la pactada política Madurista con los G3, G4, alacranes y otros factores del entregado sector opositor.  Ya no hay quietud negociada hasta el 2024.

La tensión que el régimen y sus G-aliados llevan un lustro conteniendo y negando, los sobrepasó. El régimen no cuenta con los ingresos suficientes para seguir jugando a una política de redistribución de dádivas. Los sectores más pobres de la población apenas sobreviven en una economía del rebusque informal y, los profesionales, sueñan con emigrar o insisten en meter currículum en compañías extranjeras de teletrabajo, que duplican los salarios que pueden pagar las empresas que aún operan en Venezuela. 

El chavismo, que debutó en a principios del siglo XXI tratando de cerrar brechas con ineficientes políticas populistas, hoy es el régimen más eficaz en empobrecer verticalmente al país. A la receta de hiperinflación , destrucción de la moneda y del salario, le agrega capas de impuestos en diversos momentos de la transaccionalidad de los más pobres. Destruida PDVSA, minimizados los ahorros y desestimulado sectores como el turismo y la agricultura, el madurismo y sus socios se enfocan en maximizar sus negocios personales vía los más inauditos testaferros, confiando quizá en el amansamiento colectivo que, repito, enero demostró que es una falacia.

La protesta, a pesar de ser ocultada en los medios radioeléctricos, e incluso a pesar de ser minimizada por los periodistas pro gobierno o buscadores de “enchufe”, está creciendo, se diversifica y comunica a través de las redes sociales y otros mecanismos de calle. El momento que se vive en Venezuela se resume en un tweet del historiador Pino Iturreta, “Mientras decaen los partidos de oposición, los sindicatos renacen con evidente fuerza. Tal vez sea lo más digno de atención en nuestro panorama político de la actualidad.”

@ivanxcaracas en las redes sociales

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com