Viribus Unitis
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 31 de Octubre de 2022 00:00

altDesde tiempos inmemoriales, cuando el hombre se unió a otros para formar una comunidad, el esfuerzo de todos,

la alianza de voluntades y el actuar mancomunadamente, fue siempre una práctica exitosa y más aún, una demostración inequívoca de la inteligencia y liderazgo de quienes la  realizaban. Y es que toda acción política solitaria, personal y aislada no produce otra cosa más que reveses, desaliento y menoscabo de lo colectivo. La historia así lo enseña, aunque la lección ha sido difícil de aprender, sobre todo en este país donde la “parada” y el “quítate tu pa´ponerme yo” tiene arraigo pre-colombino y presencia hasta  nuestros días.

En todo caso, nos tomamos la licencia de referirnos a la hermosa  canción “La Fiesta” del célebre cantautor catalán Joan Manuel Serrat,  cuya letra -  en extremo cruda y realista -  refleja una conducta que, sobre todo en las actividades públicas, tiene una connotación muy peculiar. Se trata de su semejanza con otra “Fiesta”, totalmente criolla y  que muchos dirigentes celebraron debido a la instauración del gobierno interino de Juan Guaidó. Así, armaron toda una alharaca, dejaron atrás ciertos  personalismos, supuestamente pensaron en el país y en el pronto retorno de la democracia y ahora, con un fardo de errores y omisiones a cuestas, desfachatadamente intentan darle “la patada histórica”,  al presumir que ya no les sirve o no es viable para sus inmediatos planes y propósitos. Muy apropiada para esta ocasión, la estrofa final de la aludida pieza de Serrat, cuando revela esta descarnada realidad: “por una noche se olvidó que cada uno es cada cual”. Para el asombro  general, la farra que montaron alrededor de Juan Guaidó y que ahora pretenden acabarla a troche y moche, bajo unos argumentos pueriles, carentes de todo fundamento y totalmente reprochables,  evidencia que algunos  continúan dando palos de ciego. Y lo peor, es que ni siquiera tienen o dan a conocer un plan convincente como contrapartida. Desde luego, no estamos aupando candidatura alguna ni respaldando ejecutorias de un supuesto gobierno transitorio. Solo planteamos que ni es el modo, el momento y mucho menos la vía para  abordar este delicado asunto. Además, como dicen, le soltaron las amarras y el muchacho les salió valiente y trabajador, a diferencia de otros que no hacen  sino actuar en conciliábulos, grupetes, en tertulias de buena sobremesa o en las comodidades de una locación. 

Reiteramos que solo un acuerdo dentro del el archipiélago opositor podrá llevarnos al éxito. Eso de seguir dando traspiés, sacando de la chistera  improvisadas propuestas y trayendo al tapete algunos fanáticos del personalismo y la división, nos llevará derechito  al camino del fracaso  y  la desesperanza.

Tal como indica el acertado latinazo “Viribus Unitis”, la unión de las fuerzas, es lo que requerimos para superar esta compleja y difícil situación. Persistir en primarias o en complicados métodos electorales para dirimir las candidaturas presidenciales en la oposición, es caer una vez más en el error y  en hacerle, sin reparo alguno, el juego a este régimen. Solo el consenso nos dará las herramientas necesarias para derrotarlo.

 En la antigua Roma, la “Viribus Unitis”, hizo posible la construcción de un poderoso imperio. Ahora, la unión de fuerzas y voluntades – cabe insistir -  nos permitirá reconstruir  - sin lugar a dudas -  la tan anhelada democracia.

|*|: Especial para www.opinionynoticias. com


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com