¡El mal, la causa es Maduro!
Escrito por Juan Pablo García | @JuanPabloGve   
Martes, 25 de Octubre de 2022 00:00

altLa mayoría de los venezolanos que huyen de su tierra son venezolanos de bien, padres y madres de familia que huyen

de la crisis humanitaria compleja, para procurar una mejor vida optar por calidad de vida, seguridad y todo aquello que en Venezuela es imposible tener, es lamentable que quien se plantee darle un giro a su vida, sus arraigos, costumbres,  ahora  encuentre la prohibición y frustración de la esperanza de mejorar su calidad de vida y procurar mejores beneficios con el impedimento de no poder entrar a los EEUU como muchos lo han hecho y además  ordenando su deportación a Venezuela. Todo el mundo está enterado de lo que ocurre en Venezuela. En este sentido Amnistía internacional rechazó las nuevas políticas de emigración de la administración Baiden.  

Demasiado dolor de patria nos da ver a los hermanos venezolanos sufrir tanto, tratando de huir del régimen criminal de Nicolás Maduro y sus secuaces. Las deportaciones constituyen una noticia que entristece, ya que la travesía de esos hermanos venezolanos no solo es muy larga sino también de muy alto riesgo, especialmente de aquellos que escogen  ir por la selva del Darién, que es un camino  lleno de grandes  peligros, dónde muchos han fallecido, una travesía donde las familias de migrantes están expuestos a la violencia, cómo los abusos sexuales,  la extorsión, la trata por parte de las bandas criminales, pero también el calor,  la humedad y las grandes corrientes de los ríos entre otros. Esto evidencia la situación de los ciudadanos que prefieren asumír esos grandes riesgos ante que vivir en la barbarie que se vive en nuestro país Venezuela, allí podemos sopesar que ante lo inhumano de vivir en un país sin oportunidades se escoge cruzar un camino que aunque trágico y dificultoso dibuja una esperanza y gama de oportunidades, el Darién que es un puede ser ante una dura realidad venezolana que conocen lo venezolanos, Venezuela no es ni será calidad de vida ni esperanza mientras los criminales que están al frente de ella continúen  allí, por eso ante ese terror y barbarie de un régimen sin oportunidades y que además reprime, persigue, oprime el venezolano escogen otro horror que a su juicio es su salvación o su opción de esperanza.

Venezuela un país que jamás tuvo por tradición emigar, sino al contrario,  recibir comprensivamente a las grandes oleadas de inmigrantes, abriéndoles los brazos de manera solidaria, permitiendo que muchísimos inmigrantes forjaran futuro. Entendemos a los Estados Unidos, sabemos que están en su derecho de restringir el ingreso de los venezolanos que huyen de la barbarie venezolana ocasionada por el régimen criminal, de resguardar su patria. Los EEUU son y han sido un aliado natural en la lucha por la libertad, país que había suspendido las deportaciones,  ahora las renueva.  Sin embargo hay que decir y es necesario decirlo, que los EEUU  luce políticamente insuficiente en el esfuerzo común por salvar a la civilización occidental de los oscuros intereses que intentan liquidarla y consideramos que no es deportando a los venezolanos que lo lograrán. La inmensa diáspora venezolana, ha sido forzada al exilio por la crisis humanitaria compleja en qué se encuentra sumergido nuestro país. 

Un Estado Criminal, fallido, foragido el cual encabeza  Nicolás Maduro, quien está imputado por crímenes de lesa humanidad ante la CPI al igual que su entorno principal, no garantiza la vida de nadie. Esto es el comunismo del siglo XXI , el cual cuenta con con el respaldo del terrorismo internacional y de los regímenes de vocación antioccidental, donde la libertad y la democracia nada representan para ellos.

Los más de 7 millones de venezolanos que han huido y continúan huyendo es el  mejor testimonio de los resultados de ese socialismo tan aberrante.

No somos los venezolanos del forzado exilio la amenaza para el norte y el sur de América, sino el régimen de Nicolás Maduro para la seguridad de Estados Unidos, del continente y del mundo. Los EEUU están aletargados, distraídos y confiados frente a la tirania criminal venezolana , ellos deben de activar ya todos,  todos los mecanismos necesarios para expulsar a un régimen que, desde Venezuela se expande criminalmente por todo el continente, es el momento de materializar el principio  universal de la responsabilidad de proteger a los pueblos (R2P). Las deportaciones de venezolanos inocentes no son mas que un injusto paliativo, un testimonio de evasión.  Deportar a los venezolanos hacia terceros países luego de que los EEUU han permitido por meses su entrada por la frontera, incentivando la movilización hacia el territorio estadounidense,  significará devolverlos más temprano que tarde hacia el infierno, agravando su condición, estigmatizados, marcados,  lo que le permite al régimen  cometer sobre ellos cualquier acto criminal.

Los venezolanos estamos luchando dentro y fuera de la patria para conseguir la libertad, la democracia y lo vamos a lograr, regresaremos, es lo que deseamos la gran mayoría para reconstruirla todos juntos. Pedimos muy respetuosamente la comprensión en este momento de los EEUU y en ese sentido rectifique para que deje entrar a estos hermanos venezolanos, salvando así a millones de familias. 

 El mal, la causa es Maduro , saquemos la tirania , solo así cesará el peligro, la inseguridad del continente y se termina la masiva emigración de los venezolanos hacia los EEUU. No es aliviando las sanciones, todo lo contrario es acentuandolas aún más como estrategias de fuerza para que cese la tirania. No es intercambiando rehenes inocentes por criminales ya sentenciados. No , así no es.

"Muera la tirania, viva la libertad "


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com