Gorilas en la niebla
Escrito por Antonio A. Herrera-Vaillant   
Viernes, 28 de Agosto de 2009 08:13

altEntre las causas importantes de atraso latinoamericano están las oleadas de parasitarias plagas castrenses que a lo largo de la historia se imponen por la fuerza como montoneras depredadoras. Hace más de medio siglo que, sin genuinas amenazas externas -  a excepción del brevísimo episodio de las Malvinas - apenas las fuerzas armadas de Colombia afrontan situaciones combate real.
En tiempos modernos, un importante número de militares latinoamericanos se dedica, con profesionalismo y decencia, a canalizar institucionalmente sus servicios hacia numerosas acciones de orden público, que aportan valor agregado al colectivo.

Lamentablemente, al paralelo de los militares modernos persisten los notorios “gorilas” – vestigios del subdesarrollo - que inician su escalafón en grado de ladrones de gallinas y ascienden por los rangos de chulos de abasto, rateros de licorería, extorsionistas de aduana, comisionistas de armas, traficantes de drogas, y sucesivamente sumando “galones” hasta culminar con “charreteras” de saqueadores de ministerio o instituto autónomo.

Son estos “gorilas” los que cada tanto tiempo irrumpen en política, siempre disfrazados de la ideología que al momento esté de moda.

A mediados del siglo pasado, Juan Domingo Perón inició el desfile de caudillos castrenses populistas que suman fuerza bruta al desespero, ignorancia y resentimiento de los marginados. Ascienden al poder convocando a los marginales al ciego odio de clases, para luego lanzarlos por el despeñadero de la ruina colectiva.

Sus claques de lumpen prepagado y sus perennes aliados izquierdistas, fracasados y seniles, son apenas pequeños actores de reparto. Su verdadero sostén son plutocracias económicas de logias uniformadas.

Velasco Alvarado, Torrijos, Noriega y sucesores, no son más que vociferantes mascarones de proa, cuya verborrea “ideológica” encubre prebendas, corruptelas y abusos de poder.

La historia latinoamericana comprueba que las inermes respuestas cívicas apenas sirven para presionar situaciones y documentar expedientes ante la fuerza de las botas. El civismo incita a los más serviles gorilas rojos a ganar indulgencias pretorianas con cobardes agresiones a la inerme ciudadanía.

La experiencia regional invariablemente demuestra que sólo el despertar de la dignidad y vergüenza del sector uniformado pone punto final a las aventuras de los nuevos gorilas, que – perdidos en la niebla del siglo XXI – conducen a sus países hacia el más certero fracaso.

Mientras tanto, el honor ni con microscopio se divisa.


Blog del autor: http://aherreravaillant.blogsdevenezuela.com/




blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com