Los civiles que construyeron a Venezuela
Escrito por Iván R. Méndez | @ivanxcaracas   

altDiez venezolanos civiles y esenciales en la construcción de la Venezuela democrática son retratados por el presidente Rafael Caldera, un creyente y activista de la civilidad política.

Este libro es el primer tomo de la Biblioteca Rafael Caldera, una apuesta en firme del Grupo Editorial Cyngular.  El título, “La Venezuela Civil: Constructores de la República” tiene un aire de ensayo firme y profundo, pero no es así, es algo mejor, es la visión del ex presidente sobre el impacto de esas vidas ajetreadas en la evolución democrática de Venezuela. Los dispares textos recogidos abarcan obituarios (Andrés Eloy Blanco; Rómulo Gallegos; Raúl Leoni; Jóvito Villalba; Lorenzo Fernández); inauguración de cátedra (Rómulo Betancourt); homenajes (Arturo Uslar Pietri; Nectario Andrade Labarca; Mauro Páez Pumar)  y hasta un discurso cumpleañero (Pedro del Corral)… La obra se lee fácil por el esfuerzo del autor en pincelar a esos venezolanos con la precisión del amigo que sabe cuál rasgo estampar para acercarnos a ellos.

Cada retrato  es una panorámica, pero también un balance de personas que, con sacrificio y perseverancia, contribuyeron a la conformación de una Venezuela con democracia social, hoy, lamentablemente, retrotraída a una imprecisa y revuelta época pasada.

Destaca la  generosidad del autor en la ponderación de cinco personajes que lo adversaron electoralmente, una muestra del respeto y los ideales superiores como guía de este grupo de hombres que no se dejaron torcer por las ideologías que los apasionaban, “pudiera ser ejemplo de cómo se puede luchar ardientemente sin negar el deber común de salvar lo fundamental que a todos nos vincula y obliga”, asevera Caldera.

En el prólogo, el académico Elías Pino Iturrieta afirma que “la equidad del autor evita las discriminaciones partidistas y las antipatías para reconocer una faena plural de quehacer republicano. Las páginas más convincentes y justas de Caldera se dedican a quienes fueron sus rivales en el juego habitualmente áspero de la política”.

“La Venezuela Civil: Constructores de la República” es también un Caballo de Troya que, bajo la forma de amenas biografías, busca informar a los jóvenes sobre las dificultades atravesadas para alcanzar la Venezuela que se consolida en el Pacto de Punto Fijo.

“Una cosa que es necesario que los jóvenes, nacidos y formados dentro del sistema democrático, no ignoren, es que el proceso de afirmación, especialmente en los primeros seis años, que van de 1958 a 1964, estuvo erizado de peligros y dificultades. Sería un error el que los jóvenes creyeran que la democracia conquistada el 23 de enero con la salida del dictador al exterior marchó desde entonces sobre rieles, sin que hubiera mayores problemas que resolver”.

“Toda esta lucha es bueno que los jóvenes la conozcan, la analicen, la valoren. Es peligroso que las nuevas generaciones asuman el rol que les corresponde y que les impone la historia sin conocer suficientemente la historia misma, sin darse cuenta de las raíces, sin recordar algo que no me cansaré de repetir: que en ciento quince años, desde 1830 hasta 1945, no llegamos a tener ocho años de gobierno civil…”.

La lectura de esta breve obra deja al lector en compañía de once nuevos amigos, incluido el autor.  Seres humanos que se entregaron con pasión y por encima de toda mezquindad a forjar el país social y plural, que hoy,  en 2014, los estudiantes defienden en las calles… El humor de Andrés Eloy, pasando papelitos con estrofas humorísticas para bajar la tensión en el Congreso; el afán de Páez Pumar, ciego por la diabetes, por seguir recuperando tesoros coloniales  y edificando espacios para exhibirlos son parte de un extenso anecdotario “humano” que este libro ofrece.

Dice Caldera…

Sobre Rómulo Gallegos

  • “Rendimos homenaje al reverente escritor que logró traducir en sus libros la potencialidad germinal de nuestra geografía, la bondad cálida y la indoblegable voluntad de nuestra gente, los inmensos problemas y las inagotables esperanzas de nuestra realidad social”.

Sobre Andrés Eloy Blanco

  • “Cuando charlábamos en la intimidad de los recesos, con frecuencia le expresé mi opinión de que su género parlamentario no estaba hecho para la oposición, sino para el gobierno. El orador de oposición tiene que transmitir en sus palabras el dramatismo de una angustia: su función es la de hacer presente una inconformidad que vibra en el corazón de mucha gente. El vocero gubernativo tiene que proceder de otro modo: ha de dar la impresión de que no hay problema insoluble; debe refrigerar los ánimos cuando más tensos sean; y una salida amena es capital inapreciable para volver la paz a los espíritus cuando más enconados se hallen en agria disparidad”.

Sobre Rómulo Betancourt

  • Rómulo Betancourt es un político vinculado a la historia, no solamente porqué le correspondió hacer historia, sino porque no desdeñó nunca el estudio y el conocimiento de la historia como una fuente insustituible para la acción política”.
  • “Muchos pactos hermosos se han elaborado y suscrito en la historia política de los pueblos. El mérito de Puntofijo fue cumplirlo, y se ejecutó con entera lealtad hasta el último día del gobierno del presidente Rómulo Betancourt.

Sobre la Obra

Rafael Caldera, “La Venezuela Civil: Constructores de la República

Editorial Cyngular, Caracas, 2014. 128pp

Precio: Bs.290

Más información o compras, aquí


Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

@ivanxcaracas



blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com