El día que se apagó la radio
Escrito por Freddy Lepage ((ex diputado))   
Viernes, 07 de Agosto de 2009 11:32

altEsta última arremetida de Chávez contra los medios de comunicación (específicamente la radio), se enmarca dentro la estrategia de copar -antes de las elecciones legislativas- todos los espacios comunicacionales autónomos. El problema que se le presenta es que está traspasando los límites tolerables en cualquier sistema democrático. El costo político internacional de cerrar de sopetón, arbitrariamente, 34 emisoras -llevado a cabo por Diosdado Cabello- no fue correctamente sopesado.

Demasiado apuro del ministro de Infraestructura por entregarle el codiciado trofeo a su jefe. Tal fue la reacción que la Asamblea Nacional tuvo que echar al pajón a la fiscal general de la República, Luisa Ortega Días. Bueno qué es una raya más para una zebra. Claro está, esta es una retirada circunstancial, momentánea… Esperando una mejor ocasión el proyecto de ley contra delitos mediáticos, seguirá como una espada de Damocles sobre las cabezas de todos los venezolanos.

En el plano interno la acción de rechazo y repudio a tan atrabiliaria y desproporcionada medida, tampoco se ha hecho esperar. La sociedad civil desguarnecida -con la sola arma de la razón- ha manifestado su indignación  ante un gobierno irrespetuoso de las libertades públicas, por decir lo menos, que pretende meter por un solo tubo el pensamiento individual. Pero lo peor está en el alma de la gente que, estoicamente, resiente que se le arrebate su libertad de sintonizar la estación de radio que le venga en gana.

De escuchar los programas que más le gusten, para no solamente, distraerse, sino también ejercer su derecho a la información, que tanto molesta al régimen. Eso de generar la arrechera de los venezolanos tendrá consecuencias funestas para Chávez y su combo de obsecuentes. Los pueblos acumulan resentimiento contra quienes pretender sojuzgarlos a la fuerza, en contra de su voluntad. La torpeza ha llegado a tal que, sólo a manera de ejemplo, voy a citar los casos de Radio Bonita (La Guapa) de Guatire (tenía cerca de 40 años entreteniendo e informando a la población). A punta del esfuerzo, sacrificio y trabajo de sus propietarios, periodistas y trabajadores en general, se convirtió en patrimonio cultural de esa región mirandina. Ese despojo, tarde o temprano, será cobrado por los guatireños. Lo mismo ocurre con Órbita 107.5, de Puerto La Cruz, entre otras.   

Aun cuando el proceso cubano es completamente distinto al nuestro, Fidel Castro -luego del triunfo armado de la revolución- tardó 18 años en imponer la Constitución socialista de la isla (fue promulgada el 24 de febrero de 1976).

Castro se declaró comunista en 1962, Chávez hizo lo propio -después de muchas marchas y contramarchas- en 2008, y pretende, a cal y canto, meternos en el túnel (sin salida) del totalitarismo, en escasos meses…, entonces, es menester acallar, ponerle sordina, a cuanta opinión libre se exprese. Por ello, los medios de comunicación son objetivos estratégicos de la revolución. Así mandan a la señora Lina Ron (muy voluntariosa ella) a destruir a las instalaciones de Globovisión (la culpa no es del ciego, sino de quien le da el garrote), para luego salir con la payasada de su arresto. Por cierto, ¿qué es de la vida de Valentín Santana? ¿Se lo tragó la tierra? La revolución se come a los tontos útiles. Cuidado Diosdado y tu no seas el próximo… Si la presión internacional continúa, quizás el comandante te ponga de chivo expiatorio. Esas cosas pasan con frecuencia. Sino, cuando tengas tiempo date una vueltecita por la historia: te sorprenderás…


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com