Llamado a la defensa de la libertad
Escrito por Joaquín Chaffardet   
Sábado, 01 de Agosto de 2009 19:21

altSiempre he sostenido que quienes nos encontramos en el exilio no tenemos derecho a exigirle a quienes están en el país, acciones en las que por razones obvias no participaremos personalmente. Es muy fácil pedir, insinuar o sugerir acciones desde tierras de libertad donde se respetan los derechos ciudadanos. Desde donde no se encuentra uno al alcance fácil, pero no imposible, de la represión y la violencia criminal oficial. No es fácil hacerlo en el país, frente a un régimen dictatorial que no tiene empacho en lanzar a unas fuerzas armadas cómplices a ejercer, con sus armas, la violencia  contra el pueblo. Sin embargo, me atrevo a sugerir que no hay otra alternativa que enfrentar al gobierno dictatorial en todos los terrenos aún en el de la insurrección o rebelión civil activa.


El cierre de 34 emisoras de radio y televisión,  y el anunciado cierre de más de 200 adicionales, la pronta aprobación de la Ley Contra Delitos Mediáticos, constituyen la mayor arremetida contra la libertad de expresión y contra la libertad de los venezolanos en toda la historia patria. Ninguna de las innumerables dictaduras militares que había sufrido el pueblo venezolano había llegado tan lejos. El censor de Pérez Jiménez, el  hombre del lápiz rojo, se quedó pendejo.

La situación planteada requiere de una resistencia activa por parte de la población y de una actitud decidida de todos los medios de comunicación. Y pienso que así como el gobierno quiere silenciar al país, el país debe silenciar al gobierno. Y la forma más efectiva que se me ocurre, a lo mejor estoy equivocado, es silenciar toda información sobre la actividad gubernamental y de los sectores que apoyan al régimen. Obligar al gobierno a hacer uso de la fuerza, es decir de las cadenas, para dar a conocer sus actividades y las locuras y patanerías del presidente.

No transmitir declaración de ningún funcionario público o político cómplice o parte del régimen, incluido el presidente y sus ministros. Transmitir y publicar solamente aquellos hechos cuyo conocimiento sea indispensable para denunciar lo atropellos y la incapacidad del régimen. Para denunciar la corrupción y el saqueo al tesoro público. Para exponer ante la opinión pública a los cómplices de la dictadura nazi-fascista que encabeza Hugo Chávez.

Los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil deben convocar a la ciudadanía a la desobediencia civil, al desconocimiento de la autoridad usurpada para ahogar la libertad de los venezolanos. A realizar diarias y sistemáticas manifestaciones en todos los barrios y urbanizaciones de todas las ciudades y poblaciones del país.

Los acontecimientos extraordinarios que sacuden al país y el cercenamiento definitivo de la libertad, requieren de una oposición y protesta activa. Los venezolanos estamos en medio de una batalla que no podemos darnos el lujo de perder. Hay que hacer uso de todos los recursos a la mano, cacerolazos, guarimbas, si guarimbas, la libertad es más importante que cualquier formalidad.

Es fundamental no dejarse intimidar por los calificativos de “golpistas”, “guarimberos”, “gusanos”, “escuálidos”, “contrarrevolucionarios”, “oligarcas” o “fascistas” etc.,  que el régimen utiliza para hacerle bajar la guardia a la dirigencia democrática. Los únicos golpistas son Chávez y su combo, son los militares cómplices del golpe de estado continuado que tiene lugar en Venezuela mediante el desconocimiento de la voluntad popular expresada en el voto,  la violación continua de la Constitución y las leyes y el desconocimiento sistemático y descarado de los derechos ciudadanos. Fascistas son Chávez y sus cómplices, que pretenden silenciar a los venezolanos con amenazas de cárcel por opinar o informar sin plegarse a los caprichos del dictador. Que el dictador y los desequilibrados hormonales que lo rodean, que las focas militares y civiles que aplauden sus desvaríos,  se rasguen las vestiduras, que nos califiquen como mejor les parezca y que ello no nos haga bajar la guardia.


Hay que dar la pelea con fuerza y decisión. Hay que identificar a los enemigos y hay que combatirlos. Porque no es adversario quien pretende quitarte la libertad, quien pretende quitártela y esclavizarte es tu ENEMIGO. Identifícalo y combátelo. Y este no es un llamado al odio sino un llamado a la supervivencia y a la restauración de la libertad.




blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com