Las fantasías políticas
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 24 de Enero de 2022 00:00

altTodo enfrentamiento a un régimen autoritario es difícil, complicado, agotador, lleno de altibajos y peligros.

Rivalizar con el gobierno actual  obliga a un quehacer constante, digno de los mayores reconocimientos por parte de quienes apostamos a la democracia y a  su pronta restauración. No es fácil sobrenadar en estas turbulentas aguas  que asedian permanentemente el camino a seguir,  la estrategia oportuna o  la eficiencia de una decisión.

La lógica nos indica, por lo que no es nada extraño, que  todo régimen tiene sus mecanismos de protección o si se quiere, de resguardo. La democracia venezolana los tuvo, aunque al final no supimos  aprovecharlos a cabalidad. Este gobierno, sin pudor alguno, utiliza herramientas para torcer, desvirtuar, entorpecer e impedir que la voluntad de los ciudadanos se manifieste libre, pacífica y electoralmente. Y  esto  - por supuesto  - no puede considerarse legítima defensa sino  una arremetida contra la Constitución, una agresión a la paz colectiva y sobre todo una embestida violenta a la confianza y credibilidad en los procesos electorales y en el voto como instrumento para procurar  el cambio que tanto requerimos.

Ante esta diabólica realidad, del lado de la oposición ha habido también torpezas, errores, omisiones y mucha fantasía. Tan cierto que algunos sueñan  todavía  con  una invasión de marines o  una ayuda militar internacional; otros creen ciegamente en un espontáneo levantamiento popular o en una  sorpresiva rebelión armada; algún sector asoma la posibilidad de una obligada renuncia de Maduro y últimamente algunos  de manera irreflexiva, inconsulta, obviando cualquier decisión unitaria, resolvieron acudir al Consejo Nacional Electoral para iniciar la tramitación del Referendo Revocatorio Presidencial. Sucedió entonces que, tal como habría de suponerse, el tiro- como decimos en criollo-  salió por la culata.

Como es del conocimiento general, los  problemas  de nuestra oposición  estriban en el personalismo, la variedad de criterios,  la falta de coherencia con sus directrices y actuaciones, la ausencia de un verdadero desprendimiento y en esa necia manía de no obrar en función de una efectiva y  rotunda unidad.

A todo evento, debe servirnos de lección que, aislados, trabajando sin organización y desempeñando actividades o diligencias instintivas, no llegaremos a ninguna parte. Y es que tantas cosas hacemos sin previa evaluación, y  para colmo disgregados, que pareciera no darnos cuenta que de esta manera   atornillamos más al régimen. Ir al CNE, apurados, sin la fuerza que da un acuerdo, fue una fantasía política de graves consecuencias. Como han dicho algunos conocedores del tema, mataron la viabilidad del referendo. En todo caso, insistimos en que hay que seguir bregando por lograr una verdadera unión que -  a fin de cuentas - nos permita consolidar una poderosa oposición, convertirnos en una impresionante referencia político-electoral atractiva, nueva, con ideas claras y propósitos muy bien definidos con miras al 2024. Todo ello, previa  reanimación y reconstrucción de los partidos políticos, tan necesarios  en estos momentos. ¿Pueden coexistir estas organizaciones bajo un paraguas de inteligentes e imprescindibles criterios unitarios? Claro que sí. Recordemos el 23 de enero de 1958, el Pacto de Puntofijo, las elecciones parlamentarias de 2015 o el caso de Barinas el domingo 9 de enero.

Las fantasías políticas y los personalismos (siempre perniciosos)  son  ingredientes idóneos para llevarnos a un estado de desaliento y  desesperanza. Ya se ha dicho: el régimen juega duro y sin miramientos. Frente a  esta cruda realidad, no nos queda otra que unirnos, organizarnos y trabajar denodadamente. De seguro, este es el único camino.

|*|: Especial para www.opinionynoticias. com


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com