¡Conformismo!
Escrito por Miguel Angel Rosales A.   
Jueves, 27 de Agosto de 2009 06:20

altLa peor actitud que puede caracterizar a un ciudadano, es el conformismo, que en su conjunto dista del comportamiento sociopolítico del pueblo venezolano, pues el dogmatismo tiene un ciclo en el cual fenece irreversiblemente; a pesar de las determinaciones intimidatorias del oficialismo. Conformismo: Los gobernantes, de cualquier época, de cualquier género o posición política, siendo éstos del gobierno central, regional, municipal o local, en su conjunto, han abusado de manera reiterada y deliberada de la paciencia del pueblo, de la nobleza de los más humildes, de la buena fe de quienes creen y se abrazan a un proyecto político, pensando o creyendo quienes gobiernan transitoriamente, que los venezolanos somos una montonera de parásitos, que no pueden separarse y deberán de vivir en las entrañas de quienes administran las enormes fortunas de nuestra República, convencidos los timadores del erario público que tienen al pueblo ahítos de las bondades manifiestas producto del saqueo a la administración pública.

El pueblo sigue observando como se agota nuestra riqueza petrolera y sus problemas sociales mas sentidos, siguen siendo los mismos. El pueblo medita la realidad del país en su conjunto, no sólo su pobreza, sino la de su vecino, no sólo siente el salpicar de la lluvia en las hojalatas de zinc, sino que también observa como se inunda su rancho, siente en lo mas profundo del alma su miseria, como también siente con asco la actitud irresponsable con que se regalan nuestros recursos naturales como el oro, el hierro, los diamantes, el petróleo, entre otros. Nacimos en una patria rica, pero pobre. Rica por la nobleza del pueblo. Rica por el sentimiento patriótico de sus habitantes. Rica por su cultura. Rica por sus recursos naturales.

Pero esta misma patria que fundó el general en jefe José Antonio Páez, también es pobre. Lamentablemente pobre por la conducta sectaria de sus gobernantes. Pobre por la actuación inmoral de quienes saquean la hacienda pública. Pobre por la mediocridad con que se conduce nuestro país ante el mundo. Pobre al legislarse un conjunto de normas para violar la Constitución. Pobre por la actitud entreguista y complaciente de quienes ejercen los poder públicos del país. Pobre por no respetarse las decisiones electorales del pueblo. Pobre por la grave situación social que atraviesa la mayoría de los venezolanos, donde un 80% vive en pobreza extrema.

Pobre país rico que ha venido cayendo en manos de lacras sociales que en este régimen chavista y en gobiernos anteriores, lo que han hecho es utilizar al pueblo sólo para que vote y los mantenga en el poder. A todo gobernante de derecha o de izquierda le interesa ver sucumbir a un pueblo en la pobreza, para que su gente dependa de los mendrugos y las dádivas del gobierno de turno; a los gobernantes no les conviene un pueblo autogestionario, independiente, capaz y promotor, pues un pueblo con estas cualidades y características no puede ser controlado, dirigido, manipulado... los gobernantes se nutren de la miseria de los pueblos, de sus dramáticas necesidades existenciales, para poder manipularlos como marionetas.

De ahí que el gran proyecto de este régimen totalitario es acabar con la propiedad privada, con la libre empresa, con la libertad de pensamiento, con la libertad de expresión, con el derecho al libre culto, aquí lo que se quiere es obediencia ciega y silencio cómplice. Por ello, creer que los venezolanos somos conformistas, es de ilusos. Me consta y de ello doy fe, pues como gobernante que he sido, conozco el comportamiento sociológico del pueblo. El pueblo es increíble, sorprendente e inmensamente inteligente. Sabe cuando un político dice la verdad, precisa con acierto la actuación de los gobernantes, sabe cuando se le engaña, pero este mismo pueblo tiene la paciencia del Santo Job, espera sin impacientarse, reclama sin romper el cordón umbilical de la relación política con el gobernante, de allí la equivocación de los planificadores y asesores gubernamentales de que este pueblo vive del conformismo, por esta razón se promueven programas de financiamiento, se presupuestan recursos, se asignan obras, se otorgan competencias a los consejos comunales, para ser invertidos y orientados a las comunas, en procura de gestar y promover el conformismo que no existe, pues a pesar de las «bondades» gubernamentales, el pueblo sigue exigiendo aún más, éstas que ya son insaciables y que no podrán seguir siendo satisfechas. A la par de estas «bondades», el pueblo observa como la dirigencia corrupta oficialista, a través de los consejos comunales, se apropian de recursos que no les pertenece, caso específico lo recientemente ocurrido en la comunidad de La Mula, con los recursos del Terminal de Pasajeros.

Entre tanto los filibusteros y falsos dirigentes sociales se exponen al escarnio público, poniendo en evidencia como se roban los dineros del pueblo, de ese pueblo que ellos creen que viven del conformismo. Y los venezolanos se hastiaron de mentiras, ya al pueblo se le agotó la paciencia, ahora los venezolanos han entendido que todo este andamiaje de poderes como el poder moral, entre otros, a lo cubano, no es mas que un escudo protector a la corrupción oficialista; que la AN (Uni-cameral) antes Congreso Nacional (Bi-cameral), no es otra cosa que la copia de un cuerpo legislativo cubano obediente, sumiso y genuflexo. Los consejos comunales y las comunas son una estructura social a la cubana, simulada de democrática y participativa, donde echan el dinero con el que pretenden comprometer los más nobles ideales del pueblo, sin importarles las consecuencias administrativas y funcionales que estas actuaciones traigan consigo. La constitución de las llamadas reservas como estructura funcional de las Fuerzas Armadas, es la decapitación de un cuerpo profesional consagrado por décadas, éste se había constituido en un ejemplo de formación militar en el mundo.

Conformismo... esperen y verán, sólo falta que se extirpen los anquilostomas de la política, enquistados como dictadores en las estructuras de los partidos y le den paso a nuevas generaciones. He dicho, ejemplarizando, que al presidente Chávez le va ocurrir lo que lamentablemente vivió, el fundador de la República de Venezuela, el general Páez, cuando su bravo y fiel ejército viendo la superioridad de los realistas, deciden desertar y huir, gritándoles: «vuelvan carajos». Este distinguido personaje guerrero y meritorio ciudadano, quien con errores o sin ellos consolidó nuestra patria que es casualmente la que Bolívar quiso exaltar, es a quien el presidente Chávez descalificó en el Panteón Nacional tratándolo de: «traidor, oligarca, terrateniente, deberá Chávez, por siempre recordarlo, pues la historia se repetirá, cuando llame a sus fieles compatriotas para que le sigan, para que le acompañen a continuar su amorfo proyecto y éstos sus «buchones» aliados, echarán marcha atrás, entre tanto el sarcófago de Páez se estremecerá en el Panteón Nacional, hecho que enfriará los tuétanos de los huesos del presidente Chávez y colmará su capacidad toráxica para que desde su garganta se expulse el grito «vuelvan carajos». Los cuales no volverán a asumir una conducta conformista frente a las urnas electorales, donde seguirán procesando y promoviendo un nuevo momento político para el país. Que siga el derroche, que continúen las dádivas, que crean que el pueblo está conforme. Equivocados están.

Fuente: La Prensa de Barinas


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com