De un injusto descenso
Escrito por Luis Barragán | @luisbarraganj   
Lunes, 09 de Mayo de 2022 00:00

altA  principios de año, un incendio devoró uno de los bodegones más reconocidos de la ciudad capital, Cine Cittá,

dándole alcance a todo el edificio Riverside, visible desde la autopista al pasar por Bello Monte. El fuego que cedió luego de varias horas, se debió a una “acumulación de hidrocarburos” de acuerdo a lo que escasamente ha logrado publicar la prensa, afectando a 32 familias que se quedaron sin hogar, ni pertenencias, jamás resarcidas,  aunque el alcalde de Baruta ha asegurado que fueron indemnizadas un “número importante” de residentes. 

Demasiado obvio el tiempo transcurrido, la situación no parece resuelta y el inmueble mismo se observa en condiciones todavía precarias e “incendiarias”. Además del siniestro, ha soportado el asedio de terceros que están dispuestos con sus familias a habitar los escombros, al faltarles un techo para vivir.

Le ha correspondido a los bomberos enfrentar a los invasores y persuadirlos de los inmensos riesgos y peligros que comporta la ocupación del edificio, tal como hemos recibido la versión de una persona que ha debido movilizarse para evitar que le tomen su apartamento por más carbonizado que se encuentre. La lidia es con los poderosos intereses desarrollados por el régimen en relación a los sectores populares que ha manipulado hasta la saciedad, y a los más privilegiados que ha creado y cultivado, dándoles blasón.  

Fiel retrato del injusto descenso de un sector de la clase media que queda literalmente en la calle, luego de ver el inmueble al transitar la ciudad, la segunda comprobación es la de no hallar una clara y suficiente información en torno a las muy lógicas consecuencias legales del caso, imposibilitada una demanda de las víctimas que  tendrían que probar hasta el hartazgo – precisamente – la causa de sus males, convertidas en victimarias. Inferimos de nuevo, la inexistencia de un Estado de Derecho, en el que las autoridades públicas tampoco asumen sus responsabilidades en torno al siniestro, las que presumimos que caben al tratarse de una zona residencial de determinadas particularidades comerciales, por no abundar en el drama de los bomberos que deben resolver las emergencias con los precarios recursos disponibles, intentando frenar a los okupas.

Comprobamos, en quinto lugar, que un drama tan caracterizado pasa por debajo de la mesa en una metrópoli que acumula otros y de los más calibres. Y, aunque se ha dicho de movimientos, andamios y refacciones en el lugar del siniestro, lo cierto es que el asunto ha debido resolverse desde hace bastante tiempo.

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com