Algunos comentarios sobre el 19 de abril de 1810
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   

altLas causas que generaron los históricos acontecimientos  del 19 de abril de 1810 no fueron consecuencia de una improvisada

rebelión de los patricios criollos. De tiempo atrás, en la vieja Europa,  venían discutiéndose en casi todos los círculos políticos e intelectuales las innovadoras tesis de Hobbes, Locke, Montesquieu, Rousseau, Voltaire, por mencionar algunos, además de  los planteamientos de los enciclopedistas y de  otros importantes pensadores sobre los conceptos y ejercicio de  soberanía, representación, formas de gobierno, derecho a la rebelión, el pacto político con el monarca y los alcances y fundamentos de la igualdad y la libertad. Ávidos de estudiar y asimilar estas novedosas teorías, a pesar de las prohibiciones de rigor, nuestras más encumbradas élites comprendieron a la perfección el necesario e impostergable  cambio que requería el régimen hispánico, y más cuando este “gozaba” de un gran desprestigio y menosprecio general. De hecho, la corte de Carlos IV (quien reinó desde 1788-1808) era el centro de las más acerbas críticas, de la iracundia de los españoles y de las burlas y epítetos de sus súbditos más atrevidos. La monarquía, desde todo punto de vista, daba muestras de  enorme fatiga y debilidad.

No cabe la menor duda que la obra de Thomas Paine, “El Sentido Común” (1776), ejerció una influencia determinante en los fundadores de la nación norteamericana. Igual consideración tuvo el escrito del inglés Adam Smith “Investigación sobre la Naturaleza y Causa de la Riqueza de las Naciones” (1776), de manera que en las postrimerías del siglo XVIII se impondrá una inédita concepción de la política, el gobierno y una nueva filosofía social y económica que quiebra, definitivamente, lo que quedaba del monolítico absolutismo europeo.

Un hecho sobresaliente es que adaptándola a sus realidades políticas y sociales,  América del Norte copia un tanto de los ingleses la “Declaración de Derechos” (Bill of Rigths de 1689), documento que será fundamental para su futura constitución (1787). Más aún, la Declaración de Virginia del 12 junio de 1776, antecedente de la Declaración de Independencia del  4 de julio, tendrá en aquel texto una gran inspiración y  facilitará a nuestros mantuanos genuinos fundamentos para zafarse de las amarras borbónicas.  

A todo esto, habría que agregar la concepción y puesta en práctica   de la “constitución escrita”, tan copiada por los revolucionarios franceses y  por las incipientes naciones hispanoamericanas, así como  la figura del “presidente” como Jefe de Estado y  del Poder Ejecutivo. Una verdadera innovación que tendrá cruciales e insospechados resultados en la organización política en las neo-natas repúblicas, una vez independizadas de España.

La Revolución Francesa de 1789 sepulta el “ancien régime” con todo su andamiaje de poder y divinidad. Las aclamadas Liberté, Égalité y Fraternité tuvieron una espectacular resonancia universal. Sobre todo en el otro lado del Atlántico. Redondeando un poco,  los brillantes  filósofos, la extensa y atrayente literatura liberadora; las discusiones y  controversiales posiciones, y en definitiva la actividad política casi febril, tuvieron en América y específicamente en Venezuela, una repercusión de primer orden.

Simultáneamente, habría que tomar en cuenta la insurrección del zambo Andresote (1732); la del negro Miguel en Yare (1742); la de Juan Francisco León (1751); el levantamiento en Coro de José Leonardo Chirino (1795); la conspiración de  Juan Picornell, Manuel Gual y José María España (1797)  y –por supuesto- las invasiones de Francisco de Miranda en 1806. Estos sacudones a la “pax hispana”   configuraron  una seria advertencia a la ya frágil tranquilidad colonial.

En 1808 hubo un incidente que la historia patria conoce como la “Conjura de los Mantuanos”, un movimiento de poca trascendencia y sin mayores consecuencias que una reprimenda y encarcelación momentánea de sus principales dirigentes. Sin embargo, constituyó otro alerta y aviso. 

Súmese – igualmente -  que en muchas reuniones clandestinas  se  analizaba y debatía  el problema que ocasionaba los inocultables intereses contrapuestos entre criollos y españoles. La  superioridad en el trato, e incluso la abierta y descarada preferencia por las gestiones y solicitudes de los europeos, alteraba notoriamente la cotidianidad y desenvolvimiento pacífico de estas poblaciones. Desde luego que no pueden obviarse las propias conveniencias  de la oligarquía vernácula, no solo desde el punto de vista económico y comercial, sino también el político- administrativo. Más poder y autonomía – en resumidas cuentas -  eran las principales exigencias y reclamos que ante las autoridades españolas planteaban nuestros “blancos” criollos. 

Obviamente, el ascenso de Napoleón Bonaparte al trono de Francia (1804) trajo  enormes desajustes en las realezas del viejo mundo. A este respecto, y como antesala a su coronación, la escritora uruguaya Carmen Posadas deslizó este acertado comentario: ”El triunfo y la popularidad de un militar resultan siempre inquietantes en tiempos políticamente precarios”.  

Y así fue. Ante el desorden, la anomia y el hastío de los franceses, sobre todo de la clase política parisién, no le quedó otro camino al prestigioso corso que fomentar, y desde luego llevar a cabo, algunos facciosos movimientos y sediciosas diligencias  para colmar su ambición: asirse la corona de Francia  y con esta, la pretensión de crear una especie confederación de reinos y naciones de Europa cuyo centro de gobierno y poder  estuviese en París.  De paso, exigir que los principios de la revolución rigieran en todos sus territorios. Para lograrlo, sería necesario derrotar la poderosa y enemiga Inglaterra, por lo que apelaría a la estrategia del bloqueo de las costas de tierra firme y sobre todo las correspondientes a España y Portugal. 

A este respecto, aplica para la corona lusitana una política de marcada línea imperial, posesiva, amenazante, obligando al rey Juan de Braganza a trasladar toda la fastuosa y descomunal corte a sus posesiones en Brasil. 

Con España, la conducta será más radical: Bajo la excusa de invadir Portugal, para reforzar el bloqueo y tomar el absoluto control de esa monarquía, requiere  enfática y contundentemente el paso de sus ejércitos por suelo español y, por consiguiente, la imposición de que  esta corona le fuese transferida.

 El caso es que Carlos IV, por su descrédito y  palaciegos episodios (El motín de Aranjuez, como intento de golpe de Estado en su contra) abdica en marzo de 1808 a favor de su hijo Fernando VII, a la sazón príncipe de Asturias. Ante la exigencia de Napoleón,  este la devuelve a su padre  y  el maltrecho  borbón  la cede al impetuoso invasor el  5 de mayo del mismo año, para que  a su vez este  la ofreciera a su hermano José Bonaparte, quien para entonces era rey de Nápoles. (Tratados de Bayona)

Se dice que Diego Jalón (militar de origen español, ascendido al grado de coronel, decapitado luego por órdenes de Boves en junio de 1814) y José Félix Ribas (militar venezolano, héroe de la batalla de La Victoria, fusilado en Tucupido en enero de 1815) armaron todo un alboroto cuando se enteraron que una delegación francesa había arribado a Caracas mes y medio después, para informar que ya no éramos súbditos de Fernando VII  sino de la familia Bonaparte.

Los problemas y las controversias no se hicieron esperar. La integración de una Junta Suprema en Sevilla con el objeto de defender la independencia española y desde luego la corona de Fernando, acarreó la inmediata división de posiciones entre los blancos criollos respecto a reconocer esta Junta o en su defecto, organizar una propia, defensora a ultranza de los fueros reales del monarca retenido en Bayona.

Más adelante, la sevillana junta es trasladada a Aranjuez (septiembre de 1808) y finalmente a Cádiz. Sin embargo, la cosa no termina allí. Después de unas cuantas peripecias legales, electorales y políticas, se arriba a la integración de un Consejo de Regencia, autoridad  que los criollos se niegan a reconocer y acatar.

Los hechos  sobrevinieron de una manera incontrolable. En todo caso, el 19 de abril está a la vuelta de la esquina. Vicente Emparan ha sido designado Gobernador y Capitán General de Venezuela (mayo de 1809) en sustitución de Juan De Las Casas.

Más tarde, los incidentes en la Plaza Mayor de Caracas, el intempestivo regreso a Cabildo y la  renuncia (no destitución) de Emparan aquel Jueves Santo, junto a una algarabía protagonizada por una poblada frenética, insegura e  ignorante de su futuro inmediato, abrieron  las compuertas hacia la modernidad política y posteriormente a  la Venezuela independiente.

El acta que se firma (35 nombres, incluido el de Emparan) en el salón del Cabildo de Caracas resulta ser un documento de suma importancia. En el fondo el mismo establece, aparte de otras razones, que el vínculo de estas tierras no es con la institución de la corona sino  directamente con las “personas”  de los monarcas. Por eso se habla de orfandad y vacío de poder ante la ausencia del rey. 

Todos sus argumentos políticos y jurídicos tendrán una repercusión enorme  en el futuro congreso a instalarse en marzo del siguiente año y en el que, luego de interesantes y enjundiosos debates, se declarará definitivamente nuestra independencia. Por cierto, las opiniones de Juan Germán Roscio tendrán una influencia determinante en la hechura y redacción de estos históricos escritos.

Incluso, el que se aprueba el 1ero de julio del mismo año 11 acerca de  los “Derechos del Pueblo”, de indudable influjo  norteamericano y francés, y al aporte del  ya citado Bill of  Rights inglés de 1689, tendrá en Roscio la mano del autor y la mente del preclaro jurista. Para mayor precisión,  en 1817 se publica su famosa y trascendente obra “El Triunfo de la Libertad sobre el Despotismo” la cual recoge todo su ideario republicano y filosofía política. Un gran hombre, sin duda.

En conclusión, fueron varios factores externos  que incidieron en los sucesos del 19 de abril de 1810. Por lo  tanto, no fue   un asunto abrupto, imprevisible, local y aislado. En verdad  fue un movimiento auténticamente civilista, legítimo pero también muy caraqueño, como lo han asentado reconocidos historiadores, además con una indiscutible e inocultable aspiración de extenderlo a todos los confines de la Capitanía General de Venezuela, y más allá. 

En efecto,  las relaciones exteriores de la Provincia de Caracas (o de Venezuela) se iniciaron con los despachos y diligencias que se emprendieron a partir de estos sucesos  dirigidos, principalmente,  por el ya citado  jurisconsulto Juan Germán Roscio. Las comisiones  enviadas a  otras provincias locales y al exterior son suficientemente conocidas. Sobre todo la que integraron Simón Bolívar, Andrés Bello y  Luis López Méndez con destino a Londres.

Visto así, resulta que esta excepcional fecha  se inserta -como todo hecho histórico relevante-  dentro una larga secuencia de episodios, ideas y tiempos  más allá de nuestras fronteras. Tan trascendental fue este evento que, como bien lo ha apuntado la destacada historiadora Inés Quintero,  el Congreso de Venezuela en 1834 lo declaró fecha patria junto al  5 de julio de 1811.

alt                                                                  


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com