¿Dólares para entrar en el cielo?
Escrito por Ángel Muñoz Flores   
Lunes, 25 de Abril de 2022 00:00

altTodos estamos conscientes y sabemos por la situación tan terrible por la cual atraviesa Venezuela en la actualidad

en todos los ámbitos de la convivencia diaria, es decir, en lo económico, lo político, en lo social y en lo cultural. La crisis económica ha golpeado severamente a todas las instituciones, incluso a la iglesia, esto lo afirmo porque hemos visto no sin asombro y tal vez hasta con preocupación que en muchas instituciones eclesiásticas católicas en las que hasta hace poco tiempo solicitaban una colaboración para algunos de los servicios que prestaban, ahora están debidamente tarifados en dólares. Desde luego se debe decir con justicia que no son todas, pero lo hacen algunas ubicadas en los sectores populares.

Se observa de esta manera que el camino a la salvación y al cielo se le pone más cuesta arriba al creyente de menos recursos económicos. Es de esta forma como un bautizo que debe ser el primer sacramento que recibe un creyente puede oscilar entre diez y treinta dólares dependiendo de la iglesia en la que se realice, de igual manera una confirmación primera comunión u otro sacramento que solicite el creyente. Seguramente no faltará quien opine que diez dólares no es gran cosa y sobre todo si se trata de la salvación eterna del alma, sin embargo, el punto es si es justo y cristiano negarle un sacramento a un creyente porque no tenga cierta cantidad de dinero.

Contrasta esta posición con la prédica que ha venido sosteniendo el Papa Francisco recurrentemente en el Ángelus dominical, acerca de la iglesia de y para los pobres, es decir, la solidaridad cristiana con los que menos o nada tienen y por lo tanto necesitan mucha más ayuda. Es innegable que las crisis económicas sacan lo mejor pero también lo peor de las personas y en ocasiones no discrimina creencias, ni doctrinas de ningún tipo. 

La iglesia católica venezolana ha manifestado desde siempre su solidaridad con los más necesitados y muchos sacerdotes han entregado lo mejor de sí para servirle a sus feligreses, incluso hasta no hace mucho tiempo se buscaban a los niños que no habían sido bautizados para que lo hicieran, se efectuaban jornadas para que ningún niño quedara sin este sacramento, pero, esto ha cambiado y no para bien según se ve en esta nueva actitud que no se sabe bien si es política oficial de la iglesia o por el contrario es iniciativa particular de algunos prelados que dirigen así sus iglesias.

No sé si esto sea potestad de la Conferencia Episcopal Venezolana, pero, sería bueno que alguna autoridad eclesiástica hiciera una revisión de lo que ocurre al respecto y se pronunciara. Sabemos que la situación económica es sumamente difícil a pesar de las burbujas establecidas y el discurso oficial de mejoría, pero en momentos como estos es donde la solidaridad cristiana debe hacerse más presente que nunca. Es hora que levantemos el corazón porque es justo y necesario, sobre todo cuando se viene saliendo de la celebración de la semana santa y la mayoría de las personas vienen de reflexionar acerca del compromiso verdadero de los seguidores Jesús, de su ejemplo y desde luego de su auténtico legado, y piensen si este estaría de acuerdo con que muchos creyentes dejaran de entrar al cielo porque no tienen dólares para pagar el sacramento del bautizo u otro necesario para el creyente.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com