La Estación Espacial Internacional no está por encima de la política global
Escrito por Jonathan Benavides | @J__Benavides   
Martes, 09 de Agosto de 2022 06:45

altRusia ha anunciado que dejará la Estación Espacial Internacional después de 2024

y lanzará su propia nueva estación espacial (la denominada ROSS) poco después. El movimiento no es necesariamente sorprendente, dado que la guerra en curso en Ucrania está cambiando la geopolítica. El programa espacial ruso ha estado coqueteando con abandonar la asociación durante años. Aún así, la decisión es un gran golpe para la colaboración internacional en el espacio.

Los medios rusos informaron del anuncio después de que Yuri Borisov, el nuevo jefe de la agencia espacial rusa, discutiera la decisión con el presidente Vladimir Putin durante una reunión en el Kremlin. Rusia no había acordado formalmente apoyar la estación más allá de la fecha de 2024, pero la administración de Biden había planeado apoyar las operaciones de la ISS hasta al menos 2030 extendiendo la operatividad de la misma, que desde 1999 se había planteado hasta el período 2024/2025. Estados Unidos ahora debe descubrir cómo administrar la estación sin la ayuda de su socio de mucho tiempo.

Eso no es necesariamente imposible, pero será difícil. La ISS se diseñó originalmente para que Roscosmos, la agencia espacial rusa y la NASA controlaran aspectos críticos de las operaciones de la estación espacial. En este momento, por ejemplo, Rusia controla los sistemas de control de propulsión de la estación espacial, que proporcionan impulsos regulares que mantienen la ISS en posición vertical y evitan que la estación se salga de la órbita. Sin la ayuda de Rusia, esa maquinaria, presumiblemente, tendría que ser entregada a la NASA o reemplazada.

“La NASA está comprometida con la operación segura de la Estación Espacial Internacional hasta 2030 y se está coordinando con nuestros socios”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson, en un comunicado. “A la NASA no se le ha informado de las decisiones de ninguno de los socios, aunque continuamos construyendo capacidades futuras para asegurar nuestra mayor presencia en la órbita terrestre baja”.

La ISS no se enfrenta a una crisis inmediata, y Borisov dijo que, por el momento, Rusia cumplirá con sus obligaciones actuales con la estación. Pero nunca se suponía que la ISS existiera para siempre, y EE.UU. ya está financiando varios conceptos diferentes de estaciones espaciales comerciales que deberían, si todo va según lo planeado, reemplazar a la ISS para fines de la década. Aún así, la decisión de Rusia es preocupante y sirve como una clara advertencia de que el futuro del espacio puede no ser tan cooperador, o internacional, como lo fue antes.

Los últimos tramos de la ISS

No se supone que la política influya en la ISS. Rusia y EE.UU. comenzaron a construir la estación espacial a fines de la década de 1990 , y la asociación se consideró una gran hazaña de colaboración internacional, especialmente después de la Guerra Fría y la carrera espacial de décadas. Desde entonces, la ISS ha reunido a astronautas de todo el mundo para realizar investigaciones que, eventualmente, podrían ayudar a llevar a los humanos aún más allá, al espacio exterior. La asociación ISS ahora incluye 15 países diferentes, y algunos la consideran el mayor logro de la humanidad, y uno que en su mayoría ha estado por encima de lo que sucede en el planeta Tierra.

Este no es cada vez más el caso. En 2014, Rusia usó la ISS en un intento de presionar a EE.UU. para que reconociera su anexión de Crimea. En un aparente intento de presionar a EE.UU. para que reconozca formalmente los reclamos de Rusia sobre la región, el programa espacial ruso sugirió que trasladaría el entrenamiento de los astronautas a Crimea. Esta era una amenaza crítica en ese momento; los astronautas de la NASA necesitaban entrenamiento para viajar en los cohetes Soyuz de Rusia que, en ese entonces, era la única forma de llegar a la ISS. El conflicto se produjo pocos meses después de que Estados Unidos instituyera sanciones destinadas a castigar a Rusia por su operación militar en Crimea. En respuesta, Roscosmos había insinuado que dejaría de transportar astronautas de la NASA , con Dmitry Rogozin, quien fue el jefe de Roscosmos hasta que fue despedido este año, sugiriendo en un tweet que EE.UU. “traiga a sus astronautas a la Estación Espacial Internacional, …usando un trampolín”.

Ha habido una sensación de que la ISS está empezando a convertirse en una especie de moneda de cambio en las relaciones entre Estados Unidos, en particular, y Rusia; sin embargo por un lado  EE.UU. ya no depende de Roscosmos para el transporte a la ISS. SpaceX ha estado transportando astronautas de la NASA a la estación espacial desde 2020. La noticia no tan buena es que Rusia ha señalado una y otra vez que no está comprometida con el futuro a largo plazo de la ISS.

Rusia amenazó con retirarse de la asociación de la estación espacial en 2021, nuevamente por las sanciones de Estados Unidos. La situación se volvió aún más sombría en Noviembre cuando Rusia hizo estallar un satélite espía inoperativo con un misil antisatélite y creó miles de desechos espaciales, incluidos algunos que los funcionarios estadounidenses temían que pudieran dañar la ISS. Esta prueba no solo destacó que Rusia tiene la capacidad de derribar un satélite desde la Tierra, sino que estaba potencialmente dispuesta a poner en peligro a sus propios cosmonautas de la ISS, quienes se vieron obligados a refugiarse en vehículos de emergencia durante varias horas después de la prueba.

Las cosas se degradaron aún más en Febrero cuando Rogozin pareció amenazar con estrellar la ISS contra la Tierra. El sigiente mes, la agencia espacial rusa anunció que ya no trabajaría con Alemania en experimentos científicos en la ISS, y también dijo que dejaría de vender motores de cohetes a los EE.UU., de los que la NASA ha dependido desde el final de la Guerra Fría. Y Rogozin volvió a plantear la idea de que, sin la ayuda de Rusia, la NASA tendría que encontrar otra forma de llegar a la ISS. Esta vez, sugirió “…  sobre palos de escoba…”. Por estas razones, el último anuncio de Rusia no es realmente sorprendente.

Es probable que Rusia pueda salir de la EEI dada la situación geopolítica de Ucrania antes de 2025, pero si Rusia termina abandonando la ISS antes de esa fecha debido a la crisis de Ucrania, será difícil desarrollar rápidamente el ciclo de apoyo ruso para la ISS.

A pesar de la guerra, la NASA ha tratado de mantener la apariencia de normalidad a bordo de la ISS. La agencia ha publicado actualizaciones sobre los experimentos científicos que se realizan a bordo de la estación espacial e incluso organizó una conferencia de prensa para promocionar la primera misión con tripulación privada a la ISS, que tuvo lugar en Abril. Pero detrás de escena, EE.UU. se apresura a descubrir cómo sería una ISS sin Rusia. Una empresa, Northrop Grumman, se ofreció como voluntaria para construir un sistema de propulsión que reemplazaría al de Rusia, y Elon Musk sugirió en Twitter que SpaceX también podría ayudar.

Los esfuerzos para mantener la ISS en funcionamiento sin Rusia podrían funcionar durante algunos años, pero la estación espacial no existirá para siempre. La NASA todavía planea abandonar la ISS para fines de la década, momento en el cual será sacada de órbita lentamente sobre una parte remota del Océano Pacífico, despejando el camino para que nuevas estaciones espaciales tomen su lugar. Esto incluye la estación espacial Tiangong de China; el primer módulo de Tiangong se puso en órbita en Mayo de 2021 (los astronautas ya viven a bordo) y se supone que la estación estará completa para fines de 2022. Además de las varias estaciones espaciales comerciales nuevas que Estados Unidos está trabajando, Rusia e India planean lanzar sus propias estaciones espaciales nacionales en la próxima década. Debido a que estas estaciones generalmente estarán bajo el control de un país específico, probablemente no serán tan caóticas como lo es la ISS.

Rusia está trazando un nuevo rumbo en el espacio

Algunos de los planes a corto plazo de Rusia en el espacio no se han visto afectados por su guerra en curso con Ucrania, al menos por ahora. El astronauta Mark Vande Hei, por ejemplo, todavía viajó de regreso a la Tierra en el vehículo Soyuz de Rusia a fines de Marzo, junto con dos cosmonautas rusos. La agencia todavía tiene planes de llevar a la cosmonauta Anna Kikina en el Crew Dragon de SpaceX a finales de este año. Pero otros aspectos de la agenda espacial de Rusia ahora están en el aire y posiblemente señalen el nuevo enfoque de Roscosmos.

Por un lado, el deterioro de las relaciones entre Europa y Rusia ya ha afectado su trabajo en el espacio; la Agencia Espacial Europea (ESA), que representa a 22 países europeos, emitió a fines de Febrero una declaración reconociendo las sanciones contra Rusia. En respuesta, Roscosmos retrasó los lanzamientos de varios satélites en el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa que se suponía utilizarían el cohete Soyuz de Rusia.

Por otra parte, la agencia espacial rusa se enfrentó con el Reino Unido por los planes de poner en órbita 36 satélites de la compañía de Internet satelital OneWeb. Se suponía que Roscosmos entregaría estos satélites (nuevamente utilizando Soyuz) el 4 de marzo, pero se negó a hacerlo a menos que el Reino Unido vendiera su participación en la empresa y prometiera que los satélites no serían utilizados por su ejército. El Reino Unido, que ha declarado sus propias sanciones contra Rusia, dijo que no estaba dispuesto a negociar. OneWeb anunció después que contrataría a SpaceX para lanzar algunos de sus satélites.

Los planes para las misiones que profundizarán en el espacio exterior también están cambiando. Después del inicio de la guerra en Febrero, Rumania, Singapur y Bahréin dijeron que se unirían a los acuerdos del Programa Artemisa. Otros quince países, incluidos Polonia y Ucrania, ya se habían adherido al conjunto de principios liderado por la NASA, cuyo objetivo es guiar la forma en que los países exploran el espacio exterior. Y aunque se suponía que Roscosmos enviaría un robot a Marte en algún momento de este año junto con la ESA, los funcionarios dijeron en Febrero que estos planes ahora son "muy poco probables". Rogozin anunció que Rusia prohibirá a los EE.UU. su eventual plan de enviar una misión a Venus. Rogozin de Rocosmos, por lo que vale, sugirió anteriormente que Venus es un "planeta ruso".

Todavía no sabemos cómo la guerra de Rusia con Ucrania podría afectar en última instancia su colaboración con el programa espacial de China, la Administración Espacial Nacional de China (CNSA). En los últimos años, las agencias espaciales de los dos países han desarrollado planes de gran alcance para trabajar juntos en el espacio, incluido un esfuerzo para construir una base en la Luna. Rusia también puede ayudar a la CNSA a completar su propia estación espacial. No sorprende que la CNSA trabajaría con Roscosmos por sobre la NASA. Estados Unidos ha excluido en gran medida a China de su trabajo en el espacio; una ley estadounidense de 2011 prohíbe a la NASA colaborar con la agencia espacial de China, y ningún astronauta de China ha visitado jamás la ISS. Esta prohibición es un recordatorio de que la ISS nunca ha sido tan "internacional" como su nombre lo indica, y también le ha dado a la CNSA amplias razones para construir un programa espacial sofisticado por su cuenta.

Aún no está claro cuánto le importan a Rusia las tensiones internacionales. Nuevamente, Roscosmos tiene planes para construir su propia estación espacial nacional, que pretende completar en 2025, y la agencia espacial rusa ya comenzó a trabajar en el primer módulo central de la estación. Luego está el hecho de que Rusia era líder en este rubro de la carrera espacial con sus estaciones Salyut y Mir mucho antes de que comenzara a trabajar con la ISS.

Aunque las posibilidades parecen más escasas cada día, siempre existe la posibilidad de que Roscosmos se reconcilie con la NASA. Después de todo, la Unión Soviética y EE.UU. intentaron trabajar juntos en el espacio durante la Guerra Fría (las misiones Apollo/Soyuz y la cooperación con la Mir a finales de los 80´s), incluso cuando los dos países también intentaron superarse mutuamente. Siempre ha habido una combinación de competencia y cooperación en el espacio entre EE.UU. y Rusia, crece y mengua. Es algo fascinante.

alt


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com