Es imperialista, tal vez él no lo sepa
Escrito por Paciano Padrón | @padronpaciano   
Jueves, 23 de Julio de 2009 07:15

altHoy es política del Estado venezolano poner otros Estados bajo su dependencia o influencia económica, política e incluso, militar. Eso se llama imperialismo. Tal vez Chávez no sabe o no cree que él es imperialista, pero lo es, como hoy es imperialista el accionar de nuestro Estado.
En el pensamiento y testimonio de vida del Libertador Bolívar, no hay nada más lejano que pretender hacer de Venezuela un Estado imperialista. Su doctrina es integracionista, es “la Patria Grande” lo que lo anima, es el sueño de una sola América ibérica. Para nada se asemeja al Libertador el camino imperialista que estamos transitando.

Chávez pretende someter económicamente a los pueblos hermanos. Les llega a realazo. Le hemos visto hacer “inversión” económica previa, en búsqueda de triunfos electorales de posibles aliados en países hermanos, para luego someter sus Estados a la voluntad del adefesio del socialismo que dice profesar. También le hemos visto regalando lo nuestro para ganar o comprar voluntades. Si algo indigna a los venezolanos hoy, a todos, incluidos chavistas según revelan reiteradamente las encuestas, es ver regalar lo nuestro afuera, sin atender nuestras penurias.

En las inversiones para influenciar electoralmente en otros países ha tenido éxitos y fracasos. Le metió real parejo a la campaña de sus amigos Evo, en Bolivia y Correa, en Ecuador, con resultados positivos para su idea imperialista. Pero bien conocidos son también los fracasos de las “inversiones” en Ollanta Humala, en Perú; en López Obrador, en México o en Balbina Herrera, en Panamá. Otros le han salido gratis en la primera etapa -en la electoral- como es el caso de Zelaya, en Honduras, quien electo Presidente, y cuando su gobierno envejeció, ya próximo a concluir, se tornó chavista no exclusivamente por recursos económicos, sino para el respaldo en su intento de perpetuarse en el poder.

La penetración de la petrochequera del imperialista no sólo llega a la región caribeña, sino también al sur, donde gobiernos chulos como el de los Kirchner -recientemente derrotados en elecciones regionales- se benefician de los dólares que le roban a nuestro pueblo, en nombre de la revolución socialista. En ese mismo lote corren Uruguay y Paraguay. El caso de Brasil es distinto, Lula se chulea a Chávez, se burla de él, transita con él en terrenos llanos, pero no en los escarpados, cuando sabe dejarlo solo. En los intercambios comerciales nos tiene de sopita: compramos mucho de allá pa’cá, pero vendemos poco de acá pa’llá. Lula se ríe de Chávez.

Un hombre, por su sola voluntad, no puede torcer el camino de un pueblo, cambiar su historia y vocación. Nosotros constituimos un país que ama la libertad; nuestros soldados sólo han salido de la Patria para sembrar más libertad, no para someter a hermanos. Amamos la autodeterminación de los pueblos y rechazamos el intervencionismo que hoy caracteriza nuestra política exterior. No queremos que Chávez -por satisfacer su apetito ilimitado de poder- siga pretendiendo dominar a América y al mundo a punta de petrochequera y de insultos, de presión hambreadora a países con menos recursos que el nuestro.

Presidente, deje nuestro dinero aquí. Creemos en la solidaridad entre los pueblos, y en la justicia social internacional que nos obliga ayudar a quienes menos tienen, sin hambrear a los nuestros. La política imperialista es sólo suya, no la compartimos, no es consustancial con los venezolanos. Es más -y lo digo en su propio descargo- usted es imperialista, pero tal vez no lo sabe. Déjese de eso.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com