Sencillamente
Escrito por Ricardo Ciliberto Bustillos   
Lunes, 05 de Septiembre de 2022 00:00

altDe verdad que la gran mayoría de la vocería política opositora debería  entender que la democracia, en la que un altísimo porcentaje

de venezolanos estamos  empeñados en restituir,  es mucho más que hacer elecciones. Es cierto que no hay una efectiva democracia sin estas, pero no  son sus  únicas condiciones y características.

La proliferación de aspirantes a la presidencia de la república es preocupante. Muchos hablan sólo para las estrechas audiencias de sus respectivas organizaciones y hasta en un tono de inequívoco carácter desafiante y peligroso. De paso, se sabe que un considerable número de estos pretendientes son sumamente vulnerables  debido a sus cuestionables antecedentes. Pareciera que ignoran el daño que le hacen a la unidad y a una eventual opción exitosa. Unos dicen  también que esto es a ex profeso para lograr recompensas, reconocimientos y recursos.

El hecho es que no hay correspondencia con lo que realmente quiere y necesita el país. (  una vez más, la gente está estupefacta ante las mutuas acusaciones de altos ex funcionarios y allegados al gobierno por el despojo y sustracción de miles de millones de dólares de PDVSA y la oposición – para variar -  sin asomar una respuesta contundente). En consecuencia, no se trata de hacer  planteamientos bobos, etéreos, sin asideros a la cruda realidad, pero tampoco de subsumir o condicionar exclusivamente la democracia a un proceso comicial. De ser así, se correría el altísimo riesgo de atar sus resultados, torcidos o no,  a un destino ignoto u oscuro. Porque hay que estimar que  sus valores, como la libertad, la justicia, el bien común, etc,  son ciertamente posibles aún más allá de un acto comicial. Acaso, si no fuera por la resistencia  de la población y de un grupo de destacados dirigentes políticos de oposición, luego de la pérdida de casi todas las elecciones celebradas, obviamente  amañadas desde 1999 hasta la fecha, la esperanza democrática se hubiese desvanecido en el tiempo. Repetimos: Democracia no es solo elecciones. Y ese es el discurso que alarma e inquieta de los pre-candidatos de la oposición. Elecciones, elecciones, elecciones y el pueblo al garete. Es como si se dijera con  total convencimiento: después, veremos.

La ciudadanía,  como lo han afirmado muchos destacados estudiosos de la materia, es esa relación política que tiene un individuo con un  determinado Estado, de la cual se derivan una serie de derechos y deberes. Por supuesto, que dentro de los primeros están incluidos los derechos políticos y los concernientes al sufragio.

Sin embargo, a estas alturas resulta muy  aventurado y pernicioso hablar solo de elecciones. Entendemos que su realización es una necesidad inmediata. Y aceptamos - como condición indispensable -  que sean transparentes,  fiables y libres. Igualmente, comprendemos que el 80% del país, según las apreciaciones de las encuestas más serias y confiables, quiere un cambio de régimen, pero en todo caso, esto no significa – como muchas veces se ha sostenido – que tengamos el triunfo electoral en el bolsillo. En otras palabras,  si la oposición continúa en esta guachafita de pre- candidaturas y  discursos vacíos, la situación puede revertirse de manera irremediable.

Sencillamente, hay que prestar atención a las demandas de la población; buscar una conexión directa, sincera, apropiada y constante con ella;  sin duda, enunciar unas propuestas serias, factibles y realistas que entusiasmen y comporten su adhesión; sencillamente, dejar de pensar  en supuestos liderazgos personales y convertirse en una opción referente, colectiva o de conjunto, y - consecuentemente -  de responsabilidad compartida. Sencillamente, ponerle coto a esta retahíla de pretendientes presidenciales, la mayoría sin fundamento, atributos y con total ausencia de “auctoritas”.

Sencillamente, hay una inmensa cantidad de venezolanos que esperan, ya no con tanta paciencia, que la oposición se ponga  -  como dicen las nuevas generaciones -  las pilas o los patines. Adelante, pues.

|*|: Especial para www.opinionynoticias.com


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com