Los bodegones musicales
Escrito por Juan Pablo García | @JuanPabloGve   
Miércoles, 20 de Abril de 2022 00:00

altVamos a decirlo arrancando el artículo: es el régimen de Maduro el que forzó la emigración masiva de los venezolanos, asfixiándolos económica y socialmente,

por lo que no le interesa que regresen a la patria y lo protesten, aunque sí que se conviertan en factores de perturbación de los países hermanos que les brindan acogida. De modo que ese espejismo de normalidad económica que supone la importación de famosos cantantes y grupos musicales principalmente a Caracas, no va dirigido a los paisanos para atraerlos, sino a los gobiernos democráticos que le dan acogida y solidaridad para que bajen la guardia frente  al socialismo del siglo XXI. En Venezuela hay hambre y miseria y esa promoción de espectáculos musicales, barrida nuestra propia industria musical,  tiene un triple objetivo, comenzando por el lavado de capitales. La situación económica no da para que se vendan todas las entradas de hasta cinco mil dólares, como lo han anunciado (por cierto, a lo sumo, la zona VIP de un concierto promedio en Europa, donde le cantan casi en la oreja a la gente, no pasa de 500 euros, y en Caracas, con artistas de menor calidad, cobran ¡cinco mil dólares!).

 Se ha querido comparar el asunto con los espectáculos que se daban en El Poliedro de Caracas veintitrés y más años atrás.  Por supuesto que se llenaba el lugar que era inmenso de compararlo con las taguaras actuales. Porque había funcionamiento económico, teníamos industria petrolera, refinerías y distribuidoras de gasolina por todo el mundo, grandes inversiones extranjeras, una clase media que ascendía teniendo a la universidad como motor. Cualquiera se daba hasta un gusto del gaitazo decembrino con poquita plata, gracias a las entradas accesibles y hasta la disposición de un transporte público seguro. De estos no saben los chamos de ahora.  ¿Es que el lujo y la ostentación de Las Mercedes representa al país y a esas mismas clases medias que no caben en un Estado Criminal? Por supuesto que ¡no!, abriéndose todas las sospechas del mundo.

¿Es que todo el mundo puede comprar en los bodegones, las pastelerías de lujo que se multiplican y estrenar un carro de agencia? Hay una cadena de panaderías que en Europa le compite a las panaderías tradicionales que se le resisten, y el secreto de la cadena es masificar sus productos de tal manera que bajan los precios. Ya aparecieron en dos o tres ciudades venezolana y son carísimas y se llenan de vez en cuando sus medianos locales, pero ¿eso significa que Raimundo y todo el mundo consume en ellas? Eso mismo pasa con los espectáculos musicales, convertidos en un peculiar bodegón.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com