¿Qué es el mundial 2010?
Escrito por Ignacio Ávalos Gutiérrez   
Miércoles, 09 de Junio de 2010 07:56

altEste Mundial  es la nostalgia por los grandes jugadores, reemplazados por tipos musculosos y resistentes, algunos de ellos metrosexuales.  Jugadores millonarios actuando bajo las órdenes de un árbitro con salario de burócrata



"El asunto más difícil es encontrar algo para reemplazar al fútbol, porque no hay nada.” (Kevin Keegan, gran jugador inglés)
I.
Este  Mundial  es  Mandela, porque sí.  El reconocimiento, por parte de la FIFA, de Africa como mercado.  Suráfrica, ombligo del mundo durante treinta días.  El planeta convertido en un balón  rodando. El altar de  la religión con más adeptos entre los terrícolas. Sublimación ritual de una guerra sin muertos. La “globalonización”.  La protesta de las prostitutas surafricanas exigiendo que se las proteja en vez criminalizarlas.  El rumor de una amenaza de Al Qaeda.  El balón Jabulana, enemigo de los porteros, según se dice siempre de los nuevos balones. Shakira cantando pésimo un himno horrible.  La recuperación de nuestra infancia cada cuatro años, según pudo haber dicho Javier Marías.  Estadios convertidos en estudios de televisión (o al revés).  32 equipos, unos más equipos que otros. El nacionalismo vivito y coleando, a pesar de la globalización.  El honor patrio puesto en los pies de los jugadores.  La Fifa, organización  más poderosa que la ONU,  y más que El Vaticano. El “fair  play”, con sus fallas e hipocresías.  Billuyo.  Las empresas multinacionales haciendo su agosto en junio y julio.  La constatación  de que en el beisbol no se sabe organizar un campeonato mundial.

II.
Este Mundial  es la nostalgia por los grandes jugadores, reemplazados por tipos musculosos y resistentes, algunos de ellos metrosexuales.  Jugadores millonarios actuando bajo las órdenes de un árbitro con salario de burócrata de nivel medio.  Futbolistas alimentados por inyecciones y pastillitas que evaden la raya amarilla de los controles anti-doping.  La abolición del twitter en algunas selecciones para que los jugadores no se distraigan.  El racionamiento de la práctica del sexo bajo el argumento de que la eyaculación debilita a los futbolistas y dificulta el orgasmo del gol.  La prohibición de manifestaciones de religiones distintas al futbol en la cancha.  La prueba de que a Messi aún le falta. La ocasión para que Cristiano Ronaldo muestre que no desmejora  en los partidos de vida o muerte.  Wayne Rooney consagrado como grande entre los grandes.   Xavi Hernández, mejor que lo que parece (y parece muy bueno).  El entrenador como capataz.  Maurinho ausente, gracias a Dios.  España, ahora o nunca. Los equipos africanos, aún no.   Argentina, a pesar y gracias a Maradona.   Holanda e Inglaterra, aunque los expertos miren más a otras selecciones.  México tal vez, pero más bien quién sabe, a pesar de contar con el Chicharito Hernández.  Italia y Alemania, que siempre parece que no y resulta que sí. El fracaso de Dunga (ojalá) por no haber convocado a Ronaldinho, a cuenta de que no es disciplinado.  

III.
En Venezuela el Mundial es, de nuevo, la ausencia de la vinotinto.  Jolgorio, a pesar de no estar en Africa.  El calvario de un mes  para los que sólo les gusta el beisbol.  Restaurantes y tascas llenas.  Tregua política (debiera ser) en un país polarizado y maniqueo. Evasión  para imaginar que vivimos en el mejor de los mundos posibles.
Espontáneos que saltan a la cancha como expertos futboleros. El fracaso de los que parece que saben. El machismo, promovido incluso por muchas mujeres. El aumento en la venta de cerveza, ron y whiskey. El fanatismo por causas ajenas a la venezolana para quitarnos la sensación de coleados en la fiesta mundial. Barajitas, banderitas y quinielas. El fútbol incluso como farándula.  Preguntarse si estaremos en la cita del 2014.

HARINA DE OTRO COSTAL
El Presidente dice que los malos indicadores revelan sólo la caída del  lado capitalista de nuestra economía y que, gracias a la revolución, estamos a salvo de la crisis que hunde al planeta.  Por su parte, el Centro Internacional Miranda, institución que agrupa a buena parte de la intelectualidad chavista, informa que la llamada economía social, inspirada en el guión socialista, solo aporta, si acaso, el 2 por ciento de nuestro pib, al tiempo que uno de sus directivos señala en una entrevista que las empresas expropiadas, ahora en manos del Estado, andan de mal en peor.   
Gramci diría que el gobierno es mucho más eficaz demoliendo lo viejo que abriéndole cauce a lo nuevo. Yo diría lo mismo, pero de otro modo :  nos estamos quedando colgados de la brocha.

El Nacional/OyN


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com