¿Por qué Estados Unidos desechó los planes polacos para dar aviones de combate a Ucrania?
Escrito por Jonathan Benavides | @J__Benavides   
Miércoles, 16 de Marzo de 2022 07:22

altEl Pentágono rechazó la semana pasada una propuesta de Polonia para proporcionar a la Fuerza Aérea de Ucrania aviones de combate Mig-29,

que el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, describió como insostenible debido al riesgo de conflicto abierto entre la OTAN y Rusia.

El acuerdo, si se hubiera concretado, habría visto a Polonia transferir 28 aviones Mig a Ucrania a través de los Estados Unidos, mientras que los EE.UU. habrían enviado F-16 de reemplazo para reponer la Fuerza Aérea Polaca. Sin embargo, las preocupaciones de la administración Biden sobre la creciente participación de Estados Unidos en el conflicto parecen haber estancado el acuerdo.

Aunque las defensas aéreas de Ucrania se han mantenido sorprendentemente bien durante las últimas tres semanas, particularmente dado el tamaño y las capacidades de la Fuerza Aérea Rusa, el gobierno ucraniano ha solicitado aviones de combate adicionales mientras las fuerzas rusas golpean ciudades como Mariupol, Kharkov y Kiev con bombardeos aéreos además de artillería. Los pilotos ucranianos están capacitados para volar los Mig-29 de fabricación soviética, algunos de los cuales ya están en servicio en Ucrania, por lo que, en teoría, la oferta de Polonia podría haber tenido un impacto inmediato para Ucrania.

Pero la propuesta no es tan simple como parece y aparentemente tomó por sorpresa a los diplomáticos estadounidenses cuando Polonia anunció el plan el martes de la semana pasada. Anteriormente, el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, había indicado que el envío de aviones a Ucrania por parte de Polonia recibiría “luz verde” de la administración Biden, y Linda Thomas-Greenfield, embajadora de EE.UU. ante la OTAN, también apoyó el plan en una aparición televisiva el pasado domingo 6 de Marzo.

Sin embargo, la propuesta que Polonia presentó el martes 8 de Marzo habría involucrado a EE.UU. más directamente que el plan inicialmente respaldado por Blinken y Thomas-Greenfield. El plan actualizado de Polonia habría enviado los Mig-29 a Ucrania a través de la Base Aérea Ramstein de EE.UU. en Alemania, que también alberga la sede del Comando Aéreo Aliado de la OTAN. Tal movimiento podría haber vinculado más directamente a ambas partes con el esfuerzo de guerra de Ucrania. Ese nivel adicional de riesgo parece haber hundido finalmente el acuerdo, aunque Polonia aún podría entregar unilateralmente los aviones si así lo desea.

Incluso entonces, sin embargo, hay dudas sobre el impacto de tal transferencia. Funcionarios de EE.UU. y la OTAN han dicho que 28 aviones adicionales podrían no resultar materialmente significativos en el contexto actual, donde Rusia tiene aviones más modernos, además porque también podría haber problemas técnicos, ya que no está claro cuántas modificaciones se han hecho a los Mig polacos y si, por lo tanto, los pilotos ucranianos en realidad puedan volarlos.

En una conferencia de prensa el pasado jueves 10 de Marzo junto con la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, el presidente polaco Andrzej Duda dijo que su país quería velar por su propia seguridad, apoyar a Ucrania y ser un miembro responsable de la OTAN. “Queríamos que la OTAN en su conjunto tomara una decisión común para que Polonia siguiera siendo un miembro creíble de la OTAN”, dijo Duda, “no un país que decide por sí mismo sobre cuestiones importantes que afectan la seguridad de la OTAN en su conjunto”.

Las negociaciones previas entre EE.UU. y Polonia sobre llevar los aviones a Ucrania se habían topado con obstáculos, debido al riesgo no insignificante de que los aviones salgan de una base de EE.UU./OTAN en Alemania para volar a el espacio aéreo que se disputa con Rusia sobre Ucrania, plantea serias preocupaciones para toda la alianza de la OTAN. En conclusión es menos una cuestión política, que una cuestión operativa y técnica de cómo hacer esto sin escalar más el conflicto.

 

Estados Unidos camina con cautela en su apoyo a Ucrania

Estados Unidos y Europa han invertido una gran cantidad de ayuda militar en Ucrania desde que Rusia invadió a fines de febrero, pero la confusión sobre el plan de transferencia de aviones de Polonia subraya la línea cuidadosa que los países occidentales están siguiendo para evitar una escalada del conflicto. Específicamente, una transferencia de aviones a Ucrania sería mucho más riesgosa que suministrar más armas terrestres del tipo que ya han proporcionado los EE.UU. y otros países de la OTAN.

Se trata de una cuestión de implicación directa en el conflicto por parte de los Estados miembros de la OTAN, más que de provocación. Proporcionar armas en la frontera, que los ucranianos recogen y entregan, parece difícil de interpretar como una participación directa. Con los aviones, que pueden implicar capacitación, mantenimiento y también la logística de quién los vuela desde dónde y cuándo, hay muchas formas de que las cosas salgan mal.

La administración Biden también rechazó las solicitudes de Ucrania para otros tipos de asistencia, incluida la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Ucrania. Mantener una zona de exclusión aérea no solo requeriría enormes recursos, sino que sería una gran escalada, incluso una zona de exclusión aérea limitada probablemente escalaría el conflicto entre Rusia y Ucrania a una guerra de disparos entre Rusia y la OTAN.

Mientras tanto, formas más conocidas de ayuda militar siguen llegando a Ucrania desde los países de la OTAN, y así ha sido durante meses: drones de Turquía, misiles antitanque Javelin y misiles tierra-aire Stinger de EE.UU. y Europa, y una variedad de otros sistemas de armas de los estados miembros de la OTAN ya se han utilizado con gran efecto. Más allá de las preocupaciones de una escalada con respecto a otros tipos de asistencia, como aviones de combate, los funcionarios estadounidenses dicen que creen que el flujo continuo de armas es la mejor manera de respaldar a Ucrania en su lucha contra Rusia.

Estados Unidos y sus aliados en Europa también han aprovechado una variedad sin precedentes de sanciones económicas contra Rusia y su clase oligarca, un esfuerzo que el Kremlin ha descrito como “guerra económica”. Actualmente hay planes en marcha para proporcionar sistemas de armas letales adicionales a Ucrania, así como ayuda humanitaria y combustible que tanto se necesitan. Sin embargo, algunos políticos estadounidenses están presionando a la administración Biden para que haga más, como trabajar con socios de la OTAN para proporcionar sistemas de misiles tierra-aire de largo alcance y sistemas de radar que detectan la ubicación del fuego enemigo entrante.

Mientras los ucranianos continúan resistiendo la invasión rusa, es probable que Ucrania necesite más ayuda de los países de la OTAN; sin embargo, decidir cómo y qué proporcionar seguirá siendo complicado. Fundamentalmente, tanto Rusia como la OTAN están tratando de asustarse mutuamente con el riesgo de una escalada de la guerra entre ellos, si se cruzan ciertas líneas; ninguno quiere esa guerra, pero ambos están dispuestos a tenerla bajo ciertas condiciones. Es un baile bastante complicado.

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com