¿Tendrá un precio la intervención de Rusia en Kazajistán?
Escrito por Jonathan Benavides | @J__Benavides   
Miércoles, 02 de Febrero de 2022 00:00

altDesde que la intervención de las fuerzas de paz de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC)

liderada por Rusia ayudó al presidente kazajo Kassym-Jomart Tokayev a permanecer en el poder, e incluso aumentar su autoridad, durante los recientes disturbios suscitados allí, ha habido especulaciones que es probable un cambio en la política. La lógica es que el liderazgo del país tendrá que pagarle al Kremlin de alguna manera por su apoyo. Las ideas de qué forma puede tomar ese pago van desde reconocer a Crimea como parte de Rusia hasta abandonar los planes para reemplazar el alfabeto cirílico con el alfabeto latino y cerrar las llamadas ONG “antirrusas”.

Se asume ampliamente que una consecuencia inevitable para Kazajstán de su reciente crisis será el final de su celebrada política exterior de múltiples vectores. Pero, ¿son esas suposiciones completamente justas?.
 
Es cierto que la operación OTSC costó dinero y que Rusia se arriesgó seriamente al enviar sus tropas a Kazajistán mientras el país estaba sumido en violentas protestas y disturbios. Si los soldados rusos hubieran tenido que participar en la disolución de las protestas callejeras, habría sido catastrófico para la reputación de Moscú, no solo a los ojos del pueblo kazajo, sino del mundo en general. También había un riesgo interno, una operación prolongada o cualquier muerte podría haber afectado gravemente el índice de aprobación del presidente Vladimir Putin.
 
Aun así, la lógica de que esto debe pagarse no tiene en cuenta un detalle importante. La principal motivación de Moscú para intervenir en Kazajistán no fue aumentar su influencia en Asia Central, sino temer por su propia seguridad si la situación en el país vecino se salía irrevocablemente de control. El Kremlin estaba más preocupado por las posibles consecuencias para Rusia de los disturbios en Kazajistán, que los tomaron por sorpresa, que por el destino de los líderes kazajos. La frontera entre Rusia y Kazajstán, la segunda frontera terrestre más larga del mundo, apenas está vigilada y, en algunos lugares, ni siquiera está demarcada.
 
También era importante para Moscú asegurarse de que Kazajistán siguiera siendo, como siempre, un aliado clave de Rusia dispuesto a sumarse a las iniciativas del Kremlin, tanto en el ámbito de la seguridad como en el de la integración económica del espacio postsoviético. Rusia no estaba preparada para quedarse de brazos cruzados y dejar que un régimen político amigo se derrumbara y un presidente considerado legítimo perdiera el poder.
 
La intervención en sí no costó mucho. La fase activa de la misión de mantenimiento de la paz, en la que se enviaron 2.500 soldados a Kazajistán, duró solo unos días; Tokayev pidió ayuda a la OTSC el 5 de Enero y solo cinco días después anunció que la operación de mantenimiento de la paz estaba a punto de finalizar.
 
Oficialmente, las tropas estaban allí para proteger la infraestructura estratégica, pero en realidad su papel era en gran medida simbólico. Es muy posible que Tokayev se las hubiera arreglado sin ayuda externa, pero algunos de los servicios de seguridad (al menos en Almaty) no tenían prisa por implementar las órdenes provenientes del gobierno central, y existía el riesgo de que la crisis se prolongara. El presidente necesitaba demostrar con urgencia que no solo tenía de su lado la legitimidad institucional, sino también la fuerza bruta. La forma más accesible de hacerlo era pedir ayuda a Moscú.
 
Los líderes kazajos no tenían otra opción; a pesar de todo el debate sobre la política exterior diversificada de Kazajistán y la creciente influencia de China allí, Rusia sigue siendo el único país capaz de prestar rápidamente apoyo militar a los gobiernos de la región. En primer lugar, existe el marco legal para hacerlo: según los estatutos de la OTSC, en caso de amenaza a cualquier estado miembro, los demás pueden tomar medidas. En segundo lugar, la sociedad kazaja está bien dispuesta hacia Rusia: el 81% de los encuestados en un sondeo reciente consideraba que Rusia era un socio amistoso y confiable. Estados Unidos no goza de tal confianza y, ciertamente, China tampoco.
 
Finalmente, Rusia entiende mejor que otras potencias lo que está pasando en la política interna de Kazajistán y dentro de la élite gobernante. Existen estrechos vínculos dentro de las élites de los dos países, que hablan el mismo idioma y comparten muchos valores inculcados desde los tiempos del Imperio ruso hasta los del sistema soviético. Esto presenta oportunidades para influir en la política interna de Kazajstán y para reaccionar con rapidez y eficacia en tiempos de crisis.
Incluso sin ningún gesto adicional de gratitud por parte de Tokayev, Moscú ya ha ganado mucho con la breve operación de la OTSC en Kazajistán. Sobre todo, ha asegurado la preservación de un régimen político amistoso en un gran país vecino. También le ha mostrado al mundo que la OTSC no solo existe para satisfacer las ambiciones de gran poder de Moscú, sino que es una organización en pleno funcionamiento. Mientras tanto, el resto de los regímenes gobernantes de Asia Central han visto por sí mismos que solo Rusia es capaz y está dispuesta a salvarlos del colapso en caso de crisis. Los disturbios recientes han demostrado que, a pesar de su actividad y su impacto económico en la región, China todavía está muy por detrás de Rusia en su capacidad para comprender e influir en la élite gobernante de Kazajistán.
 
Aquellos que ahora esperan un giro pro-ruso en la política exterior kazaja tampoco han explicado qué nuevas palancas de influencia ha adquirido Rusia al enviar tropas brevemente a Kazajistán como parte de la misión CSTO. Lo más probable es que la respuesta sea ninguna.
 
En cualquier caso, a Rusia no le conviene interferir en la perspectiva multivectorial de Kazajistán. Casi el 40% de las exportaciones kazajas se envían a Europa, mientras que las empresas estadounidenses dominan la industria petrolera del país. Si Moscú quisiera destruir a su favor el cuidadoso equilibrio de la política multivectorial de Kazajistán, tendría que estar preparado para las consecuencias económicas de tal paso.
¿Por qué Rusia dañaría deliberadamente la situación económica aún más en un país que acaba de ser sacudido por protestas masivas por los altos precios y la desigualdad social?. La crisis política y la intervención de tropas extranjeras ya han asustado a los inversores y no pueden dejar de tener un impacto en la economía kazaja. En esta situación, exigir que el país se distancie de Occidente de cualquier manera solo crearía más problemas por todas partes.
 
En cualquier caso, el escenario hipotético de alejar a Occidente de Kazajistán no significaría necesariamente que Rusia pudiera ocupar el vacío resultante. Lo más probable es que Moscú simplemente esté ayudando a China a convertirse en una potencia aún más influyente en Asia Central.
 
Por lo tanto, es mucho más probable que Rusia no intente establecer nuevas ventajas sobre Kazajistán además de las que ya tiene. Al igual que antes, se pueden esperar desacuerdos menores entre los dos países, sobre el estado del idioma ruso, por ejemplo, que sigue siendo un idioma oficial en Kazajistán a pesar de los intentos de promover el idioma kazajo, pero nada más serio.
 
Kazajstán es lo suficientemente rico como nación para poder determinar su propia política exterior. Ya se ha hablado mucho de las señales que Tokayev está dando a través de sus nombramientos de personal: Askar Umarov, el nuevo ministro de información y desarrollo público, es conocido por sus comentarios rusofóbicos, mientras que al mismo tiempo se nombró a un ruso étnico, Roman Sklyar al influyente puesto de primer viceprimer ministro por primera vez en dos décadas. Este balance sugiere que no habrá cambios en la política exterior de Kazajistán en este nuevo capítulo de la historia del país; la alianza con Rusia es más fuerte que nunca, pero no pone en duda la soberanía de Kazajistán.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com