Repensar, ajustar y actualizar: las relaciones Rusia-India
Escrito por Jonathan Benavides | @J__Benavides   
Miércoles, 08 de Diciembre de 2021 04:52

altAl momento de la visita que el presidente ruso, Vladimir Putin, realice a la India durante esta semana, será

uno de los dos únicos viajes al extranjero que haya realizado durante 2021, siendo el otro su reunión de junio con el presidente estadounidense Joe Biden en Ginebra. Putin se saltó tanto el G20 como la COP26; un viaje esperado a China fue reprogramado debido al COVID. Sin embargo, el líder ruso ha decidido viajar a Nueva Delhi. Es de esperar que este paso sea más que un mero simbolismo en las relaciones tradicionalmente cálidas entre Rusia e India y no simplemente una señal de que en un momento de relaciones cada vez más tensas con Occidente, Rusia tiene amigos importantes en otras partes del mundo. Aun así, incluso si las relaciones de Rusia con India son buenas, para que sean grandes, se necesita un gran esfuerzo.

La edición de julio de 2021 de la Estrategia de Seguridad Nacional de Rusia describe las relaciones con Nueva Delhi como una “asociación estratégica privilegiada especial” y las analiza en el mismo párrafo que las relaciones ruso-chinas. La química personal entre Putin y el primer ministro indio, Narendra Modi, es excelente. Recientemente, Modi ha demostrado el interés de la India en proyectos económicos en el Lejano Oriente de Rusia, extendiendo así la política “Mirar hacia el Este” de Nueva Delhi hasta Vladivostok. A pesar de las objeciones de Washington, India ha seguido adelante con la compra de sistemas de defensa aérea S-400 de fabricación rusa, que se entregarán antes de fin de año. Modi es también uno de los cuatro líderes extranjeros que han sido galardonados con la máxima condecoración de Rusia, la Orden de San Andrés. Los rusos comunes ven a la India como un país amigable y confiable con el que su propia nación tiene una relación prácticamente libre de problemas. Por su parte, la mayoría de los indios consideran a Rusia como un amigo probado que en el transcurso de los setenta y cinco años de independencia de la India nunca ha causado un daño estratégico a su país.

Sin embargo, los problemas se acumulan en muchos frentes, lo que requiere que los líderes de India y Rusia reconsideren, ajusten y mejoren la relación para adecuarla al entorno del siglo XXI. En términos geopolíticos globales, el problema principal es que Moscú y Nueva Delhi, amigos tradicionales y aliados desde hace mucho tiempo, ahora se encuentran cada vez más estrechamente vinculados a dos superpotencias rivales, China y Estados Unidos. Además, las relaciones de India con China después de los enfrentamientos fronterizos de 2020 en el Himalaya, y las de Rusia con Estados Unidos desde la crisis de Ucrania de 2014, pueden describirse como confrontación. Por lo tanto, en una situación en la que sus mejores amigos se unen a sus peores enemigos, la tarea principal tanto para Nueva Delhi como para Moscú es proteger la asociación estratégica indo-rusa del contexto global más amplio y cada vez más adverso.

En términos geoeconómicos, a pesar de la cooperación en curso en áreas que van desde la energía nuclear hasta el espacio exterior y el Ártico, sin mencionar el desarrollo y la producción de armamentos, la debilidad obvia de la relación indo-rusa son sus volúmenes comerciales pequeños y estancados. Con Estados Unidos y China, a pesar de la mala relación política con este último, India, una economía en rápido crecimiento, cotiza por una suma de $ 100 mil millones cada uno, mientras que el comercio con Rusia todavía languidece alrededor de $ 10 mil millones. Una vez más, la razón es evidente: mientras que el 85% de la economía de la India está ahora en manos privadas, los lazos económicos indo-rusos todavía se basan en acuerdos de gobierno a gobierno. Después del colapso del viejo modelo de relaciones económicas entre la India y la Unión Soviética en 1991, los volúmenes comerciales se desplomaron. La URSS solía estar entre los tres principales socios económicos de la India.

Aun así, Rusia se mantiene fuerte en algunos nichos importantes, sobre todo en la cooperación técnico-militar. Desde la primera compra de aviones de combate Mig-21 de India en 1962, el comercio de armas ha sido la piedra angular de las relaciones bilaterales. Sin embargo, el creciente deseo de la India de diversificar sus importaciones de armas y, recientemente, su clara intención de desarrollar y producir sistemas de armas por sí misma, han provocado una caída en la participación de Rusia en el mercado de armas de la India. Como resultado, la participación de Rusia en ese mercado se ha reducido a poco menos del 50 por ciento. Cada vez hay una competencia más fuerte de Europa y más aún de los Estados Unidos.

A pesar de su supuesto giro hacia Asia, las élites rusas actuales siguen siendo eurocéntricas hasta la médula y tienen poco tiempo para India. Las corporaciones estatales de Rusia y los actores comerciales privados encuentran mucho más fácil y más rentable hacer negocios con China que con India. Los medios de comunicación rusos tienen poca presencia en la India y hacen un trabajo mediocre al explicar las políticas de la India a sus audiencias. El público ruso tiene un conocimiento y una comprensión muy limitados de lo que sucede en la India. Los contactos turísticos y culturales se han ido recuperando en los últimos años, pero la pandemia los ha limitado gravemente. Un esfuerzo por revivir la práctica de invitar a estudiantes indios a estudiar en universidades rusas, después de un comienzo inicialmente prometedor, también ha sufrido restricciones relacionadas con el COVID.

Irónicamente, las élites de la India también están centradas en Occidente, pero a diferencia de las de Rusia, también se inclinan hacia Occidente y se centran particularmente en los Estados Unidos. Su ambición es convertirse en parte de la élite mundial. Para ellos, Rusia no es una prioridad y el interés por ella es escaso. Los medios indios prácticamente no tienen corresponsales en Rusia. Para cubrir temas relacionados con Rusia, los editores de medios de la India generalmente se basan en informes y análisis occidentales, en su mayoría estadounidenses y británicos, que son muy críticos con las políticas rusas. Es revelador que el vibrante sector tecnológico de la India tenga muy pocos contactos con Rusia y los rusos.

Todos estos problemas son demasiado grandes para ser resueltos en una sola y breve visita presidencial. Sin embargo, no deben ignorarse si la asociación estratégica indo-rusa ha de estar a la altura de su nombre en la próxima década. Los rusos deben dar un paso atrás y decidir qué es lo que quieren de la conexión con la India, cuáles son las oportunidades y los obstáculos para este estado deseado de relaciones, y qué se debe hacer para lograr sus objetivos. Desde esta perspectiva, tres acciones son de importancia central para Rusia a medida que avanza por este camino: repensar, ajustar y mejorar.

Repensar significa, sobre todo, ver la India tal como es y hacia dónde se dirige. Demasiados en los círculos de élite rusos todavía consideran a la India como el país del tercer mundo que fue durante el apogeo de la amistad entre la India y la Unión Soviética en las décadas de 1960 y 1980. Es evidente que esas personas se han perdido el asombroso éxito económico y tecnológico de la India de las últimas tres décadas. Como resultado, Rusia no debe esperar que su gran vecino en Eurasia actúe como una nación no alineada que mira hacia adentro, que mantenga un perfil bajo en las relaciones internacionales y se comporte como una potencia media. En cambio, los rusos deberían reconocer el nuevo estatus y la autoimagen de India como una gran potencia, su enfoque en el rápido desarrollo económico y su ambición de convertirse en una potencia económica mundial y líder en tecnologías modernas.

Por lo tanto, un replanteamiento requiere un estudio mucho más detenido de la India moderna y una comprensión más profunda de esa nación vasta y altamente compleja, que se está elevando al nivel de una potencia mundial. Esto se puede lograr apoyando los estudios de la India y el sur de Asia en Rusia; ampliar la cobertura mediática de los acontecimientos políticos, económicos y diplomáticos de la India; y promover los lazos científicos, educativos y culturales, así como el turismo y otras conexiones entre pueblos.   

Ajustar significa tener en cuenta todas estas realidades en el desarrollo de la propia estrategia de Rusia hacia la India, algo que no existe actualmente. Está claro que cultivar y desarrollar la asociación estratégica debe seguir siendo el objetivo general de esta estrategia aún por diseñar. Sin embargo, la asociación debe estructurarse y diseñarse como una de iguales, con Moscú abandonando todos los vestigios residuales de sus actitudes anteriormente a veces condescendientes hacia sus contrapartes indias.

En el nivel conceptual, Rusia necesita echar un segundo vistazo a la estrategia del Indo-Pacífico de Nueva Delhi. Un diálogo estratégico en profundidad con Nueva Delhi sobre ese tema podría disipar la actitud actualmente negativa y sospechosa de Moscú hacia la estrategia. Los rusos deben aceptar que las ideas de Nueva Delhi tienen fuentes y objetivos diferentes a los de la estrategia de Washington con un título similar. Esencialmente, la nueva estrategia de la India es una continuación lógica de su política “Mirar hacia el Este”. Del mismo modo, Moscú podría aumentar la confianza mutua con Nueva Delhi trabajando y disipando pacientemente las preocupaciones de la India con respecto a los lazos estratégicos de Rusia con China y su cooperación situacional con Pakistán.

Estas discusiones aclaratorias podrían allanar el camino para involucrar a Nueva Delhi en un diálogo estratégico sobre la Gran Eurasia, que es el marco estratégico para el enfoque de Moscú. Se podría considerar ampliar el concepto geopolítico tradicionalmente continental de Rusia agregando un elemento marítimo que cubra los mares y océanos que bañan Eurasia. A los efectos de un diálogo geopolítico con India, las áreas relevantes podrían incluir el Ártico, el Pacífico y el Océano Índico, desde Murmansk hasta Mumbai. Del mismo modo, la estrategia de la India, que hasta ahora se ha formulado predominantemente en términos marítimos, podría adquirir una dimensión continental, comenzando por Afganistán, Asia Central e Irán. Crear sinergias entre las estrategias de Moscú y Nueva Delhi en ambos dominios podría ser una propuesta tentadora.  

Sobre esta base, Moscú debe comprometerse más estrechamente con Nueva Delhi a medida que desarrolle aún más la idea de una asociación de la Gran Eurasia. Mantener asociaciones estratégicas con India y China a nivel bilateral y trilateral (RIC) es crucial para la estabilidad geopolítica general en Eurasia. Rusia, que no tiene la ambición ni los recursos para dominar la Gran Eurasia, podría desempeñar un papel clave en el mantenimiento del equilibrio euroasiático, lo que requiere la comprensión ruso-indo-china. Si bien es realista sobre sus socios y sus complicadas relaciones, Rusia debe facilitar de manera proactiva los esfuerzos para un mejor entendimiento entre Nueva Delhi y Beijing, y promover la interacción positiva entre las tres grandes potencias. Esa interacción también es necesaria para colaborar con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), un aspecto clave de la Gran Asociación Euroasiática. Es aún más necesario para la construcción de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) como una plataforma de diálogo a nivel continental.

Además, unas relaciones estrechas con Nueva Delhi ayudarían a Moscú a comprometerse pragmáticamente en cuestiones de Eurasia/Indo-Pacífico con Washington y Tokio, que están vinculados con Nueva Delhi a través del Diálogo Cuadrilátero de Seguridad. Por mucho que India considere útil la asociación de Rusia con China para gestionar sus propias relaciones con Beijing, Moscú podría utilizar sus estrechas relaciones con Nueva Delhi para influir diplomáticamente en la agenda del Indo-Pacífico. India, que está realmente interesada en una mejor relación entre Rusia y Estados Unidos, podría ser útil aquí. A nivel mundial, Rusia se beneficiaría de una interacción más estrecha con la India no solo dentro de los BRICS, sino también en las Naciones Unidas.

En una serie de cuestiones regionales, desde Afganistán hasta el Golfo Pérsico y el Medio Oriente en general, la India debe ser tratada como el interlocutor y socio privilegiado de Rusia. Dejar de lado a Nueva Delhi, como ha sucedido ocasionalmente en las discusiones sobre Afganistán, nunca debería volver a suceder. Los nuevos problemas globales, desde la propagación de pandemias hasta el cambio climático y la transición energética, abren nuevas áreas amplias para la cooperación entre Rusia e India, incluso cuando requieren una gestión cuidadosa de las diferencias. La participación temprana entre ellos favorecería los elementos cooperativos sobre los competitivos y permitiría trazar un enfoque coordinado de lo que se han convertido en cuestiones vitales para la comunidad mundial.

Mejorar significa elevar las relaciones de Rusia con India al nivel de su otra asociación estratégica, con China. Esto no significa que las relaciones entre Moscú y Nueva Delhi deban parecerse a las de Moscú y Pekín. Las dos relaciones son muy diferentes, al igual que el contexto más amplio en el que operan. La idea es, sobre todo, explorar y explotar las oportunidades económicas, sin las cuales las relaciones con la India siempre quedarán rezagadas con respecto a las de China. Ha habido muchos intentos de expandir los lazos económicos indo-rusos, pero el progreso en esa dirección ha sido dolorosamente lento.

La mayoría de estos esfuerzos han seguido el camino trillado de los contratos de gobierno a gobierno, que no debe abandonarse. Una oportunidad que se tiene a la mano que es verdaderamente única es la profundización de la cooperación técnico-militar. Durante décadas, Rusia ha sido el principal proveedor de sistemas de armas para el ejército indio. Por su parte, la India se toma en serio la tarea de seguir adelante con el modelo “Made in India”. También tiene mucho más que ofrecer en términos de tecnología avanzada, particularmente en la esfera de la información. Ha habido varios ejemplos de desarrollo y producción exitosos de armas ruso-indias, como el misil BrahMos. En comparación con otros productores de armas, Rusia es más flexible a la hora de colaborar con otros. Este es probablemente el camino a seguir.   

Hay que ser realista. Las economías de India y Rusia siguen siendo mucho menos complementarias que las de China y Rusia. Las comunidades comerciales de Rusia e India están en gran parte desinteresadas en los países de cada uno, donde ven pocas oportunidades para ellos. Esto solo puede cambiarse mediante un esfuerzo conjunto en el pensamiento creativo. En su inminente reunión (para el momento en el cual escribimos estas reflexiones), el presidente Putin y el primer ministro Modi deben estimular tal esfuerzo ordenando que se lleve a cabo un estudio en profundidad de las áreas potenciales de cooperación a tiempo para su próxima reunión anual.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com