Se necesitan supermujeres
Escrito por Bernardo Kliksberg   
Miércoles, 09 de Septiembre de 2009 08:42

altLas mujeres se han integrado masivamente al mercado laboral en América Latina. El 53% trabaja, y en las mujeres de 20 a 40 años, el 70%. Contribuyen fuertemente al Producto Bruto Nacional, y a los ingresos familiares. Así en las familias en que la mujer no trabaja en las áreas urbanas de Brasil la pobreza es 38%, en las que trabaja 28%, en Argentina, 30% vs. 18%.

Pero al mismo tiempo que trabajan, las mujeres siguen a cargo casi total de las tareas domésticas, de los niños, y de la protección de los mayores y discapacitados. Las horas semanales que dedican a quehaceres del hogar son cuatro veces mayores que las de los hombres. En México, por ejemplo, 50 vs. 10, son las responsables del hogar trabajen o no trabajen.

Todo ello lleva, como lo plantea un sólido y muy documentado informe sobre "Trabajo y Familia" que terminan de producir la OIT y el PNUD, a muy fuertes tensiones diarias. Tienen una doble jornada de trabajo.

Además las percepciones culturales dominantes no ayudan. Se desvalorizan las tareas domésticas, y se tiende a ver los trabajos de las mujeres como una actividad secundaria, y un complemento del ingreso familiar a pesar de que nada de eso es real. Las mujeres están en realidad a cargo de la "economía de cuidado", como la llama el informe, que es fundamental para que la sociedad funcione, y las familias existan, y sus aportes laborales y de ingresos son bien relevantes.

A lo anterior se suma la subsistencia a pesar de avances, de la discriminación de género en las empresas. Las mujeres ganan un 30% menos que los hombres, y tienen menos del 10% de los puestos ejecutivos. En crisis como la actual, son más despedidas o sus sueldos ajustados. Asimismo, son más altos sus porcentajes en la economía informal que los de los hombres, lo que hace que tengan mayor precariedad laboral, y menor cobertura social.

Aun en planos donde hay consenso social total, como la necesidad de proteger a la maternidad, en la mayoría de los países de la región las licencias son inferiores a las 14 semanas fijadas en el Convenio Internacional 183 aprobado por la OIT en el 2000.

La dificultad de conciliar trabajo y hogar explota finalmente en la salud de las mujeres, su agotamiento, una vida dura. En los hogares de clase media ello se atenúa apelando a las trabajadoras domesticas, el sector peor pagado y menos protegido del mercado de trabajo, que como señala el informe: "padece precarias condiciones de trabajo y en muchos casos todas las desventajas del trabajo informal".

Hay soluciones. Si la equidad de género y la familia realmente importan el Estado debe invertir en servicios públicos de cuidado a los niños, y apoyar a los hogares para cuidar a los mayores como lo está haciendo en países como España; la empresa privada debe apoyar a la mujer en conciliar trabajo y familia, la protección a la maternidad debe ser más amplia, y hay que distribuir mejor las tareas del hogar. Es urgente, como proponen OIT y PNUD, considerar "la conciliación entre los ámbitos laboral y familiar" una prioridad pública. No es un tema de la mujer, compete a todos.

(*): Director del Fondo España-PNUD "Hacia un desarrollo integrado e inclusivo en América Latina"

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com