Bullying a los corruptos
Escrito por Pablo Aure | @pabloaure   
Lunes, 15 de Mayo de 2017 15:05

altMientras la ira del régimen no se hace esperar contra los que a diario salen a manifestar su descontento acá en el país,

los venezolanos que están en el exterior han decidido perseguir a los enchufados y a sus hijos para cantarle en su cara que se mantienen fuera de nuestras fronteras con dinero producto de la corrupción. Es difícil tratar de desarrollar este tema, pues jamás podemos justificar reacciones violentas contra nadie, ni fomentar el odio, pero resulta casi imposible no sentir impotencia cuando vemos que alguien disfruta de un bien que nos han robado.

¿Hay delito?

Cacerolear o rechiflar a alguien en cualquier parte del mundo civilizado no debe ser considerado delito, siempre y cuando esas acciones no vayan más allá que consignas y recriminaciones por determinados hechos, esto es, no pasar al roce físico. Freddy Guevara, dirigente de Voluntad Popular escribió un tuit que prendió la polémica en las redes, en el cual señaló que “no es correcto acosar a los hijos de funcionarios” Muchos los criticaron pero otros tantos lo defendieron argumentando que los hijos no pueden cargar con las culpas de sus padres. Lo cual es correcto. A un hijo no le pueden juzgar por los hechos de sus padres. El asunto se complica, cuando el hijo es mayorcito y conoce muy bien de dónde pudo haber salido el dinero con el que su padre le da los gustos en el exterior.

¿Cómo decirle a un venezolano que no proteste contra fulano o mengano porque él no tiene la culpa de que su padre sea un ladrón y, más si ese venezolano que participa en esas protestas se ha tenido que ir de su país a pasar trabajo en tierras lejanas porque, o está perseguido o, busca mejores oportunidades debido a que el papá de ese muchacho al cual ahora persiguen para hacerle “bullying” ayudó a destruir la nación metiéndole la mano al erario público para comprar mansiones en el exterior y mandar a sus hijos a estudiar en las mejores universidades del mundo?

No es fácil permanecer callado ante hechos evidentes. Que se entienda bien, ese muchacho que cuando lo ven en el exterior lo pitan y le dicen lo que de la indignación le salga al que lo increpa, es de la misma edad que los miles de jóvenes que vemos a diario tragar gas lacrimógeno, recibir palizas de la policía, de colectivos y de la Guardia Nacional, que le han ocasionado cicatrices o lesiones incurables y en muchos casos han encontrado la muerte luchando por un país mejor; es decir no es un muchachito inocentico. Él disfruta fuera de Venezuela del producto de lo robado por su padre, mientras que el de acá, lucha por un ideal de perseguir un mejor país, ese que el padre del “acosado” ha destruido. Siendo esto así, hay que estar de acuerdo en aquella máxima que nos han enseñado que los hijos no deben soportar las cargas de las malas acciones de sus padres, pues entonces, que no soporten ninguna carga, esas maletas llenas de dólares las deberían devolver para poder comenzar a hablar de perdón. El ladrón que se confiesa de haber robado, si no devuelve lo robado sigue estando en pecado.

El contraste

Cuando me dicen que fulanita de tal, hija del galáctico está estudiando en Francia y vive en un apartamento costosísimo no puedo dejar de pensar en el trabajo que pasan nuestros estudiantes, que si no es por el comedor universitario muchas veces no pueden comer. Cuando averiguo lo que cuesta un pasaje para Australia y lo costoso de la vida allá como no imaginarse las miserables becas que reciben nuestros estudiantes que tampoco tienen como ir de su casa a la universidad ni de la universidad a su casa si no tuviéramos el transporte universitario que cada vez está más destartalado.

Comprendo y comparto eso de que no debemos acosar a los hijos de los funcionarios, pero ¡por Dios! tampoco es normal verlos sin hacer nada cuando nos estrujan en la cara lo que sus padres se han robado y ahora lo disfrutan ellos. Acaso podemos creer que están engañados imaginando que esa fortuna fue producto de una pensión de teniente coronel, o del sueldo que al cambio recibe el papá, que en circunstancias normales no supera los cincuenta (50) dólares mensuales.

¿Ese joven o esa joven descendiente de enchufado, desconoce el hambre que están pasando sus compatriotas venezolanos? ¿Sabrá esa gente que en el país hay muchísimas personas que se acuestan sin comer, o que se mueren por no tener como comprar un medicamento, o que en las universidades los laboratorios no tienen reactivos para poder hacer las investigaciones, y en fin que estamos en ruinas mientras ellos se dan la gran vida, o que aquí en Venezuela nos matan y meten preso cuando nos atrevemos a protestar? Es difícil quedarse como si nada, pienso que hay que recordarle a estas personas que viven a cuerpo de rey a costa del hambre y la miseria en la que se encuentra Venezuela, que lo que se robaron tienen que devolverlo, quizá con eso recuperaríamos todos los hospitales, surtiríamos todos los supermercados de alimentos, dotaríamos y renovaríamos la flota de autobuses de nuestras universidades, le pudiéramos dar una pensión digna a los viejitos, inclusive, hasta los cuerpos de seguridad civiles y militares tuvieran mejores comedores, se mejoraría el sistema eléctrico, carreteras, en fin, con esos miles de millones de dólares que se han llevado, muchísimas cosas materiales se recuperarían en el país. Faltaría lo más importante, la recomposición social, la siembra de valores, reparar el peor daño que nos han causado y esto calro que pasa por denunciar lo que es ética y penalmente incorrecto.

Pienso que las puertas de la reconciliación tenemos que abrirlas, para eso es necesario la justicia y el perdón, pero siempre es imperioso que exista el propósito de enmienda, para así poder aspirar a la reconciliación nacional.

Doble moral

Por último, y para seguir con el tema del boicot, eso no solo se debe limitar a los que están en el exterior sino a los que aquí mismito hacen negocios con el régimen y forman sus jolgorios y conspicuos representante de la oposición aparecen disfrutando del dinero que ellos saben es producto de la corrupción. Se pasean en yates, aviones o en carros lujosos de quienes están en desfalcando a Venezuela pero dicen ser de “oposición”, o sea, criticamos lo que convalidamos con esa permisividad. Debemos ser coherentes.

Ahora sí, para finalizar, ¿cómo es eso que nos limitamos solo a protestar y rechiflar a los hijos de los enchufados pero no les decimos nada a los representantes de esos países que les abren las puertas para que gasten lo que se han robado aquí en Venezuela? Me consta que muchos muchachos, con aquilatados principios y valores y, muy bien formados académicamente, han querido irse, por ejemplo, a Estados Unidos para buscar oportunidades en ese país, pero le han negado la visa porque no pueden justificar su manutención, sin embargo le abren los brazos a los que ellos saben han devastado a Venezuela. Doble moral. Difícil lo que vivimos y hoy más que nunca debemos comprender que de esto saldremos los venezolanos, no contemos con más nadie, cada país apuesta a sus intereses particulares y no al de los pueblos sufridos.

Señores: a seguir tendiendo puentes con los militares antes que terminen de destruir lo poco que queda de institucionalidad en algunos componentes de la FAN. No para que den un golpe de Estado sino para que no sigan prestándose para la destrucción de nuestra amada Venezuela.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com