Carta abierta a su Santidad el Papa Francisco
Escrito por Jim Morantes | @jimmorantes   
Viernes, 12 de Mayo de 2017 06:41

altCon profundo amor, respeto, consideración  y admiración, espero que el despertar Cristiano sea el norte y la visión a concretar,

predominando siempre el amor, la verdad, la familia, la paz, el respeto, la confraternidad, el perdón, la unión, la responsabilidad y la cordialidad, “Así dijo Jehová: Guardad derecho, y haced justicia: porque cercana está mi salvación para venir, y mi justicia para manifestarse” (Isaías 56,1), por ende obviar la cruda realidad con la lupa de la discrecionalidad funcionarial, al pretender negar la nefasta situación de millones de venezolanos, justificando por omisión óptica la miseria, el hambre, la muerte, el desempleo, la escasez de todo (alimentos, medicinas, repuestos, insumos, maquinarias y equipos, etc) y principalmente  de valores humanos, éticos, cívicos, morales y territoriales, sin lugar a dudas acelera la degradación y propaga la inseguridad ciudadana con la excusa de guerra económica, la cual no tiene sentido y de existir proviene de las erróneas políticas públicas,  implementadas por el gobierno nacional en materia económica.

La actuación gubernamental del cancerígeno socialismo del siglo XXI, responsable de silenciar los sueños e ilusiones de hombres honestos y trabajadores, de inocentes almas desamparadas a la merced de la corrupción y conducidos por la anarquía, desgastan la calidad de vida, “el sol se convertirá en tinieblas; y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová”  (Joel 2,31); las cúpulas del socialismo mienten a diario para mantenerse en el poder, los enchufados manipulan la información confundiendo a la colectividad, dando cabida a la dañina censura y autocensura.

No efectuar las elecciones regionales vencidas desde hace un año y pretender desarticular  la Asamblea Nacional por "desacato", es parte del plan de no querer contarse en democracia, el anuncio de una constituyente, distrae la atención a la realización de elecciones de gobernadores, alcaldes, diputados a los consejos legislativos regionales y concejales, tal demora mutila, roba y flagela la esperanza de las futuras  generaciones, porque se usurpa la identidad social que se expresa en votación, universal, directa, secreta y uninominal. “Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” (Daniel 12,1)

No reclamar con la fortaleza necesaria e insistencia requerida el Esequibo o la Zona en Reclamación, más de 159000 km2 de territorio patrio, vulnera la soberanía, no resguardar consciente, pública ni ecológicamente el arco minero, oprime el legado ancestral indígena y menoscaba el sentido independentista; castigar la disidencia y humillar al prójimo, no debe ser visto como algo bueno, ni digno de admiración, al contrario es vital el despertar “y levantado los ojos al cielo, gimió, y le dijo Efata, es decir, Sé abierto. Al momento fueron abiertos sus  oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien” (Marcos, 7, 34 y 35);  por ende la Santa Iglesia católica desde Roma, cuando aplica la omisión de la aparente no intromisión institucional, apoya la verosimilitud contraria al deber ser, sentenciando al ser.

Al aplicar la ambivalencia moderna para convalidar lo que no debe ser ni puede hacerse, ni mucho menos tolerarse, da cabida a la injusticia, tal actitud permite que el demonio en la tierra siga actuando con impunidad, no hay que olvidar jamás que el mal tiene que cuestionarse, combatirse, vencerse y erradicarse, doblegando las tinieblas con la luz divina de la justa inmortalidad. “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del señor”. (Pedro 2,1,2 y 3)

Finalmente espero que usted como latinoamericano, conocedor de nuestra idiosincrasia, “y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia e inteligencia” (Jeremías 3,15), escuche el clamor del pueblo y de la iglesia venezolana. El Vaticano tiene el irrestricto compromiso histórico de pronunciarse en contra de la barbarie, porque Lucifer fue vencido y desterrado.     

 Lo que está mal no puede ser justificado ni permitido, la libertad es la base de la humanidad y tenemos que levantar la voz ante la desigualdad, “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9,13), tener el valor requerido a pesar del temor infundido por la violencia, proporcionada desde las tinieblas, esa desproporcionalidad de aparente desigualdad es combatida con la fuerza del bien y la sabiduría de Jesucristo, quien nos da la fortaleza necesaria para seguir adelante con la esperanza de vivir con dignidad.

Desde la ciudad de las nieves eternas y de los caballeros.

Atentamente,

Jim Morantes.

Un venezolano que ama profundamente a su país

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com