“Aquí no se habla mal de….”
Escrito por Alexis Aponte | @alexisaponte14   
Martes, 14 de Febrero de 2017 03:03

altEn Venezuela estamos en un punto en el cual tenemos que preguntar de qué podemos hablar. 

Cuando comienzas a no hablar para no meterte en problemas ya eso es un signo de una libertad de expresión limitada. El no comentar o criticar algo es un retroceso en el intercambio de información y conocimiento. También es cierto cuando comienzas a prohibir, es porque lo prohibido existe o su potencial de ser es evidente.

“Aquí no se habla mal de Chávez.”, cartel que el vicepresidente del PSUV sugirió, y por lo tanto es una orden, colocar en todas las dependencias públicas, y así reducir los comentarios negativos que los ciudadanos y funcionarios  hacían y hacen sobre el ya nombrado. Uno se pregunta: ¿Qué manera de acabar con un rumor público?   ¿Ustedes se imaginan, que en la Asamblea Nacional se consigan carteles que digan: “Aquí no se habla mal de Julio Borges” Eso lo llaman una reducción al absurdo.

Con una declaración crees que eliminas la murmuración. ¡Si pudiéramos hacer eso en economía! Podríamos eliminar con un decreto el rumor que se teje alrededor de los mercados financieros.

“Aquí no se habla mal de Odebrecht”. Esta semana se puede leer que en el estado Zulia detuvieron a cuatro personas (dos periodistas brasileños y dos venezolanos), que estaban haciendo periodismo de investigación sobre el caso de corrupción llevado a cabo por Odebrecht a nivel mundial, en doce (12) países y por más de 800 millones de dólares. A ésta empresa la están investigando en casi todo el mundo, menos en Venezuela. Los periodistas extranjeros deben estar en vías de deportación y esperamos que liberen a los venezolanos.  ¡No se puede hablar mal de Odebrecht!.

“Aquí no se habla mal de Rafael Ramírez”. La Asamblea Nacional como producto de una investigación sobre la administración del señor Rafael Ramírez en su larga  gestión de PDVSA, hizo acusaciones sobre supuestas malversación de fondos públicos. El señor Ramírez recurrió al  TSJ, quien en sentencia declaró con lugar y a su favor, dejando sin efecto la investigación iniciada por el parlamento y desestimando cualquier imputación al respecto. Sobran las palabras.  

“Aquí no se habla mal de...” del CNE, líderes del partido del gobierno han solicitado públicamente sanciones contra diputados y líderes opositores que se han pronunciado en contra de los rectores del CNE. El delito es solicitar que se haga el  Referéndum Revocatorio, que se realicen elecciones de gobernadores y alcaldes. En fin, que se cumpla con la Constitución.

“Aquí no se habla mal de…” a éste capitán no lo voy a nombrar. Si un periódico se hace eco de investigaciones que se realizan en el exterior, sobre corrupción, lavado de dinero, tráfico de estupefacientes o cualquier otro delito, las consecuencias no se hacen esperar; demandas, prohibición de salida del país y a lo mejor cárcel. Una cosa es informar y otra acusar a alguien de un delito.

Como colofón de la columna, en este país no se puede hablar mal de nada relacionado con el gobierno, cualquier comentario de ese tenor, corre el riesgo de ser calificado de:  “traidor a la patria”, “subversivo”, “colaborador del imperio” o cualquier otra etiqueta, que bien podría significar una sentencia de cualquier tipo.

Hay tantas cosas que tienen que ser objeto de comentarios  necesarios  para que las instituciones públicas y privadas mejoren en su servicio: la necesidad de estadísticas económicas, financieras y sociales, para hacer planes, sugerencias y aplicar correctivos. Auditar la gestión de todos los funcionarios públicos, ya que es una manera de combatir la corrupción que socava la gobernabilidad del propio gobierno. Denunciar las obras inconclusas por empresas y empresarios inescrupulosos, que mediante sobornos con funcionarios públicos, han estafado a la Nación. En fin, se podría hacer un rosario de hechos que en una democracia participativa, tendrían  que ser debatidos, investigados y sancionados si diere a lugar.

Menos mal,  que de los muertos no hablo…. !Ah!,   se me olvidaba no puedo nombrar el precio del paralelo…

alt

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com