Ferias sin Ley (A propósito de las Ferias del So)
Escrito por Antonio José Monagas | @ajmonagas   
Martes, 28 de Febrero de 2017 01:43

altCuando las bajas pasiones toman por asalto las realidades sociales, desaparece el esplendor de la vida pues se embotan los esfuerzos y se relajan los momentos.

De ahí aquel dicho popular que reza: “dale migajas a un pueblo hambriento y se desquiciará su conciencia”. De ello resultará una aborrecible contracción de la noción de ciudadanía hasta convertirla en nauseabundos despojos. Sólo que de los mismos, se aprovechará todo gobierno fachoso de una gestión pública en forzado curso, en su desesperación por ensanchar su poder político. 

Problemas de esta índole, degeneran no sólo en tragedia moral. También de naturaleza fáctica afectando toda una comunidad. Aunque debajo de tan nebulosas realidades, se encuentra emplazada la manoseada estrategia política de “pan y circo” que suele emplear todo gobierno soliviantado por vulgares apetencias. Es el caso del gobierno venezolano. De esa manera, hace posible apaciguar y distraer la atención de la población mediante la presentación de espectáculos emplazados con el fin de mantener la gente ocupada en cuestiones que sólo emborrachan aspiraciones y zarandean actitudes.

Cuando ante problemas sustantivos, un gobierno se entrega por completo a organizar y producir actos de características feriales, es porque en su intención reposa la idea de privar al pueblo de sus razones para expresar sus disgustos. Esa misma población se envicia tanto, que hasta hipoteca su malestar social, político o económico por fiestas que le induzcan el olvido necesario conveniente a los intereses del gobierno. Esto no es otra cosa que “pan y circo”. O “pan y fútbol”, como le llaman en otros países. Pero que bien acá, podría hablarse de “pan y toros”.  O lo que significa una aviesa manipulación y depravada banalización y degradación de valores cívicos que, en otra coyuntura, sustentarían la moral y el civismo como recursos políticos capaces de despertar conciencia y exaltar razones de crítica ante cualquier género de dificultades. 

Es pues contraproducente que en el centro de la crisis de acumulación y del otro tipo de crisis de dominación que agobia al venezolano, todavía hay quienes siguen convencidos de que estas distracciones públicas tienen el acento de una gestión gubernamental con sentido social compensatorio. De manera que resulta lamentable que el pueblo haya desarrollado una adicción a recibir favores políticos en forma de fiestas y ferias. O que en nombre de santos, vírgenes o bondades de la naturaleza, depusiera sus deberes de ciudadanía lo cual ha llevado a convertir el país, desde sus ciudades y poblaciones, en burdos motivos para justificar a duras penas, ferias sin ley.


blog comments powered by Disqus
Última actualización el Martes, 28 de Febrero de 2017 07:46
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com