De Nona Coquito y Nona Sombrerito
Escrito por Antonio José Monagas | @ajmonagas   
Martes, 07 de Febrero de 2017 00:00

altLa tradición es un valor que ha venido desvaneciéndose en los últimos tiempos.

No sólo a consecuencia de la transculturación que se ha dado en el marco de crudas dinámicas sociales devenidas en procesos de contracción familiar. También, como resultado de la polarización a la que ha llevado la crisis política que en la actualidad ha deteriorado situaciones primadas por la solidaridad, la reciprocidad y la condescendencia sobre la cual debe descansar el respeto a la familia. 

Este problema no es únicamente de incumbencia local o regional. También lo es nacional. Y posiblemente, afecta otras sociedades que, como la venezolana, basó el concepto de familia en la reunión permanente de todo el conglomerado que iba consolidándose alrededor de costumbres venidas de un pasado caracterizado por la práctica de valores humanos y sublimes sentimientos.

Vivir el recuerdo de los abuelos, resulta una experiencia con la fuerza emocional necesaria para trasladar el imaginario a momentos que no por añosos, dejan de ser aleccionadores y referencias validas frente a la actualidad. O como en Mérida y en los municipios fronterizos con Colombia, le dicen a los abuelos: nonos. Pero la influencia italiana no sólo consintió que desde principios del siglo XX, esa palabra sirviera para exaltar la figura de los abuelos. También, tan hermosa palabra fue cauce para afianzar el cariño, respeto, admiración, obediencia y consideración a tan importantes personajes, fundamentos vivenciales de la noción de familia, tanto como de su movilidad en todas las esferas de la vida.

Traer a colación el nombre de dos matronas merideñas, Nona Coquito y Nona Sombrerito, es el reflejo del sentimiento de unidad que, en todos los ámbitos familiares, estas abuelas favorecieron con su presencia y su palabra. En síntesis, este recuerdo de tan hermosos y queridos personajes, propios de la andinidad más auténtica, hacer ver que la vida del ser humano depende de las personas con quienes se establecen relaciones de amor, confianza y apoyo. Y casi siempre, son los abuelos esos personajes que han estado y estuvieron ahí para apalancar toda situación donde su mano tenía cabida y representaba la reivindicación de los mejores valores y más profundos sentimientos. Por eso, vale honrar el recuerdo de los abuelos. 

Sirva esta disertación, como una modesta forma de dignificar la vida dos abnegadas mujeres nacidas en los fríos parajes de las montañas merideñas. Es decir, de Nona Coquito y Nona Sombrerito.
 

blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com