Pena ajena
Escrito por Nicomedes Febres (médico/politólogo)   
Jueves, 02 de Marzo de 2017 07:08

altEn enero del año 2000, luego de la aprobación de la nueva constitución, por la cual vote en contra y del deslave de Vargas, le escribí una cordial carta al señor Alfonso Hug,

a la sazón agregado cultural de Alemania en Venezuela planteando la posibilidad de una muestra de jóvenes artistas alemanes para la siguiente edición de FIA. El señor Hug, me respondió la carta de una manera si se quiere grosera, diciéndome cómo se me ocurría proponer una cosa así cuando comenzaba el gobierno del difunto y su presencia en Miraflores me debería dar pena.

Eso me arrechó y era étnicamente prejuicioso, y todo irritado le respondí al señor Hug, quién pese a que años después fue nombrado curador de la Bienal de Sao Paulo, no creo que en el futuro se muera de inteligencia. Mi respuesta fue bastante cáustica y comenzó por el hecho de que yo no consideraba a todos los alemanes unos Hitler reales o potenciales, ni siquiera unos nazis. Más bien prefería pensar en Humboldt, en Bellerman, en Antón Goering, en el sabio Ernst padre de las ciencias venezolanas, en las familias alemanas que se habían asentado en Venezuela desde los Blohm, o los Boulton y los Vollmer de sangre mitad inglesa y mitad alemana, o los simples agricultores de la Colonia Tovar, en el viejo Otmar Vareschi allegado a mi casa, para no citar a mi entrañable Luisa Richter o mi fraterno Miguel Von Dangel, casi un hermano para mí, además noble de prosapia Hohenzollern de cuna y quien vive en Petare espartanamente por el compromiso moral con su obra artística, o en mi amada Elke Stockhaüsen. Lo digo porque me irrita también que muchos venezolanos se avergüencen sin razón por estos gobernantes zánganos que dominan nuestra patria en este tiempo de testimonio personal. No, a mí no me dan pena lo que ellos hacen porque nunca voté por ellos, porque siempre los he enfrentado y no están allí con mí voto.

No me avergüenza haber votado por Herrera Campins pese a que no fue el presidente que yo esperaba, y a quien le comenté en la fiesta de navidad de La Casona en su primer año de gobierno que el pueblo estaba bravo. Me contestó de manera sibilina: “Mira Nicomedes, chiiico, la comida termina con el pooostre”. Y como quedaban cuatro años más de gobierno y como lo sabía hombre que manejaba con acierto el tiempo político, confié en él. Cuando salió del gobierno tan pobre como entró y hablamos, me confesó:” siempre estuve chantajeado por los adecos y sus sindicatos, eso de gobernar en democracia con minoría parlamentaria es muy difícil”. Asumo mi culpa como votante de él, pese a que nunca tuve cargos en su gobierno. Hoy le reiteraría mi amistad y afecto a Luis Herrera, a pesar de todas las críticas que le hice en privado. Reitero que no me avergüenza haber votado por él. Pero más nada, del resto he votado por los perdedores.


No entiendo esa manía de autoflagelarse algunos amigos por los disparates del chavismo si uno no votó por ellos, eso es tan necio como impúdica la sinvergüenzura de los que votando por el difunto por rabia, se callan ahora cuando uno les exige que den la cara y abanderen la lucha por el rescate del país, cuya fosa la cavaron ellos por su malacrianza y por su torpeza y están hoy transformados en talibanes opositores. Ellos deben meter su cabeza en ceniza en señal de arrepentimiento por habernos metido en este desastre. Ni yo, ni los que nos opusimos al chavismo desde el comienzo debemos sentir pena ajena.

Así que le pido a mis amigos que comentan esta columna que si no votaron nunca por este régimen, nunca expresen vergüenza de ser venezolanos aquí o fuera, porque la culpa colectiva no los debe arropar y no deben ser como esos venezolanos que viviendo en Estados Unidos ven a un paisano en dificultades y dejan de ser Juan para ser un John huidizo y muy agringado, y dejando sin apoyo a alguien que lo necesita.

Esos son los que viviendo afuera deben sentir pena ajena. Ellos son los malos hijos de la patria. No nosotros.


alt


El de la foto de hoy es Miguel Von Dangel, un artista de excepción quien advirtió en su obra lo que estamos viviendo ahora. Mucha gente prefirió ver para otro lado para estar a la moda.


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com