Deep Purple: “Infinite” 2017
Escrito por Jordán Quintero   
Martes, 11 de Abril de 2017 09:01

alt¡La valiosa despedida de otras majestades del Rock británico!

 

Después de casi 50 años ¿qué se puede decir de una banda de rock, que antes no se haya dicho? Ha sido mucho trecho el recorrido por estos emisarios de un sonido tan característico que resume en su discografía una manera particular de hacer Rock Duro (con mayúscula), cimientos de toda la escuela del hard rock, progresivo y lo metálico junto a Led Zeppelin y Black Sabbath ¡qué época aquella ¡ pródiga de nuevos planteamientos y difíciles actitudes, para entonces muy cuestionados y hasta incomprendidos, como fueron los últimos años de la década de los volátiles años 60s, pero sus prominentes protagonistas tuvieron un insospechado fuelle , un talante y unas ganas de llevarse todo por delante apoyados en algo muy carente en la música y el arte de hoy : talento innato. 

En la celebración de su medio siglo como agrupación (con hiatos y silencios tan lógicos en este avatar) ahora mismo Deep Purple, ¡el querido Púrpura!, se apresta a iniciar lo que ellos han llamado su gira de despedida “The long good bye tour” en Mayo 2017, la cual no tiene aún lugar ni fecha de cierre definitivo. Tal como lo ha dicho el eterno baterista púrpura, Ian Paice :”La gira terminará cuando finalice, no sabemos cuándo, en algún momento, por nuestra edad nos retiraremos pero aún no sabemos cuándo. Y como esta es nuestra última gira queremos tocar en todos los lugares posibles por todo el mundo, y eso toma un largo tiempo.” Esta es una de las razones por las que han regresado, después de 4 años, a un estudio de grabación , otra vez en Nashville, U.S.A., para lanzar un nuevo álbum con nuevas composiciones , y tal como el bajista Roger Glover ha expresado “que contenga ese espíritu de banda en vivo, sobre un escenario, sudando y dando todo lo de sí”. Y con mucha razón ha agregado en entrevista para la D.W. “la grabación en estudio siempre ocupó un segundo lugar, por eso como máximo repetimos la grabación dos o tres veces, y listo! La clave , claro, es saber tocar. Un mes apenas para el desarrollo y  composición de estos 10 temas.”

Renglón aparte sería destacar la importancia del estilo de D.P. pero sin hacer disección de todos los años transcurridos, después de medio siglo (se dice fácil), este quinteto, tal como desde un principio se lo trazó, ha mantenido, alimentado y sostenido un sonido tan “purpúreo” donde la formación no sería la misma sin la presencia, casi omnímoda, del órgano Hammond que su fundador , el ya fallecido, Jon Lord  logró patentar desde sus mismos inicios allá en 1968 con la compañía de Rod Evans y Nick Simper,  que hoy en día Don Airey sigue casi al pie de la letra dicha fórmula desde sus teclados y su manera de realimentar la maquinaria de Deep Purple. 

alt


Capítulo aparte también resulta el hablar de su “actual” guitarrista, el gran Dixie Dregs, Steve Morse quien desde que entró a Púrpura en 1994 siempre ha sabido calzar con holgura el puesto tan vituperado del enigmático Ritchie Blackmore, pero después de tantos años me parece una real necedad alimentar un debate de si lo superó o no. Si conocemos la obra anterior y posterior de Morse , sin D.P., bien podremos dar cuenta que fue la banda británica la que se llevó el premio mayor por detentarlo entre sus líneas y su discografía.  Pero , dejando de lado todo aspecto histórico-anecdótico del asunto, lo que nos motiva es este nuevo álbum que bajo el atinado título de “Infinite” Deep Purple lo vuelve a lograr ! Un sonido tan propio y a la vez tan esmerado en seguir haciendo y siendo el Púrpura de siempre y de nuestros días presentes; y aquí la dicotomía se presta para los que añoran tiempos idos, y para los que van descubriendo una banda con todas las de la ley … del hard rock !    Temas como “The Surprising” ,”Birds of Prey”, o el poderoso tema de apertura “Time for Bedlam”  vienen a nutrir al Púrpura cincuentón de una renovada energía que bien puede atraer a la masa de nuevos y asomados oyentes por los que D.P. revela mucho de sus ganas de dejar una buena obra, y no para salir del paso. Aquí no hay un producto más para cumplir con su productor o su casa disquera. Ellos son sus productores y muy atinadamente no han querido “dorar la píldora”, son composiciones con hambre de público que sepa escucharlos.  Pero el álbum tiene otra faceta que cubre a placer para los que ciegamente han seguido la entera carrera de los Purple. Pareciera que tuvieran la patente para hacer temas que nos devuelven a los tiempos de álbumes como “Head Machine “ y “Stormbringer” como con “Get me outta here”, fuerza pura, cadencia netamente rockera con la batería marcada muy a lo Ian Paice, y Don Airey no se queda atras con sus teclados . “On the top of the World” nos remite a los años del álbum “Perfect Strangers” cuando regresaron “ya creciditos” a dar lo mejor de la postrera etapa, a conciencia de saber lo que significaban en el mundo del Rock y del show business. Igual con el tema “One night in Vegas” queriendo recrear un asomo al inmortal “Smoke on the Water”.

Pero aún hay más,  pues de las definitivas 10 piezas de este “Infinite” dos nos recrean el Blues que tanto amaba Jon Lord y que nunca abandonó : “Johnny´s band” y el archiconocido “Roadhouse Blues” en una versión tan de Ian Gillan que le da un renovado aire a esta composición de Jim Morrison y The Doors, incluida en el álbum “Morrison Hotel” de 1970; y es que todo el álbum está hecho a la exacta medida de su vocalista donde da la talla a cabalidad plena, cada tema le va como anillo al dedo donde no se le nota ---como en anteriores ocasiones--- un esfuerzo de más de su ya añeja voz, y donde ya no tiene necesidad de lanzar sus agudos aullidos de antaño, modulando mejor que nunca sin desesperación, a sabiendas de que no tiene que parecerse ni caricaturizar al Ian Gillan del siglo pasado. Así pues, este álbum quizás viene a cerrar de manera diamantina la carrera de una banda que ha vendido por encima de los 120 millones de discos y que aún figura en el libro de records Guinness como “la banda más ruidosa del planeta” por su concierto en el Rainbow Theater de Londres en julio de 1972, y que según encuesta de radio Planet Rock es considerada como la 5ta banda más influyente en la historia del Rock.  Razón tiene su bajista Roger Glover al declarar :”Somos una banda natural, no porque hayamos adoptado un estilo, sino porque desarrollamos nuestro talento, y de allí surge nuestro sonido”. Sin duda,  este nuevo álbum puesto a la venta este viernes 07 de Abril 2017 representa la valiosa despedida de otras majestades del Rock británico.

                                                                                        


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com