Internacionales
El Perú gira a la derecha
Escrito por Antonio Sánchez García | @sangarccs
Martes, 12 de Abril de 2016 06:46

altEl agotamiento de la izquierda forista sigue su avance en la región. A los casos de Argentina y Venezuela, se suma el del Perú, que ayer votó mayoritariamente

 
Los precios del petróleo: un ejercicio de levitación
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr
Lunes, 11 de Abril de 2016 00:31

altEl próximo domingo 17.04 productores de OPEP y no-OPEP definen en Doha, Qatar si la magia de una “congelación” de los techos de producción mantiene los precios actuales.

 
A propósito de energías alternativas
Escrito por Boris Gómez U. | @BorisSGomezU
Sábado, 09 de Abril de 2016 08:20

altNotoriamente va a haber un crecimiento de emprendimientos e iniciativas en energías renovables dado los nuevos precios del petróleo que colocan

 
Todos contra Keiko: el voto en el Perú 2016
Escrito por Filipp Rodríguez Loginova
Sábado, 09 de Abril de 2016 08:15

alt¡Keiko no va, Fujimori nunca más! Fue una de las consignas que a grito colectivo hacía sacudir la Plaza San Martin en el centro de Lima el martes pasado.

 
Una nueva Argentina con Energía
Escrito por Boris Gómez U. | @BorisSGomezU
Martes, 05 de Abril de 2016 00:44

altEl presidente Macri le puso un nuevo norte a Argentina y la reciente visita del presidente Obama dio espaldarazo absoluto a la política de reordenamiento

 
El Terrorismo Nuclear de ISIS amenaza a Europa
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr
Lunes, 04 de Abril de 2016 01:21

alt“A lo largo de toda Europa hemos cerrado los ojo frente al progreso de las ideas extremistas. La Unión Europea nunca ha experimentado una amenaza terrorista de tal magnitud”,

 
Más suicidios que muertes en carretera
Escrito por José Carlos García Fajardo
Sábado, 02 de Abril de 2016 05:01

altEn 2014 hubo el doble de suicidios que muertes en accidentes de carretera, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 
Obama triunfa en Latinoamérica
Escrito por Dr. Ángel R. Lombardi | @lombardiboscan
Miércoles, 30 de Marzo de 2016 06:52

altApartando, una vez más, la estupidez de los terroristas árabes, que volvieron a enlutar una capital europea, la gran noticia para los latinoamericanos

 
En un instante 50 años de historia aterrizan
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr
Lunes, 28 de Marzo de 2016 01:05

alt“Nuestras relaciones son como un puente en tiempos de guerra. No voy a hablar de quien lo destruyó; creo que ustedes lo destruyeron.

 
De una versión habanera
Escrito por Dip. Luis Barragán | @luisbarraganj
Lunes, 28 de Marzo de 2016 00:46

altHay noticias que escapan de nuestros modestos artículos semanales, porque – al concordar con la opinión generalizada – nos parece redundar inútilmente.

 
Simpatía por Drácula: la utopia de la gerontocracia
Escrito por Antonio Sánchez García | @sangarccs
Domingo, 27 de Marzo de 2016 09:10

altEra cierto: la indignidad, en la vejez, no tiene fronteras...

 
Discurso de Obama en Cuba cayó en el vacío
Escrito por Gerónimo Figueroa F. | @lodicetodo
Sábado, 26 de Marzo de 2016 09:59

altQuienes conocen la realidad y el día a día en Cuba saben que el discurso del presidente de los estados Unidos, Barack Obama, aunque pudiera estar muy  cargado de buenas intenciones,

 
Qué día!!!
Escrito por Ing. Rafael Diaz Casanova | @rafael862
Viernes, 25 de Marzo de 2016 00:37

altComo ustedes ya lo saben, nuestra costumbre dicta que dediquemos las primeras horas del miércoles para que ustedes tengan la amabilidad de leernos cada viernes.

 
Escojamos la auténtica felicidad
Escrito por José Carlos García Fajardo
Jueves, 24 de Marzo de 2016 02:34

altUnida a todas las exigencias de nuestra época, la perspectiva de tomarse un tiempo cada día para dedicarlo a la meditación puede parecer una carga más.

 
Agua, vitalidad humana
Escrito por Daniel Merchán | @Daniel_Merchan
Miércoles, 23 de Marzo de 2016 11:27

altEl Agua representa para el mundo actual su recurso más vital, recientemente el 22 de marzo se ha conmemorado su día, ya que cada año en esa fecha

 
Vía Crucis 2016
Escrito por Víctor Maldonado C. | @vjmc
Martes, 22 de Marzo de 2016 07:00

altJesús no abrigaba optimismo alguno. El huerto de Getsemaní iba a sr el escenario para la última petición. Ojalá pudiera ahorrarse el trance.

 
Obama en Cuba
Escrito por Fernando Luis Egaña
Martes, 22 de Marzo de 2016 02:15

altSí, la palabra “histórica”, tan usada y abusada en estos tiempos de mengua, no le queda grande a la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama,

 
Un riesgo global: Libia en manos de ISIS
Escrito por José Rafael Revenga | @revengajr
Lunes, 21 de Marzo de 2016 00:34

altLa captura, el viernes 18.03 en un suburbio de Bruselas, de Salah Abdeslam,  el terrorista más buscado en los momentos actuales por la masacre del 13.11.2015

 
Ecuación para la innovación
Escrito por Boris Gómez U. | @BorisSGomezU
Domingo, 20 de Marzo de 2016 06:12

altNo es la primera vez que se insiste en la promoción y estímulo desde el Estado para que inversiones privadas puedan emprender y generar desafíos para la construcción

 
Emancipación de la mujer, mucho por recorrer
Escrito por Xavier Caño Tamayo
Domingo, 20 de Marzo de 2016 01:33

altSe celebró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Conmemoración adecuada para insistir en lo mucho que queda por hacer en la emancipación de la mujer.

 
Soñar con los ojos abiertos
Escrito por Hugo Muñoz Arévalo
Lunes, 14 de Marzo de 2016 01:42

Soñar con los ojos abiertos
Soñar despierto suele asociarse a estar despistado. Sin embargo, qué hubiera pasado si grandes genios como Arquímedes o Newton no hubieran dedicado un momento a estar en las nubes.
El descubrimiento de Arquímedes del principio de flotación apareció cuando le pidieron averiguar si en la fabricación de una corona de oro, se había usado plata para abaratar su coste. Al no poder el sabio dañar la pieza de ninguna forma, no encontraba la manera de descubrir lo que le habían pedido. Por eso decidió  darle un descanso a su cerebro y relajarse con un baño. Sin embargo, mientras soñaba despierto, se fijó en el aumento del nivel del agua al sumergirse dentro, lo que le dio la clave para averiguar si la corona era de oro o de plata. Ya que sendos materiales no tienen el mismo volumen.
En el mundo en el que vivimos, rodeados de una tecnología que, con la excusa de la inmediatez nos obliga a una conexión constante y a no perder ni un minuto, parece imposible encontrar un hueco para descansar o para soñar. Pero soñar despierto es algo indispensable, ya sea para eliminar el estrés generado, o como una manera de desconectar.
Distintos científicos aseguran que la divagación es el estado natural de la mente. E incluso Daniel Levitine, autor del libro The Organized Mind y profesor de psicología de la Universidad de McGill, asegura que la mente tiene dos modos de atención: el positivo y el negativo. Mientras que el positivo se centra en una tarea y evita todo tipo de distracciones, el negativo aparece cuando uno se pone a fantasear. Y además asegura que gracias a este segundo modo, la humanidad ha sido capaz de avanzar y descubrir algunos de sus mayores hallazgos.
Esto se debe a que cuando nos apartamos del ruido, y dejamos paso a la imaginación, nuestro enfoque ante el problema disminuye y nuestra parte creativa se activa. Lo que nos  lleva a ver otro panorama de la situación.
Sin embargo, como explica María Claudia Peralta, jefa del área de psicología social de la Universidad de la Sabana “hoy, el discurso dominante consiste en estar ocupados, o al menos parecerlo, porque eso es visto como sinónimo de productividad”.
Por tanto, si no se cambia la mala percepción que se tiene del tiempo libre acabaremos estancados en un mundo sin imaginación ni creatividad. Es decir, un mundo de perpetua rutina.
Hugo Muñoz Arévalo
Periodista

altSoñar despierto suele asociarse a estar despistado. Sin embargo, qué hubiera pasado si grandes genios como Arquímedes o Newton no hubieran dedicado

 
Libertades que pesan
Escrito por Antonio José Monagas | @ajmonagas
Lunes, 14 de Marzo de 2016 00:30

LIBERTADES QUE PESAN
Antonio José Monagas
Indiscutiblemente el hombre nació para vivir en libertad. No obstante, las realidades dicen otra cosa. Sobre todo, cuando se desenvuelve en ambiente caracterizados por la opresión o en lugares donde se conculcan derechos que permiten desempeños o acciones. Aunque limitadas por leyes que regulan naturalmente arbitrariedades que violenten los derechos del otro. Sin embargo, hablar de libertades obliga a precisar ciertas consideraciones.
En principio, no todas las libertades son iguales. Las libertades tienen distintos rostros. Pero lo importante de ello tiene que ver con que cada acepción o lo que sus lecturas interpretan, se halla subordinada por la razón. La razón que anima a discernir entre el poder y el deber. En todo caso, es libre quien apegado a la razón actúa de conformidad a sus necesidades e intereses. Y aún así, no siempre toda persona se permite lo que a conciencia y responsablemente puede o debe emprender.
Acá, la autoridad se convierte en un factor de amenaza o de obstáculo a derechos  que exaltan y exhortan libertades. Por ejemplo, lo que refiere a libertades políticas tan fundamentales para la vida del hombre. O a libertades económicas. También, a libertades religiosas o cuando la ética y la moralidad frenan o inhiben acciones que atentan contra los derechos de otros. O contra la institucionalidad establecida. Contra la soberanía, o en perjuicio de simbolismos o forzados convencionalismos decretados bajo la coerción de un régimen político que confunde medios con objetivos, o recursos con necesidades.
No sólo la libertad se construye desde la interioridad de cada persona. Es también, la libertad que política, social y económicamente es estimulada por factores externos vinculados a esas mismas causales. Las libertades además se estiman desde la concepción y praxis que caracteriza al Estado en particular. Advertir problemas que resultan de la no independencia de los poderes públicos. O de la falta de transparencia de una gestión de gobierno. O de la forma que utiliza un gobierno para imponer sus controles o mecanismos de adaptación de funciones a las exigencias del modelo económico imperante. O al equilibrio pretendido ante coyunturas específicas.
Todas estas realidades constituyen formas de demostrar el grado de libertad a partir del cual un Estado se plantea canales para movilizar sus ejecuciones y comedir sus intenciones ante los problemas que le depara la incertidumbre. Son libertades cuyo costo político, económico y social, aparte de elevado, no siempre se ve compensado por decisiones de carácter populista. Éstas, lejos de alcanzar su demagógico objetivo, fungen de rémora o de tranca a necesidades clamadas popularmente. En lo puntual, puede decirse que son libertades que pesan.

altIndiscutiblemente el hombre nació para vivir en libertad. No obstante, las realidades dicen otra cosa.

 
Ni con incentivos. Gas en panorama complicado
Escrito por Boris Gómez U. | @BorisSGomezU
Sábado, 12 de Marzo de 2016 07:44

Ni con incentivos. Gas en panorama complicado
Boris Santos Gómez Úzqueda*
Los hechos son irrefutables: el mercado global de la energía le dobló la mano a todas las administraciones de visión socialista.
En Venezuela el famoso dicho del muerto-presidente Hugo Chávez “pónganme el precio del petróleo a cero que Venezuela no entra en crisis” es poco menos que una solemne estupidez. Con el precio del barril (al 11.03 USD WTI: 40,08; precio del Brent USD 40,42) Venezuela está haciendo largas colas por alimentos y medicinas, está casi/casi en quiebra técnica.
Igual en Bolivia: la “economía blindada boliviana” para su presupuesto general de 2016 calculó precio del gas natural en  5 USD/millón de BTU (para Argentina) y en 4,4 USD/millón BTU para Brasil; estando en realidad a 3,8 y 3,6 USD, respectivamente porque el presupuesto estatal boliviano 2016 fue calculado en base a barril/petróleo de USD 45,16 USD a un envío promedio de 58 millones de metros cúbicos día (MMmcd3) de gas natural a Brasil/Argentina (únicos mercados compradores externos).
Les falló el cálculo, tanto a Venezuela como a Bolivia. Un apunte: las fórmulas de cálculo de precio en los contratos de venta de gas son actualizadas trimestralmente en base a precios de derivados del petróleo.
El caso del gas natural boliviano es preocupante: los precios se cayeron. Bolivia recibirá de Argentina por gas apenas 3.8 USD/millón BTU (unidad termal británica) comparativamente a los 8,3 USD que recibía a principios de 2015 (cuando el barril/petróleo cotizaba encima de 100 USD).
La factura a Brasil también podría estar reducida: a sólo USD 3,6 millón BTU de los hermosos 7,2 USD/millón BTU que en 2015 se recibía.
Después de esa danza de cifras varios expertos en economía coinciden en que la reducción del ingreso boliviano es notoria. Bolivia exportó 6000 millones USD en gas en 2014, 3700 millones USD en 2015 y en 2016 las cifras continuarán bajando en tanto los precios del barril/petróleo no vuelvan a trepar, aunque hemos visto un tímido repunte que lógicamente dependerá de factores globales como la producción de OPEP y la pulseta entre el petróleo convencional y el no convencional.
A menos precio del petróleo, menos precio del gas. Venezuela y Bolivia sucumbieron a la mano mágica del mercado. Ni las amenazas del muerto-presidente ni la “economía blindada boliviana” pudieron torcer la mano del poderoso mercado global de la energía. Así nomás había sido.
Los más afectados de éste lío: los actores inmediatos de la sociedad: municipios, gobernaciones de departamentos (o gobiernos estaduales) y universidades que verán reducidos sus ingresos drásticamente.
Un caso “paradigmático” mejor dicho: un caso de estudio para las maestrías en hidrocarburos latinoamericanas: la poco feliz asociación boliviano-venezolana para explorar (petróleo/gas: en área boliviana de Liquimuni) que amén de tener años de retraso no se conocen resultados efectivos de los procesos perforatorios, menos si será una zona comercialmente explotable.
Al escenario de los “números feos” agregar que las “fórmulas” de reactivación de la economía-energética boliviana no dieron resultado.
Estamos esperando informes de la cantidad de reserva (de volúmenes de gas); información que sería útil para conocer si se podrán cumplir acuerdos/contratos externos de venta y con el mercado interno. Si para el 2020 Bolivia no tiene un “piso” de reservas mínimas 11 TCF (trillón pie cúbico de gas) y una producción constante de 70 mmm3d será complicado el escenario. Una muy criticada “Ley de Incentivos” se puso en marcha para atraer capitales externos a Bolivia. Todos sabemos que en plena crisis de petróleo pretender inversiones requiere más que mucha iniciativa y ello parte, necesariamente, por tener una legislación saneada, moderna, transparente y de vanguardia en electricidad, hidrocarburos que permita reglas claras. No hay resultados de esa “iniciativa” vía “incentivos”. El mundo está  mirando a otra parte.
Ya dijimos, en anteriores comentarios, que se necesita un mínimo de 60000 USD (sesenta mil millones) para el sector hidrocarburos boliviano (inversiones en exploración, producción, refino, transporte, comercialización, investigación y además gas-química) sin contar inversiones en electricidad (generación, transmisión, etc). Cifra alta pero razonable.
La idea: en lo inmediato reducción de proyectos ociosos, reducción de costos, racionalidad de operaciones; en lo político: fortalecer el ministro del ramo y darle el mando total sobre la estatal petrolera y de electricidad: mando único, para reordenar y generar una reingeniería para ahorro y buscar iniciativas. Son tiempos difíciles.
*BORIS SANTOS GÓMEZ ÚZQUEDA consultor del sector privado @bguzqueda blog: moverbolivia
image
moverbolivia
Ni con incentivos. Gas en panorama complicado   Boris Santos Gómez Úzqueda*
View on moverbolivia.wordpres...
Preview by Yahoo

altLos hechos son irrefutables: el mercado global de la energía le dobló la mano a todas las administraciones de visión socialista.

 
Decálogo para la crisis de los refugiados
Escrito por Adela Cortina y José I. Torreblanca
Sábado, 12 de Marzo de 2016 01:15

Decálogo para la crisis de los refugiados
El principio de acuerdo entre la UE con Turquía es más bien producto del pánico político y electoral que del debate y la reflexión. Porque no solo es mezquino en su lógica, sino que ignora los problemas de derechos humanos y libertades en ese país, concede un cheque en blanco al presidente Erdogan para reprimir a la oposición y a los kurdos y no aporta soluciones a la causa final de todo el problema: la guerra de Siria, en la que Turquía tiene un papel crucial.
La situación es inadmisible. Se ha perdido una enorme cantidad de vidas y siguen en juego la existencia y el bienestar de miles de personas. Está en peligro la identidad europea, si la Unión no es capaz de gestionar caminos de salida a la crisis a la altura de sus valores. La confluencia entre las razones morales y las de interés político fundamentan esta apelación a la acción, que articulamos en diez propuestas.
El primer principio de actuación debe ser el de salvar vidas, el máximo número posible. Ese principio debe orientar la actuación de los responsables de fronteras y de salvamento marítimo de la UE y el quehacer de la diplomacia europea, que debe conceder la máxima prioridad a las negociaciones de paz que se vienen desarrollando en Ginebra.
2º La Comisión y los Estados deben tomar todas las medidas necesarias y apoyarse para establecer mecanismos de registro y acogida efectivos y garantizar condiciones de vida de los peticionarios de asilo en cuanto se procesen sus solicitudes. Solo así la Unión Europea podrá garantizar el cumplimiento de sus obligaciones internacionales y ser un espacio de libertad y seguridad.
3º Debe detenerse suspensión de acuerdos Schengen, proliferación de controles, vallas y las restricciones a la libre circulación entre los Estados miembros. Las amenazas de sanciones a Grecia o las propuestas de expulsarla de la zona Schengen no son la vía adecuada. Si la Unión Europea quiere preservar Schengen y detener el auge de los populismos xenófobos, deberá volcarse en el apoyo a Grecia.
4º Los Estados miembros deben cumplir compromisos de reubicación adquiridos, que son legalmente vinculantes y están amparados bajo las cláusulas de solidaridad establecidas en el Tratado de la Unión Europea. Esas reubicaciones son imprescindibles para gestionar el flujo de refugiados de forma equitativa y solidaria entre países, y no existen razones ni excusas para incumplirlos. La desidia de los Gobiernos de la UE y la debilidad de la Comisión Europea son muestras de insolidaridad.
4º Por las dificultades que entraña la integración de un colectivo tan amplio y tan diferente de refugiados, es necesario hacer el máximo esfuerzo para que la acogida sea un éxito. De lo contrario, se generará una dinámica xenófoba e insolidaria que no sólo hará imposible continuar la acogida, sino que fragmentará la Unión de forma irreparable.
6º Tenemos que distinguir de forma diáfana entre el drama de los refugiados y el terrorismo yihadista. Debemos ser firmes frente a los grupos interesados en utilizar esta cuestión como coartada para cerrar puertas o estigmatizar a los refugiados. Plantear un falso dilema entre libertad o seguridad es inadmisible: Europa es un espacio de libertad y derechos, donde no hay libertad posible sin seguridad ni seguridad sin libertad.
7º Tanto las políticas de vecindad como de desarrollo de la UE deberán ser sustancialmente reforzadas para lograr estabilizar la periferia europea. El fin de la guerra fría hizo pensar en una periferia bien gobernada, próspera y en paz donde las personas, los bienes e incluso las normas europeas circularan libremente. Sin embargo, ese espejo se ha roto. Desde Ucrania hasta el Mediterráneo, Europa vive hoy rodeada de un anillo de inestabilidad y conflictos que le obliga a tomarse mucho más en serio la necesidad de una defensa colectiva y una política exterior común que merezca tal nombre. Sin ella, el proyecto europeo no será viable.
8º El problema de los refugiados nos obliga a extender la mirada más allá de las contiendas internas. La solidaridad debe darse también entre los países miembros de la UE y con los socios y vecinos, especialmente los países de tránsito con los que mantenemos acuerdos de asociación y unos lazos políticos y económicos privilegiados. Debemos apoyar e involucrar a nuestros vecinos en la gestión del problema, pero sin admitir chantajes, presiones o rebajas en cuanto a los derechos que estamos obligados a respetar.
9º El problema de los refugiados tiene alcance mundial y necesita soluciones globales. Tenemos obligación de acoger, pero también responsabilidad de prevenir, integrar y actuar en nuestra vecindad. Eso significa formular una política integral para responder al problema, que contemple medidas hacia dentro (diseñar formas de acogida, asilo e integración eficaces), pero también hacia fuera (información compartida, cooperación, diplomacia, ayuda mutua).
10º España ha sido un protagonista muy marginal en esta crisis. Nuestras cifras de asilo y refugio son vergonzosas, y flagrante el incumplimiento de los acuerdos de reubicación. La sociedad civil, municipios y comunidades autónomas han ido por delante del Gobierno, que no ha realizado un esfuerzo equivalente. La “marca España” también se construye desde una posición de compromiso ético con la justicia y la solidaridad en nuestro entorno, por lo que instamos a éste y al próximo Gobierno a que asuman un papel de liderazgo en esta cuestión que esté a la altura de las circunstancias.
Círculo Cívico de Opinión. Adela Cortina catedrática Ética y Filosofía Política y José I. Torreblanca, profesor de Ciencia Política

altEl principio de acuerdo entre la UE con Turquía es más bien producto del pánico político y electoral que del debate y la reflexión.

 
Aprender a disfrutar de la soledad
Escrito por Sara Mosleh Moreno
Sábado, 12 de Marzo de 2016 00:56

Aprender a disfrutar de la soledad
Cada vez hay más personas en el mundo que viven solas: de 153 millones en 1996 se pasó a 277 millones en 2011. En España, el 24,8% por ciento de los hogares están compuestos por una única persona, mientras que en Estados Unidos, alrededor de 31 millones de habitantes viven sin compañía alguna. Sin embargo, aunque la soledad es un fenómeno social que no para de crecer, todavía existe una creencia irracional muy extendida que dice que “estar solo” es algo malo, y son aún muchas, las personas que todavía la evitan.
Los seres humanos necesitamos unos de otros: somos criaturas sociales a las que nos gusta vivir en comunidad y compartir experiencias con los demás, por lo que socializar y conversar con otros son herramientas imprescindibles para forjar amistades y crecer como personas. Sin embargo, no podemos estar todo el tiempo en contacto con nuestros semejantes: necesitamos retirarnos para asimilar lo que hemos vivido a través de los demás para así lograr un buen equilibrio. El problema es que no estamos acostumbrados a gestionar la soledad como algo positivo. Tenemos miedo de enfrentarnos a nuestros pensamientos, temores, dudas y frustraciones. No queremos indagar en nosotros mismos  por miedo a lo que podamos encontrar en nuestro interior.
Por eso, es muy importante desarrollar la capacidad de estar solo. Aprender a estar con nosotros mismos, sin más compañía que la de nuestros pensamientos puede convertirse en una experiencia muy agradable y enriquecedora. La soledad es un estado necesario para restablecer un nuevo orden. Nos ayuda a calmar la mente y a identificar las propias sensaciones, sentimientos y necesidades. En soledad nos reconectarnos con nuestras emociones, ponemos en perspectiva nuestros miedos y apegos, y descubrimos recursos que creíamos no poseer.
Además, tampoco es cierto que la soledad sea sinónimo de aislamiento. Podemos pasar mucho tiempo solos y, sin embargo, no estar aislados. Hacer actividades en solitario no implica que tengamos que quedarnos encerrados en casa y abstenernos de hacer cosas que nos hagan disfrutar. Ir solos a ver un museo, al cine o a comer a un restaurante no tiene por qué ser menos entretenido que cuando lo hacemos acompañados.
Un estudio publicado en the Journal of Consumer Research ha comprobado que las personas disfrutan de ciertas actividades en solitario tanto o más como si las hiciesen en grupo. Además, el mismo estudio halló que el miedo que tienen las personas, de ser juzgadas y etiquetadas de forma negativa por los demás si son vistas disfrutando de tiempo libre a solas, es únicamente,un temor infundado, fruto de la tendencia que tenemos a creer de que somos más observadas de lo que en realidad ocurre.
Por eso, es hora de deshacernos del estigma de la soledad y de encontrar el sentido y el placer de estar con nosotros mismos. Es imprescindible buscar un espacio donde poder parar y tomar un descanso de la interacción constante. Un espacio al que podamos recurrir para quitarnos el peso del día a día,  recargar fuerzas y recuperar nuestro poder personal.
Sara Mosleh Moreno
Periodista

altCada vez hay más personas en el mundo que viven solas: de 153 millones en 1996 se pasó a 277 millones en 2011.

 
Salvador Allende y Eduardo Frei ante la historia
Escrito por Antonio Sánchez García | @sangarccs
Viernes, 11 de Marzo de 2016 00:31

SALVADOR ALLENDE Y EDUARDO FREI ANTE LA HISTORIA
Antonio Sánchez García @sangarccs
A Asdrubal Aguiar
1
Leo Allende, la biografía, del alicantino Mario Amorós, un acucioso relato de los hechos que acompañaron la vida de una de las figuras más importantes de la historia del Siglo XX y que, exhaustivamente documentada, da cuenta del nacimiento, vida y muerte del político chileno más prominente del siglo XX. Tras del cual, como una sombra perenne, se yergue la segunda gran figura política chilena del mismo siglo, Eduardo Frei Montalva. No es un balance de esa historia personal, la del tribuno socialista, en función de la tensión entre propósitos y logros. Tampoco un análisis sociopolítico de las razones de  su fracaso. Es la narración de una historia admirable aunque prisionera de sus contradicciones, la de un hombre que se entregó a una causa que creyó noble, así estuviera históricamente equivocada, y murió por ella.
No hay, desde luego, pretensión de otra objetividad que ver confirmadas las razones de la profunda admiración que el autor profesa por Salvador Allende y la causa del socialismo. Y desde luego por el proceso político que lo llevara al Poder. Así como ver reafirmadas todas las presunciones de las causales del golpe de Estado que desembocaran en su suicidio y la dictadura de las fuerzas armadas y la institucionalidad chilenas, bajo el mando de Augusto Pinochet.
Desde ese punto de vista, la confesa admiración que sintiera por la figura del mártir del socialismo chileno desde su temprana juventud, lo conduce inevitablemente a ver los sucesos desde su más inmediata perspectiva. Con lo cual, es natural que dichos sucesos resulten ser el resultado de la confrontación de los buenos contra los malos y que, fiel a la vieja tradición del melodrama, la historia de la confrontación final, condensada en sus máximos protagonistas, resulte ser la tragedia de la confrontación del mártir y el tirano: Allende versus Pinochet. Eduardo Frei apenas aparece en el trasluz del desenlace, arrollado igualmente por los acontecimientos.
Su lectura me obliga a situarme en el ambiguo terreno de lo que, fiel a la tradición historicista chilena en que me formara, se considera objetivo. Dada la poderosa determinación que en las acciones de los protagonistas históricos tienen los presupuestos, propósitos e intenciones – falsos o reales, necesarios o supuestos – que se atribuyen unos a otros, la objetividad termina siendo el producto de la inter subjetividad de los protagonistas enfrentados. De hecho, ciegos ante el futuro, que apenas se asoma. Y al cual sólo muy pocos privilegiados tuvieran el poder de atisbarlo. ¿Hacía dónde se enrumbaba la República antes del golpe de Estado, que hubiera sido de ella de no intervenir en contrario la conspiración cívico militar con todo el peso de la institucionalidad chilena?
2
Así, los verdaderos prolegómenos de la tragedia – el inexorable futuro que esperaba a la vuelta de los sucesos -, en un voluminoso relato de los hechos que abarcan casi setecientas páginas no ocupan más de diez páginas. Pues la clave de la situación se resume y se resumía entonces en una sola cuestión: ¿era y sigue siendo posible que quienes rechazan la institucionalidad democrática, están dispuestos a abolir la vigencia del sistema fundado en el Estado de Derecho y pretendan instaurar un régimen diametralmente alternativo al tradicional e históricamente vigente – por ejemplo: una dictadura socialista - puedan proceder sin encontrar la cerrada oposición de quienes se yerguen como sus enconados defensores? ¿Deben quienes regentan un sistema productivo y cargan sobre sus hombros con la reproducción material de su sociedad fundados en el derecho a la propiedad privada, aceptar de buen grado la expropiación de sus propiedades y empresas, sin oponer resistencia? ¿Puede su clase política entregarse mansamente al dicterio de los nuevos poderosos?
Llevado a una polémica concreción, vale al respecto la siguiente pregunta: ¿debe un régimen democrático prestarse a su inmolación en aras de consideraciones políticas circunstanciales? ¿Debe y puede destruirse la democracia “democráticamente”? En el acto de su despedida luego de 25 días de presencia activa y protagónica en Chile, el 2 de diciembre de 1971, Fidel Castro puso el dedo en la llaga cuando anticipó el cruento enfrentamiento que necesariamente se avecinaba al expresar, desde su perspectiva de líder marxista defensor de la lucha de clases y detentor de una dictadura socialista, lo que preveía: “La cuestión que obviamente se plantea – visto por un visitante – este proceso es si acaso se cumplirá o no la ley histórica de la resistencia y de la violencia de los explotadores. Porque hemos dicho que no existe en la historia ningún caso en que los reaccionarios, los explotadores, los privilegiados de un sistema social se resignen al cambio, se resignen pacíficamente a los cambios”. No mencionó que él había resuelto el problema mediante el uso masivo del paredón. Quien se negara a resignarse al “cambio”, vale decir: a perder el régimen de vida en que naciera y se criara, fue directamente fusilado. Allende respondió de manera indirecta, consciente de que la vía violenta ni le era posible ni le estaba permitida, comprometiéndose veladamente a morir al frente de su intento. Cumplió su palabra.
La respuesta positiva a todas esas existenciales interrogantes constituía la esencia de la llamada “vía chilena al socialismo”, que no ocultaba su naturaleza marxista, pero limaba las asperezas del carácter violento con que se acababa de imponer en Cuba sosteniendo la posibilidad real de escoger sin un solo signo de violencia el tránsito hacia un régimen comunista, como el soviético. Por vía electoral, pacífica y constitucional. Es claro: ni la Unión Soviética y sus satélites agonizaban como producto de sus irresolubles contradicciones internas ni Cuba se hundía en el marasmo de su congénita incapacidad productiva. Y lo que era aún más definitorio: el mundo no tenía conciencia de los devastadores efectos sociales del totalitarismo soviético ni de la tragedia que se incubaba en las entrañas del castrocomunismo. La verdad del socialismo marxista aún no rompía los velos de la ideología dominante. Los hombres creían en las utopías.
3
La voluminosa biografía de Amorós, él mismo absolutamente inconsciente de la contradicción señalada, no le dedica más de dos páginas a quienes, perfectamente conscientes de la inevitabilidad de la tragedia, pudieron desgarrar el velo de las ideologías y tuvieron perfectamente claro  que la elección de Salvador Allende y el curso que le imprimiría a su gobierno conducirían inexorablemente a la más grave crisis de la historia chilena. Pues sabían que tarde o temprano tendrían que decidir si aceptaban de buen grado la desaparición de la democracia chilena y la devastación de sus bases materiales, o apostaban sus vidas a impedirlo. En el centro de ese drama se encontró el líder de la Democracia Cristiana y presidente saliente, Eduardo Frei Montalva. No así el candidato derrotado de dicho partido, Radomiro Tomic, que ni siquiera presintió la aterradora tragedia que estaba frente a sus narices. Un conflicto histórico que desgarró la sobrevivencia de dicho partido y de la tradicional institucionalidad democrática chilena.
Ubicado en el centro de esa previsible tragedia, Eduardo Frei, junto a Carlos Ibáñez del Campo el único de los cuatro últimos presidentes que si accedió a la presidencia con mayoría absoluta, había anticipado la gravedad del problema planteado por el fraccionamiento en tres sectores de las fuerzas sociopolíticas chilenas, proponiendo en el senado chileno, en 1970 y antes de las elecciones, una reforma constitucional que obligara a una segunda vuelta. Sólo el llamado “repechaje” aplicado al ámbito político electoral podía imponer un gobierno de real mayoría ciudadana. Encontró la cerrada oposición de la derecha y de la izquierda. Unos y otros, convencidos de que ganarían las elecciones por un escaso margen, pero serían beneficiados por una tradición ya reconocida por todos los sectores: el Congreso Pleno le entregaría la presidencia a la primera minoría.
Visto en retrospectiva, las dos grandes víctimas políticas de esa inevitable tragedia serían, precisamente, Salvador Allende y Eduardo Frei Montalva. El primero, inmolado ante las circunstancias del fracaso de su empresa con su suicidio. El segundo, asesinado por la tiranía al asumir sus responsabilidades como jefe máximo de la oposición a la dictadura de Augusto Pinochet, que en un principio se viera compelido a legitimar obligado por su conciencia histórica. De esa que fuera una profunda y larga amistad, sobreviven tres anécdotas, contadas por Amorós,  que retratan la hondura de la tragedia anticipada en esos días previos a la transmisión de mando, que costara la vida del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general René Schneider. “El 7 de septiembre Frei visitó a Allende y le expresó: ‘Tu victoria, Salvador, representa para mi un gran fracaso’”. Se refería a la acusación de la derecha que lo comparaba con Kerensky, el demócrata ruso que sirviera la plataforma para el asalto al poder de Lenin. Las otras son todavía más dramáticas: “En 1972, una periodista estadounidense relató dos encuentros entre Frei y Allende en aquellos mismos días. En una ocasión, mientras cumplía con el formalismo de mostrarle La Moneda, Frei se echó las manos a la cabeza de repente y exclamó completamente obsesionado: ‘¿Qué he hecho yo en mi vida para ser quien te entregue el poder?’. En la otra, le espetó en presencia de otras personas: ‘¿Por qué fui elegido yo para entregar este país al comunismo?’. En vano, Allende intentó hacerle ver que Chile no iba a ser un país “comunista”, pero su interlocutor no tenía dudas: ‘Siempre ha sido así, en todas partes del mundo donde han ganado los marxistas, y así será siempre.’”[1]
Tenía razón: así ha sido y así será siempre.
[1] Mario Amorós, Allende, la biografía, pág. 287. Ediciones B, Barcelona, 2013.

altSu lectura me obliga a situarme en el ambiguo terreno de lo que, fiel a la tradición historicista chilena en que me formara, se considera objetivo

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 8 de 67
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com