La estrategia de Putin y el coqueteo con Trump
Escrito por Alexis Aponte | @alexisaponte14   
Martes, 07 de Marzo de 2017 05:27

altLa Federación de Rusia (Rusia) se encuentra inmersa en una crisis económica y social que explica algunas medidas de política

internacional y otras relacionadas con la economía  recientemente adoptada por el gobierno ruso. El año 2014 es un punto de inflexión, en el cual se produjeron dos hechos que desnudaron la realidad. Por un lado se produjo la  caída de los precios del petróleo a partir del segundo semestre del año 2014, los cuales se encuentran muy lejano de los US$ 100/barril y por otro lado, la administración Obama tomó la iniciativa conjuntamente con la Unión Europea e impusieron sanciones económicas como represalia por la anexión de Crimea por parte de los rusos. Estas sanciones fueron dirigidas  contra el gobierno presidido por Putin, bancos, empresas rusas, funcionarios del gobierno y parlamentarios. 

Las consecuencias de estos dos eventos se pueden cuantificar en la tabla siguiente en seis (6) indicadores económicos que grafican la actual situación de la potencia rusa. El Déficit Fiscal en los últimos años va en aumento, lo cual ha obligado al gobierno a incrementar su Endeudamiento. El  Producto Interno Bruto (PIB) tiene ocho (8) trimestres en negativo, cifrando el gobierno en un aumento de los precios del petróleo para el año 2017 que impacte positivamente la actividad económica. La Inflación en el lapso 2014/2016, está en los dígitos anual y como consecuencia se ha producido un deterioro del poder adquisitivo de la población rusa y un incremento del desempleo.

alt 

No debe extrañarnos las cifras anteriores, porque esa es la consecuencia de políticas económicas equivocadas y propias de un gobierno populista que, en lugar de aprovechar un aumento de los ingresos en divisas producto de lo volátil del precio del petróleo, y  crear fondos de estabilización, prefieren volcarlo a la economía, incrementando el gasto público, el consumo y por ende estimulando la inflación. En otras palabras el círculo vicioso de la inflación. La economía castiga y duro: caen los precios del petróleo y el gobierno sabe que  volver a precios  de tres (3) dígitos el barril  es difícil por no decir imposible.

Ante tal situación y panorama el gobierno de Putin ha tomado medidas agresivas para obtener fondos y así equilibrar el presupuesto fiscal de la Federación Rusa. Una de ellas lo constituye la privatización de doble banda, interesante por demás dada la carga de ingeniería financiera. Rosneft  (Pdvsa rusa, guardando las distancias) compró un  paquete de acciones de la empresa estatal Bashneft, que le otorgaba el control accionario y posteriormente privatiza el 19,5% de su capital accionario. Esta operación de privatización parcial le provee fondos al gobierno ruso por el orden de los 50 mil millones de dólares.  El mismo presidente Putin, declaró que se trata de la “mayor privatización de la historia de Rusia y la de mayor transacción del sector petrolero en el año 2016”

¿Quiénes fueron los compradores? Ahí está el detalle. La operación ha sido muy cuestionada no precisamente por la privatización como tal, sino que se desconoce quiénes son los compradores del paquete accionario,  a tal efecto para graficar la pirámide propietaria se cita: “Se sabe que el propietario del 19,5 % de la acciones de Rosneft será la empresa QHG Shares Pte de Singapur, que pertenece completamente a la británica QHG Investment. Esta empresa está controlada por el fondo catarí y por QHG Holding. La última de ellas es la llamada “empresa matriz” del consorcio, y está formada por tres empresas: Glencore, QIA y la empresa offshore QHG Cayman Limited, registrada en las islas Caimán, lo cual garantiza la máxima confidencialidad de los beneficiarios y determinadas ventajas fiscales” (RBTH, Kuchma, A.).

“Fácil de entender” toda esa madeja de empresas, fondos,  papeles y documentos, lo cual obviamente genera suspicacia y dudas sobre la legitimidad de la operación. El banco italiano proveedor de los fondos (Intesa) ha querido sindicar el crédito con otros bancos con el fin de disminuir el riesgo, pero dada la falta de transparencia de la operación, la banca internacional europea cuestiona y pide explicación sobre quién o quiénes son los verdaderos propietarios de ese paquete accionario de una empresa petrolera que exporta 11 millones de barriles diarios de petróleo.

Todo lo relatado en párrafos anteriores en los cuales se describe la privatización de Rosneft con toda esa aura  turbia y obscura,  y el coqueteo de Putin a Trump explica la geopolítica internacional desarrollada por Rusia, cuyo objetivo es: la búsqueda de fondos frescos para apuntalar el déficit fiscal interno, lograr que los Estados Unidos, y  en concreto la administración Trump  derogue las sanciones impuestas a Rusia,  por la invasión de Crimea y tener el apoyo incondicional de occidente en su incursión en la guerra en territorio Sirio y todo lo que represente el “estado islámico”, un mercado en el cual Putin, no quiere tener competidores y lo necesita en este momento.

Todo lo anterior tiene un gran parecido con lo que acontece en Venezuela,  especial a lo interno, en algunas compras ventas hechas por nuevos  venezolanos, especialmente en el área de medios de comunicación, pero  dada la  picardía rusa, no es de extrañar que la extrapolen a PDVSA. Hay un dicho propio de la vida cotidiana para calificar a aquellos que le gusta enredarlo todo: “para que lo vamos hacer fácil, si lo podemos hacer difícil” y si le agregamos maldad, oscuridad y opacidad mejor, porque es un coctel perfecto de corrupción.

A nivel internacional simplemente somos peones del tablero político y por lo tanto objeto de intercambio. 

 


blog comments powered by Disqus
 
OpinionyNoticias.com no se hace responsable por las aseveraciones que realicen nuestros columnistas en los artículos de opinión.
Estos conceptos son de la exclusiva responsabilidad del autor.


Videos



opiniónynoticias.com