Sin moneda devaluada no se irían productos a Colombia
Emilio Nouel V. (economista)

SIN MONEDA DEVALUADA NO SE IRÍAN PRODUCTOS A COLOMBIA
Como es su costumbre, mala costumbre, el petrosocialismo chavista, además de que suele culpar a terceros de sus exclusivas pifias, descamina a los ciudadanos acerca de las verdaderas causas de los problemas.
Así, nuestros males devienen todos de conspiraciones y planes mefistofélicos, o del capitalismo salvaje, o del imperialismo yanqui y sus lacayos, la burguesía depredadora y apátrida.
Nunca ven la viga en el ojo propio. No admiten que es la ideología socialista demencial que profesan la que ha llevado al desastre económico. Para ellos, no es su autoritarismo congénito de vocación totalitaria el que ha creado un ambiente irrespirable de confrontaciones políticas y sociales, de violaciones de los derechos humanos, de demolición de las instituciones. No. Son sus adversarios políticos, sus opositores, cuando no, factores externos, los causantes de los problemas.
El gobierno ha tenido la desfachatez de afirmar, porque nos cree retrasados mentales, que el contrabando de extracción que ocurre hacia Colombia es el origen del desabastecimiento de alimentos en Venezuela. Cuando se sabe que las cantidades de ese contrabando no tienen las dimensiones para causar tal carestía. Cuando cualquiera con tres dedos de frente sabe que la penuria nacional se debe a la destrucción del aparato productivo nacional privado y público que sistemáticamente ha tenido lugar los últimos años. A las políticas económicas nefastas ejecutadas, a las expropiaciones, a los irracionales controles.
¿Por qué se da ese trasiego a Colombia de productos en cantidades mayores a las que deberían ser las usuales en una frontera? Simplemente porque hay una disparidad en el cambio de las divisas que hace atractivo y/o rentable comerciar productos venezolanos en el territorio colombiano. ¿Quién estimula que ese comercio se dé?
No es un asunto delictivo, como ahora se pretende presentarlo. La oportunidad del “delito” la ha generado el mismo gobierno. Así como penalizó la tenencia de dólares y su comercio, lo mismo sucede con la venta de productos alimenticios a Colombia. Algo que debiera ser normal, es convertido en delincuencial y encima se le achaca la responsabilidad del desabastecimiento nacional.
Si políticas económicas erradas no se hubieran instrumentado, el problema del contrabando de extracción no existiera, mucho menos como delito.  Sin la brutal devaluación de nuestra moneda, nadie se ocuparía del natural comercio fronterizo con Colombia.
Es lo mismo que ocurre con los llamados “fondos buitres” tan denostados en Argentina. Muchos parecen olvidar que el problema no son ellos, sino los gobiernos argentinos adictos a los déficits públicos, al populismo clientelar, a los subsidios descomedidos, a la corrupción, los cuales han llevado a endeudamientos enormes que después no pueden ser honrados.
Leandro Area usó en artículo reciente y de manera muy acertada una expresión que define muy bien lo que ocurre con Colombia: “Contrabando de distracción”.
Y en efecto, se pretende desorientar al venezolano acerca de la verdadera causa de sus penurias. La devaluación enorme de nuestra moneda, hechura inequívoca del gobierno, es la culpable del incremento del paso de productos venezolanos hacia el vecino país. Esto ha sido aprovechado, como es esperable, por mucha gente, principalmente, por funcionarios militares y civiles, free riders prevalidos de su autoridad, para enriquecerse.
Si no hay productos de consumo masivo en Venezuela no es por aquel trasiego fronterizo. Es, fundamentalmente, el resultado necesario de un gobierno incompetente, inspirado en una ideología colectivista y destructiva, propia de las fracasadas experiencias socialistas del siglo pasado.
EMILIO NOUEL V.
@ENouelV

altComo es su costumbre, mala costumbre, el petrosocialismo chavista, además de que suele culpar a terceros de sus exclusivas pifias, descamina a los ciudadanos acerca de las verdaderas causas

 
El traumático, accidentado y difícil parto de la concertación democrática chilena
Antonio Sánchez García (historiador)

EL TRAUMÁTICO, ACCIDENTADO Y DIFÍCIL PARTO DE
LA CONCERTACIÓN DEMOCRÁTICA CHILENA
La dictadura de Pinochet no pretendía instaurar el castrocomunismo en Chile, sino restaurar la institucionalidad democrática, reformar el Estado, potenciar el emprendimiento y sacar al país del marasmo en que lo hundiera el proyecto castrocomunista de Salvador Allende y la Unidad Popular. Si los portavoces de la MUD no lo entienden, peor para sus mandantes. Como bien decía Antonio Labriola, el filósofo italiano padre espiritual de Antonio Gramsci:
“sólo tú, estupidez, eres eterna”.
Antonio Sánchez García @sangarccs
A Carlos Blanco
Una sesgada, ignara y falsificada visión de los hechos que llevaron a la salida de Pinochet en 1990 ha querido hacernos creer durante muchos años de dictadura chavista no sólo que ambas: la de Pinochet y la de Chávez (hoy Maduro) participan de los mismos caracteres políticos, así como económico estructurales – una falacia estratégica de graves consecuencias tácticas -, sino que su salida misma fue un tránsito sobre algodones: los demócratas se pusieron de acuerdo con los anti demócratas, fueron a votar un día de fiesta y jolgorio, ganaron el plebiscito los demócratas, Pinochet se fue feliz a su casa y los vencedores bajaron a la playa, comieron perdices y fueron felices. The End.
Nada más falso, así esa edulcorada falsificación de los hechos sirva de coartada al cataléptico electoralismo de partidos y personalidades que hacen vida en la MUD y provea la anestesia ideológica a fablistanes y académicos empeñados en contarnos una de vaqueros. Incluso a ex comandantes guerrilleros al que la vida parece haberles mellado los colmillos. La estricta verdad es que a un año de realizarse el Plebiscito sobre la aceptación o rechazo a la continuidad en el gobierno del general Augusto Pinochet, ni existía la Concertación Democrática ni la política mayoritaria en el seno de las fuerzas democráticas apuntaba a participar en el plebiscito pautado en aplicación de las disposiciones transitorias (27 a 29) de la Constitución Política de 1980 a iniciativas del general en jefe de la Fuerza Aérea de Chile y miembro de la Junta de Gobierno Fernando Matthei.
Lo que realmente existía eran dos vectores de fuerzas opositoras: la Alianza Democrática, fundada en 1983, que unía a los partidos Demócrata Cristiano, Social Democracia, Radical, Unión Socialista Popular y Derecha Democrática Republicana (Partido Republicano desde 1985) y a los que en 1985 se unieron los socialistas renovados (sector Briones-Núñez) y el Partido Liberal. En Septiembre de 1983 los partidos de izquierda que no habían integrado la Alianza Democrática constituyeron el Movimiento Democrático Popular (MDP). La naturaleza rotativa de la dirección de la Alianza Democrática quedó claramente establecida el mismo año de su fundación, cuando fuera presidida por Gabriel Valdés, Hugo Zepeda Barrios, Enrique Silva Cimma y Ricardo Lagos.
La Alianza Democrática tenía un solo objetivo: exigir la renuncia de Augusto Pinochet. Y si apurando las cosas se quisiera cometer el pecado venial de establecer paralelismos inútiles entre el proceso chileno y el venezolano, que no conducirían a mayores, más correspondería encontrar su correspondencia en el Congreso Ciudadano que en la MUD, carente, al día de hoy, de toda política que no sea la de esperar sentados por las elecciones parlamentarias de diciembre del 2015 y las presidenciales del 2019.
Para terminar de embrollar las cosas, y dado que en las conversaciones iniciadas por todos los factores opositores en concordancia con la Iglesia chilena y llevadas inicialmente adelante por el ministro del interior Sergio Onofre Jarpa, por parte del régimen – destituido poco después por el presidente Pinochet, que lo desautorizara -   no fuera incluido el Partido Comunista, éste decidió implementar un cinematográfico atentado, proyectado en La Habana en 1980 y retomado operativamente en la misma Habana en 1984, que tendría lugar en 7 de septiembre de 1986.
Traducido en proyectos políticos concretos: la oposición chilena estaba dividida en tres acciones estratégicas a futuro inmediato: la renuncia de Pinochet, a la que apostaban los principales dirigentes de la futura Concertación Democrática; el asesinato de Pinochet, al que apostaban los comunistas y su brazo armado, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, dirigido, entrenado, coordinado y armado por Fidel Castro;  y lo que el curso de los acontecimientos terminara decidiendo: un plebiscito que no había sido decidido por ninguna de las fuerzas mencionadas, sino por la propia Junta de Gobierno bajo la jefatura del general Augusto Pinochet Ugarte.
El atentado no fue una escaramuza ni siquiera en sueños una guarimba universitaria: fue una acción de guerra, perpetrado tras años de preparación en Cuba y sobre el terreno, participaron varios experimentados comandos guerrilleros armados hasta los dientes – a última hora los RPG7 vietnamitas fueron suplantados por los lanzacohetes M72 LAW norteamericanos – con armas largas y cortas de alto calibre previamente internados por toneladas en el Norte de Chile por los cubanos y aunque el principal objetivo salió con vida, frustrando el intento, murieron cinco escoltas y once resultaron con heridas de diversa consideración. Con un resultado político verdaderamente estremecedor: de no implementarse una salida política, pacífica, democrática, en Chile podía desatarse una guerra civil de incalculables consecuencias.
Fue el campanazo que precipitó los acuerdos y enserió los entendimientos. De manera que la llamada Concertación de Partidos por la Democracia, o Concertación Nacional,  no ve la luz sino el 2 de febrero de 1988, exactamente a ocho meses de celebrarse el plebiscito del 6 de octubre de ese mismo año. Que ella no había ni siquiera sugerido y al que se pliega comprendiendo que, tras las señales de la Iglesia, los partidos de derecha, las fuerzas armadas e incluso sectores del pinochetismo las condiciones apuntaban hacia la posibilidad de salir victoriosos, si el régimen no forzaba la barra, lo suspendía o implementaba un monumental fraude. Lo que no fue el caso.
¿Las razones? La dictadura de Pinochet no pretendía instaurar el castrocomunismo en Chile, sino restaurar la institucionalidad democrática, reformar el Estado, potenciar el emprendimiento y sacar al país del marasmo en que lo hundiera el proyecto castrocomunista de Salvador Allende y la Unidad Popular. Si los portavoces de la MUD no lo entienden, peor para sus mandantes. Como bien decía Antonio Labriola, el filósofo italiano padre espiritual de Antonio Gramsci: “sólo tú, estupidez, eres eterna”.

altLa dictadura de Pinochet no pretendía instaurar el castrocomunismo en Chile, sino restaurar la institucionalidad democrática, reformar el Estado, potenciar el emprendimiento y sacar al país del marasmo en que lo hundiera el proyecto castrocomunista de Salvador Allende y la Unidad Popular.

 
Alfredo Silva Estrada: Asombro y plenitud
Juan Guerrero

altLa lectura del poema la hizo en un perfecto y exquisito francés. Mientras leí los versos del poema El barco ebrio (Le bateau ivre) de Arthur Rimbaud, la entonación me introducía en un universo de asombro

 
Dos venezolanos serán Embajadores ante el Internet Governance Forum 2014
Nota de Prensa

alt(Caracas) La Internet Society (ISOC) seleccionó, como Embajadores ante el Internet Governance Forum (IGF), a dos integrantes del Programa Líderes de la próxima generación: “Dando forma a Internet – Historia y Futuro”  

 
“Revolución” antiobrera y fascista
José Rafael López Padrino (médico investigador)

altEl socialfascismo bolivariano arremete de nuevo contra los trabajadores venezolanos. Utiliza su maquinaria propagandística y represiva en su empeño por doblegar y aniquilar a los trabajadores de Guayana en sus justas

 
Cultura Chacao y Gran Cine Móvil rinden homenaje a Robin Williams
Nota de Prensa

Cultura Chacao y Gran Cine Móvil
rinden homenaje a Robin Williams
En el marco de su programa “Arte en la Calle”, Cultura Chacao realizará en alianza con Gran Cine Móvil, un ciclo de cine para todo público en homenaje al recientemente desaparecido actor, Robin Williams, que se iniciará este domingo 24 de agosto a las 6:30 de la tarde con la proyección de la película Jumanji en la Plaza  Los Palos Grandes, con entrada libre.
Basada en el relato infantil homónimo de Chris Van Allsburg, esta cinta protagonizada por Robin Williams y dirigida Joe Jhonston, trata sobre un niño de 12 años que queda atrapado dentro de un juego mágico de mesa llamado Jumanji, y 26 años más tarde es liberado por dos niños que encuentran el juego y sin saber comienzan a jugarlo, desatando así una gran aventura.
Además de Williams, la película cuenta con la actuación de Bonnie Hunt, Kirsten Dunst, Bradley Pierce, Bebe Neuwirth, Jonathan Hyde, David Alan Grier, Laura Bell Bundy, Adam Hann-Byrd y Patrica Clarkson, en los papeles principales.
El ciclo continuará con la proyección de las películas Hook el retorno del Capitán Garfio (31 de agosto en la Plaza La Castellana) y El Hombre Bicentenario, (07 de septiembre en la Plaza Bolìvar de Chacao)
Cabe destacar que este homenaje a Robin Williams está orientado a resaltar su gran trabajo actoral realizado al lado de importantes directores como Steven Spielberg (como en el caso de Hook), o en películas que se hicieron a partir de obras de famosos escritores de ciencia ficción como Isaac Asimov (El hombre Bicentenario) o de cuentos premiados como en el caso de Jumanji de Chris Van Allsburg, donde además de la fantasía y la diversión, están presentes valores como la solidaridad, la valentía de hacer realidad los sueños y vencer los miedos, además del sentido de humanidad por encima de todo.
El público podrá disfrutar de este ciclo de cine los días domingos 24, 31 de agosto y 07 de septiembre, a las 6:30 p.m., en las Plaza Los Palos Grandes, La Castellana y Bolívar de Chacao, respectivamente. La entrada es libre.
Mayor información puede ser solicitada por la página web: www.culturachacao.org, a través de la cuenta de Twitter: @culturachacao o Facebook: culturachacao.org

altEn el marco de su programa “Arte en la Calle”, Cultura Chacao realizará en alianza con Gran Cine Móvil, un ciclo de cine para todo público en homenaje al recientemente desaparecido actor, Robin Williams,

 
Venezuela, política y petróleo
Maruja Tarre


Venezuela, política y petróleo
Ramirez logró el prodigio de arruinar al país durante la bonanza petrolera más extraordinaria que ha habido en la historia
MARUJA TARRE 19 AGO 2014 - 20:58 CEST2
Archivado en: Nicolás Maduro Hugo Chávez Venezuela Petróleo Sudamérica Latinoamérica Norteamérica Combustibles fósiles América Combustibles Energía no renovable Fuentes energía Energía
Recomendar en Facebook42
Twittear188
Enviar a LinkedIn1
Enviar a TuentiEnviar a Eskup
Enviar
Imprimir
Guardar
El título no es mío: es el nombre de uno de los libros más famosos que se ha escrito sobre la historia de los hidrocarburos en Venezuela. Su autor es Rómulo Betancourt y junto con “Hundiéndonos en el excremento del Diablo” de Juan Pablo Pérez Alfonso, son lectura indispensable para quien quiera comprender la relación de los venezolanos con nuestra principal riqueza.
Desde el principio de nuestra historia reciente, el petróleo ha sido un elemento fundamental en la vida política del país. Incluso Juan Vicente Gómez, con una política entreguista de amplias concesiones a las compañías extranjeras tuvo un Ministro como Gumercindo Torres que comprendió la necesidad de que los venezolanos entendiesen el mercado internacional y fuesen capaces de redactar leyes que regulasen la actividad foránea. Cuando la industria estaba también iniciándose en los EEUU, hubo venezolanos que fueron a estudiar ingenieria en las grandes universidades del Norte, convirtiéndose en nuestros primeros técnicos petroleros.
Esos dos grupos, los políticos conscientes de que manejar el recurso petrolero era indispensable para conducir el país, y los técnicos venezolanos que desde la llegada de las compañías trabajaron eficientemente extrayendo el crudo, convivieron hasta la llegada de Chávez. Su relación tuvo altibajos, hubo períodos de entendimiento como cuando se logró el famoso “fifty-fifty o sea la repartición igualitaria de beneficios entre empresas y gobierno. En otros momentos hubo incomprensión o divergencias en políticas y estrategias, sobre todo en torno a la OPEP esa idea de Juan Pablo Pérez Alfonso, que en un principio era netamente política. Pero siempre prevaleció el respeto y sobre todo la coexistencia, que existían entonces entre los venezolanos.
El petróleo ha sido un elemento fundamental en la vida política del Venezuela
La reversión y luego nacionalización petrolera entre 1971 y 1973, bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez tuvo la inteligencia de dejar en sus puestos a esos técnicos venezolanos, con décadas acumuladas de experiencia en la eficiente extracción, refinación, transporte y comercialización de los hidrocarburos. Se creó Petróleos de Venezuela (PDVSA) compañía integrada (y no exclusivamente de extracción como ha dicho el actual ministro Ramirez) y paralelamente el Ministerio de Energía y Minas estaba encargado de la conducción de la política energética. Hubo divergencias entre ambas burocracias, como sucede en todas las democracias y ha sido ampliamente documentado tanto en teoría como en la práctica. La importancia del Ministerio o de PDVSA dependían mucho de la personalidad del ministro o del presidente de la compañía y del delicado equilibrio entre ambos que debía ser resguardado por el presidente de la República.
En los años 80, se inicia una importante transformación en la visión petrolera del país, la llamada “internacionalización” de la industria. Se compraron 23 refinerías y tres terminales de almacenamiento en ocho países, con la idea de asegurar mercados para el petróleo venezolano. Dicha política fue ampliamente discutida en el Congreso Nacional, en universidades, en foros públicos. Algunas personalidades como Alí Rodriguez, Alvaro Silva Calderón y Bernardo Álvarez, que luego formarían parte del equipo petrolero chavista, eran parlamentarios y tuvieron un destacado papel en las discusiones.
Durante décadas, desde los años 50 hasta la Presidencia de Richard Nixon, el petróleo venezolano había sido discriminado en EE UU a favor de los crudos de Canadá y de México y estaba sometido a exigentes “cuotas de importación”. En el resto del mundo, al ser extremadamente pesado, nuestro crudo también tenía dificultades para encontrar sitios donde pudiese se procesado, de ahí la idea de tener refinerías propias. Se compraron plantas, o participación, en mercados tan importantes como el alemán con la Veba Oel y el escandinavo con la refinería Nynas en Suecia (liquidadas durante el gobierno de Chávez).
Pero la joya de la corona fue sin duda la adquisición de CITGO entre 1986 y 1990 con ocho refinerías en EE UU (hoy en día nos quedan 3), tres oleoductos y participación en otros tres y el abastecimiento de 5.900 estaciones de servicio. Eso le aseguraba a PDVSA el seguro acceso al mercado norteamericano y refinerías destinadas específicamente a refinar el crudo con las características del venezolano. Mercado privilegiado para Venezuela por su cercanía y porque aún hoy en día es el único que nos ha brindado un ingreso seguro en dólares.
Chávez comete un verdadero suicidio al despedir a los técnicos importantes de la PVDSA
Al llegar Chávez al poder se rodea en un principio de viejos petroleros de izquierda como Álvaro Silva Calderón y nombra en PDVSA a un militar eficiente: Guaicaipuro Lameda. Pero pronto se da cuenta que para manejar a su antojo los ingresos de PDVSA necesita un hombre de confianza y sin peso específico propio. Consigue a Rafael Ramírez, un obscuro funcionario del Ministerio de Minas, cuya único mérito es su parentesco cercano con el terrorista venezolano Carlos “el Chacal”, a quien Chávez le había escrito una carta delirante al llegar al poder. Chávez le otorga plenos poderes a Ramírez y rompe el delicado equilibrio que habían logrado todos los presidentes anteriores entre la tecnocracia de PDVSA y el estamento político venezolano. A raíz de una huelga petrolera que nadie quería realmente, Chávez comete un verdadero suicidio al despedir (por televisión) prácticamente a todos los técnicos importantes de la compañía, dejándola en las incompetentes manos de Rafael Ramirez y su circulo corrupto.
Así llegamos a la situación actual. PDVSA no logra producir desde hace años las cuotas que según la OPEP deberíamos haber alcanzado. Las principales refinerías del país se han quemado y han sufrido accidentes graves por falta de mantenimiento. La empresa, después de haber sido un modelo de buen gobierno, recorre el mundo pidiendo prestamos y vendiendo petróleo “a futuro”, o sea deudas para las futuras generaciones. Se han otorgado contratos, cuyo contenido nadie conoce, a empresas fantasmas. Ahora, quieren vender a CITGO, algunos dicen que por falta de efectivo por parte del gobierno, otros aseguran que es necesario salir de esos activos, por varios juicios que tenemos pendientes y vamos a perder. Ramirez logró el prodigio de arruinar a Venezuela durante la bonanza petrolera más extraordinaria que ha habido en la historia pero tenemos que reconocerle un talento: se ha convertido él, personalmente, en un magnate de proporciones internacionales.
altEl título no es mío: es el nombre de uno de los libros más famosos que se ha escrito sobre la historia de los hidrocarburos en Venezuela. Su autor es Rómulo Betancourt y junto con “Hundiéndonos en el excremento del Diablo”
 
Lecciones cubanas
Trino Márquez (sociólogo)

altMaduro está cercado por problemas ante los cuales no posee ni la más remota idea de cómo resolverlos. Lo único que sabe es que debe mantenerse bajo la tutela de los militares, los cubanos y los chinos para seguir sobreviviendo.

 
¿Podría EEUU ser vulnerable en el Mundial de Baloncesto?
Fuente Externa

alt En una reseña de la agencia Reuters y su periodista Zoran Milosavljevic, difundida en la red, ya empiezan ha realizarse especulaciones acerca de cuál será el desempeño del Team US en el Mundial de Baloncesto.

 
La Problemática del Desarrollo Económico Venezolano
ACADEMIA DE CIENCIAS ECONÓMICAS DEL ESTADO ZULIA

altLa Academia de Ciencias Económicas del estado Zulia desde sus inicios viene realizando análisis y recomendaciones a los sectores público y privado de la economía nacional en concordancia con lo establecido

 
Libre comercio
Oswaldo Álvarez Paz (abogado)

LIBRE COMERCIO
Oswaldo Álvarez Paz
EL NACIONAL
Lo que sucede es intolerable para cualquier sociedad que se respete a sí misma. Vivimos en el reino del disimulo y la mentira, instrumentos adecuados para montar, una tras otra, las farsas  montan para esconder la realidad de un país en ruina. Pasamos de un escándalo a otro sin que nada pueda investigarse o que, al menos, podamos ver a responsables de la ineficiencia y la corrupción pagando judicial y políticamente sus desafueros.
Lo que sucede con relación al aumento del precio a la gasolina ya llegó a lo ridículo. Es parte del anunciado sacudón de un Maduro irresoluto e incompetente. En el fondo está la dura realidad. Tanto la industria petrolera como las industrias básicas de Guayana están quebradas. Los responsables siguen en lo mismo. Parecieran los verdaderos gobernantes. Por lo menos dueños del poder y del dinero. Lo de CITGO está recibiendo el rechazo de la nación y las observaciones críticas de la opinión mundial vinculada al petróleo. Pero no les importa. La manipulación y la mentira pretenden esconder la realidad de una tesorería nacional sin fondos, ni siquiera para cubrir los gastos ordinarios del gobierno y un Banco Central que pasará a la historia con mucha más pena que gloria.
No cabe en estás líneas un análisis integral de todas las cosas que están sucediendo en este momento. Vamos a centrarnos en el polémico cierre de la frontera colombo-venezolana con el pretexto de luchar contra el contrabando de gasolina y de alimentos. Esta política es inaceptable. Con relación al tema de la gasolina se han tomado montones de medidas. Identificación especial para usuarios de Táchira y Zulia desde hace más de un año, militarización desproporcionada de los municipios fronterizos, comandos especiales para cualquier cosa y todo, sin excepción, ha fracasado y fracasará. El problema mayor es la complicidad abierta y encubierta de autoridades civiles y militares con este tráfico que no excluye el gravísimo problema del narcotráfico y todo lo que de él se deriva. A eso se agrega la dura realidad del precio de los combustibles y la falta de seriedad para encarar el problema.
Con relación a lo demás, me niego a hablar de contrabando en términos delictuales. Se trata de un comercio informal existente desde tiempos inmemoriales. Quienes nacimos y crecimos en zonas fronterizas lo sabemos. Cambia de dirección de acuerdo a las realidades de la oferta y la demanda determinadas por el buen o mal manejo que cada país hace de sus actividades productivas y de sus políticas sociales. El problema actual no se resuelve con medidas represivas para proyectar lo que no es.
Necesitamos un buen gobierno. Apegado a la Constitución y a las leyes. Debe estimular la iniciativa privada, el aparato productivo, el trabajo y la competencia para que el proceso sea favorable a Venezuela. Lo demás es paja de la mala. En consecuencia debería decretarse ya una zona franca, libre, en los municipios fronterizos como primer paso para discutir y acordar un serio tratado de Libre Comercio entre Venezuela y Colombia. Esto incluye las inversiones y la problemática cambiaria. Tenemos economías complementarias. Zulia y Táchira, en corto plazo, serían nuevamente ejemplo de productividad y bienestar para los pueblos de ambos lados de la frontera.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  Lunes, 18 de agosto de 2014

altLo que sucede es intolerable para cualquier sociedad que se respete a sí misma. Vivimos en el reino del disimulo y la mentira, instrumentos adecuados para montar, una tras otra, las farsas  montan para esconder la realidad

 
Turismo interno
Ramón Guillermo Aveledo

Turismo interno
Prometí acompañar a mi familia durante dos de los nueve días que pasaron en nuestra siempre grata Margarita, aunque ya no sea lo mismo por la inseguridad, los decadentes servicios y la escasa provisión de sus anaqueles. Pero las playas, el sol, las ciudades y pueblos la gastronomía y, sobre todo, los margariteños, siguen ahí y eso nos basta.
Viajé martes en la noche para aprovechar mi día de trabajo. Mi última reunión fue en el Oeste y terminó a las 4.30, así que pasadas las cinco ya estaba en Maiquetía. Chequear fue fácil, lo atribuí a que era temprano, pero al llegar al mostrador recibí la primera noticia descorazonante. El vuelo, previsto para las 7.30, saldría a las 10.00. En la zona de embarque las sillas estaban ocupadas y los restaurantes y negocios de comida atestados, gente sentada en el suelo, incluso niños. Se acumulaban esperas inciertas por vuelos demorados y desconcierto por vuelos cancelados.
La salida será por la 11-A me dijeron, pero esté alerta en la 2 porque puede haber cambio. La experiencia me aconsejaba hacer caso. También a la recomendación de no fiarme de las pizarras que anuncian vuelos y puertas “porque eso lo hace el aeropuerto y no las líneas y puede estar equivocado”. Al final, embarcamos pasadas las 10.30 y solo después de medianoche llegué a mi alojamiento en Pampatar. Es que los vuelos nocturnos acumulan muchos retrasos.
Mi regreso lo reservé viernes a las 9.30 am, para trabajar en Caracas. Al chequear me dijeron que había demora, que se calculaba abordar a las 10.15. Adentro, en panorama no era tan alentador. Los de las 8.30 salieron casi a las once. Nosotros, finalmente, embarcamos después de las 3.30, con seis horas largas de retraso. En un momento dado, ya no fue posible alguna precisión y los pobres empleados de tráfico tenían que soportar los reclamos de pasajeros cansados y molestos. Eso sí, siempre la pantalla dijo que nuestro vuelo 301 de las 9.30 estaba “En hora”.
Parece que la causa principal de los retrasos es el estado de la flota envejecida, asociado a la crisis de divisas. También que dos de las líneas nacionales son públicas y el Estado no las supervisa con rigor. Pero las carreteras están peor. Desde que fueron recentralizadas, su mantenimiento, vigilancia e iluminación es penoso. No es posible calcular el tiempo de viaje de un sitio a otro. Los hoteleros tienen problemas para dar el servicio, por la irregularidad de los suministros.
Viajo en Venezuela por trabajo y por placer. Me gusta. Por eso sé que quince años de “socialismo del siglo XXI” han tenido un efecto regresivo y crecientemente agresivo.
Ramón Guillermo Aveledo
@aveledounidad
Leer más en: http://www.ultimasnoticias.com.ve/opinion/firmas/ramon-guillermo-aveledo/turismo-interno.aspx#ixzz3AxorHhHw

altPrometí acompañar a mi familia durante dos de los nueve días que pasaron en nuestra siempre grata Margarita, aunque ya no sea lo mismo por la inseguridad, los decadentes servicios y la escasa

 
Ciudadanos en acción
Ángel Rafael Lombardi Boscán (PhD Historia)

CIUDADANOS EN ACCION
Al igual que conceptos como “pueblo”, “Venezuela Potencia”, “soberanía”, “patria”, “inclusión”, “independencia”, “socialismo” y “revolución”, todos abstractos y con significados variables, la palabra “ciudadano” se presta a una sinfonía de notas tan dispares que es bueno precisar de qué se trata.
Su origen es griego, en la Polis antigua, hasta evolucionar con la aparición de los Estados modernos. De manera más precisa un ciudadano hoy es un habitante de una ciudad, un miembro de una comunidad urbana en donde le toca interactuar con otros ciudadanos bajo la meta de hacerse la vida bajo la utópica aspiración de alcanzar el bien común compartido.
En el caso nuestro particular, en la Venezuela post democracia, el ciudadano es una entelequia, un concepto vulnerado por un Poder que desprecia a la sociedad y sus integrantes sin disimulos de ningún tipo. La ciudad, espacio para la realización del ciudadano, se parece más a un capítulo de Italo Calvino en “Ciudades Invisibles” en donde se rememora a la muerte.
Nuestras ciudades son desestructuradas, caóticas, hostiles, inseguras, sin aceras ni arboles, sin parques ni museos, bibliotecas o teatros de valía. No hay bulevares ni cascos históricos que inviten a su recorrido estimulante. Ni hablar de los servicios públicos donde las motos se convierten en taxis de ocasión para la gente pobre y sin recursos. No hay ciudadanía sin ciudad.
Luego tenemos a un ciudadano minusválido, adormecido, anónimo e invisible al que le han conculcado sus principales atribuciones como actor fundamental en el progreso de su sociedad. Un ciudadano salvaje acostumbrado al maltrato cotidiano y que como respuesta al mismo se convierte en una fiera herida incapaz de practicar el más elemental civismo.
Nuestra ciudadanía se acostumbró al aire malsano y a la indisciplina social a sabiendas que la clase política que la dirige es la primera en subvertir las más elementales normas de convivencia institucional. La indigencia mental de nuestras elites es proporcional a su ambición prevaricadora y delincuente sin apenas rubor.
¿Cómo hacer de personas bajo el desquicio urbano, en la Venezuela cataclísmica de hoy, unos buenos ciudadanos? Esa es la gran quimera que buscan José Lombardi y Daynú Acosta todas las semanas a través de su programa de radio. Desde el análisis de la política, historia, cultura,  identidad, economía, sociología, música, y sobre todo, esa rara avis en proceso de extinción: el ciudadano, estos inquietos amigos hacen un servicio a una causa en las cuales ellos creen con entusiasmo.
Reinventarnos y asumir responsablemente nuestros roles de ciudadanos bajo el acompañamiento solidario de unos servidores públicos genuinos (políticos) pudiera ser un elemental bosquejo de esa búsqueda. Mientras tanto, en el ínterin, y desde la voluntad y la imaginación, nuestra ciudadanía maltratada se resiste a vivir en la indignidad.
DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN
DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LUZ
@LOMBARDIBOSCAN

altAl igual que conceptos como “pueblo”, “Venezuela Potencia”, “soberanía”, “patria”, “inclusión”, “independencia”, “socialismo” y “revolución”, todos abstractos y con significados variables, la palabra “ciudadano”

 
Este viernes llega "Transformers: la era de la extinción"
Iván R. Méndez

altLa película arranca con el rastreo y cacería de Autobots en todo el mundo... Y es que el gobierno (y algunos lobbystas privados) no quieren nada con los Transformers,luego de la devastación ocurrida Chicago en la batalla contra los "Decepticons".

 
TV por suscripción a punto de colapso
Inside Telecom

altLa televisión Paga en el país, que creció 19% en nuevos suscriptores en el segundo trimestre de 2014 en comparación con el mismo periodo del año pasado y que se situó en unos 4,5 millones de hogares (61% de penetración por hogar),

 
La encrucijada del poder y la amenaza en Ucrania
Jamie Morris

altEn Ucrania el desarrollo de los acontecimientos no es algo ajeno a entender, tampoco es necesario una bola de cristal mágica para prever ciertas acciones y sucesos.

 

Su opinión

opiniónynoticias.com